Inicio La Pampa "Que no sea un tanteador de un partido de básquet"

«Que no sea un tanteador de un partido de básquet»

KOHAN PIDIO TENER CUIDADO CON EL ABORDAJE DE PACIENTES CON COVID-19

El ministro de Salud de la Provincia, Mario Kohan, dijo que los números de casos positivos, sospechosos o descartados son valiosos para determinar la estrategia epidemiológica pero advirtió que es importante que esas cifras «no se transformen en un tanteador de un partido de básquet». También pidió «mucho cuidado» con la confidencialidad de los pacientes e insistió que la clave para enfrentar la pandemia del Covid-19 «es la responsabilidad social».
Kohan habló ayer con Radio Noticias, horas después de que se confirmara el primer caso positivo de coronavirus en la provincia, y trazó un panorama respecto a la reacción social que dicha noticia genera.
«Entiendo que una vez que se produce esta confirmación de un caso hay mucha desazón, y es comprensible en la sociedad, pero también vale decir que hasta ahí el hecho de no tener casos iba de la mano de una suerte de que ‘a mí no me va a pasar’, pese a que siempre dijimos, en primer lugar el gobernador de la provincia; que esto era cuestión de tiempo, que contagios vamos a tener. Yo ante todo quiero llevar tranquilidad porque estamos al frente de la situación, la fase de contención sigue siendo lo más importante que tenemos que encarar y esto es entre todos».
El ministro agregó que «por suerte la salud no está en manos de los médicos solamente sino que es una construcción social, está en manos de todos, cuando la sociedad se pone al frente y asume su responsabilidad, tenemos muchas chance de que nos vaya mejor».
El funcionario insistió respecto a las reacciones sociales frente a determinadas situaciones.
«He leído algunos mensajes, de esos que se escriben debajo de las noticias; y algunos son muy tóxicos, comentarios son desagradables. Cuando me toca a mí no me quita el sueño, sé que eso va a suceder, pero tengamos mucho cuidado. He leído en los comentarios el nombre y apellido de la persona, en dónde vive, con quién comió un asado, eso es estigmatizar. Hay que tener mucho cuidado con las cosas en cómo se dicen y en cómo se tratan», advirtió.

Medios.
Kohan resaltó que «hoy por suerte el 99 % de la prensa está acompañando muy bien todo, pero hay un aspecto de la confidencialidad que no podemos perder de vista, y me preocupa este conteo de los casos, porque es importante para las estrategias en salud cuando el dato es un dato de alta calidad, pero no quiero que eso transforme en un tanteador de un partido de básquet. No es la esencia, la información va a estar, pero no es lo clave, es algo valioso pero la comunidad no tiene que estar tan perseguida por los números».

Enorme esfuerzo.
En otro tramo de la entrevista radial el titular del área de Salud se mostró muy agradecido con todo el equipo que trabaja en este marco de pandemia mundial. «Solo queda agradecer y reconocer el gran esfuerzo, la gente acá no tiene horarios: ni tarde ni noche; no tiene vida, y todo esto no sería posible si no tuviéramos el fortísimo acompañamiento del gobernador Sergio Ziliotto y todo su equipo. Y no es para elogiar a nadie en particular sino que estoy describiendo un hecho en concreto. Y nada se podría hacer si no se hace con un apoyo social, tenemos muy en claro que es la clave de todo esto».

Optimismo.
Kohan, en tanto, realizó una pormenorizada comparación respecto a la manera en que trabajaron en otros países respecto a la prevención y sostuvo que mantiene «un razonable y moderado optimismo» respecto a la chance «de aplanar la curva epidemiológica».
«Si logramos aplanamos esa curva, La Pampa va a tener una capacidad de respuesta apropiada, el tema es cuando se satura el sistema sanitario, cuando nosotros decimos la cama de terapia intensiva en realidad es como un hospital solo en sí mismo, funciona de esa manera; y si usted satura eso las consecuencias son mucho más serias. China, Taiwán y Corea del Sur son los países exitosos en este sentido, y eso me anima a difundir lo que se está haciendo acá. Y recuerdo que hay que tener respeto por el ser humano que tenemos al lado, no señalarlo y apuntarlo como si fuese un culpable. Además que quede claro que a partir de esta situación el mundo tiene una bisagra, es un antes y un después», concluyó.