¿Qué pasa con la PFA-Santa Rosa?

COMISARIO NO QUISO VENIR Y REMOVIERON OFICINA COMPLETA

Por estos días la delegación de la Policía Federal Argentina de La Pampa, sede Santa Rosa, está atravesando ciertos cambios surgidos a raíz del pase a revista del comisario Luis Hernán Aggio, quien fue puesto a “disponibilidad” de acuerdo con la Ley de la Policía Federal. Conforme dio a conocer LA ARENA en su edición del pasado jueves 6, Aggio había sido sumariado administrativamente el 4 de septiembre por “causas graves”, según indica el artículo 48 inciso G de la Ley para el Personal de la Policía Federal. En su lugar, las autoridades superiores decidieron designar al comisario Adrián Gabriel Zancada. Sin embargo, este efectivo no habría aceptado venir a La Pampa. Según trascendidos, hay uniformados que se niegan a ocupar lugares en el interior del país por cuestiones familiares, aunque no trascendió el motivo por el cual el efectivo no aceptó la designación.
Ante la negativa de Zancada, la sede de Santa Rosa -ubicada en Pellegrini 506- quedó a cargo de una subcomisario de apellido Fernández.

Movieron oficina.
Por otra parte se pudo saber que a principios de esta semana autoridades de la fuerza arribaron a la ciudad desde Buenos Aires acompañadas por funcionarios del Ministerio de Seguridad de la Nación. La visita se habría hecho con el objetivo -aparentemente- de revisar libros y computadoras. La revisión estaría relacionada con la brusca salida del comisario Aggio -revistado a disponibilidad por supuestas denuncias entre ellas, acusaciones por abuso de autoridad para con el personal de oficiales subalternos y suboficiales-.
La delegación que llegó a Santa Rosa habría decidido mover al personal completo de la Oficina Judicial, encargada de trasladar los elementos secuestrados en distintos operativos (droga, por ejemplo) hacia Bahía Blanca. El personal -según se pudo averiguar- realizaba viajes hacia el Juzgado Federal de esa ciudad. El trayecto comprendía cuatro horas de viaje de ida y cuatro horas para regresar. Una vez de regreso, los efectivos que integraban la delegación tardaban 19 horas para recibir una remuneración que habría estado en la mira de las autoridades por presuntas irregularidades. Por ello, quienes integraban la oficina fueron removidos de sus tareas y pasados a otro objetivo. Se trataría en principio de cuatro suboficiales.
Estos movimientos trajeron incertidumbre a los efectivos de la PFA que están en esta ciudad. Hay quienes temen que se disuelva o se cambie el destino de todo el personal de la delegación.

FOTO: ILUSTRATIVA.