miércoles, 18 septiembre 2019
Inicio La Pampa De Doblas al corazón de los más chicos

De Doblas al corazón de los más chicos

Wanda Pattacini lleva adelante la mágica tarea de crear una colorida variedad de juegos de madera destinados a ejercitar la imaginación de los más pequeños. Sus productos ya están presentes en varios jardines de infantes y maternales de la provincia.
En un pequeño taller, ubicado en la localidad de Doblas, las planchas de madera van tomando forma y se convierten, con el pasar de los días, en curiosos y coloridos juguetes que invitan a los más pequeños a entrar en un mundo de aventuras y risas. ‘Rompe Coco’ es el nombre de esta iniciativa que se dedica a producir y vender juegos didácticos y que tiene como cabeza creadora a la joven emprendedora Wanda Pattacini (26).
Profesora en Artes Visuales, emprendió el sinuoso camino de emprendedora hace casi tres años y, desde ese momento, no paró. «Hacía poquito que había terminado de cursar, estaba sin trabajo y con mucho tiempo libre, y un día dije ‘voy a hacer rompecabezas’ y le di para adelante», recuerda la joven. Y señala que otros dos factores que también la empujaron a crear ‘Rompe Coco’ fueron la herencia familiar de trabajar en madera y su afán por este tipo de juegos de pequeña.
«Mi papá cuando era joven trabajó en un aserradero, ahí aprendió el oficio de carpintero, y una vez que se jubile piensa dedicarse un cien por ciento. De él pude ir aprendiendo lo básico, fue quien me ayudó a manejar las máquinas y cuando necesito algo me da una mano», explica la emprendedora sobre la tradición familiar que con el tiempo fue haciendo propia.
Desde Doblas y para toda La Pampa son varios los productos que tanto papás como mamás pueden obsequiar a sus niños. Aunque hay un juguete que es la verdadera estrella de ‘Rompe Coco’: «Lo que más me gusta a mí son los rompecabezas, eso es lo que más trabajo y más movimiento hay», admite Wanda. No obstante, aclara que no se queda «solo con eso» y que a su vez ofrece otros tipos de productos: «También hago imanes para la heladera y juegos de enhebrar que me piden mucho para los jardines. Estoy incorporando también figuras de madera para los juegos de roles y la idea es avanzar con juguete de arrastre, como autos de madera».
-¿Qué pensás que le puede brindar a los chicos este tipo de juguetes?
-Es importante que los chicos salgan de los dispositivos tecnológicos, que salgan de esos juegos ya pautados y hacerlos pensar un poco. Una idea es apuntar a eso, a juegos de rol que permitan desarrollar la creatividad, estimularlos desde otro lado, despertarles la curiosidad y que también ayuden a la motricidad, más que nada cuando son más pequeños. Creo que eso es fundamental.

Calidad y detalle.
En un rubro donde hay mucha competencia, Wanda remarca que ‘Rompe Coco’ apuesta a la calidad pero sobre todo a los detalles de sus producciones ya que deben «ser llamativos» y «despertar el interés en los niños». Esa característica se observa a simple vista: rompecabezas con diseños únicos y con colores que saltan a la vista. Un combo que invita a los chicos a abstraerse del mundo y a divertirse.
«Siempre tengo stock, y a la vez voy pensando también en qué ir haciendo para innovar, más que nada para no hacer siempre lo mismo y no estancarme», destaca la joven sobre los productos que ofrece. Aunque siempre está abierta la posibilidad de hacer juguetes a pedido: «Siempre surgen buenas ideas».
¿Cuál es el fuerte de esta minipyme? «Gran parte de las ventas son a los jardines», responde la emprendedora, quien asegura que el «boca a boca» siempre le trae nuevos clientes: «Si un papá o una mamá se van contentos y ven que su hijo o hija disfruta del juguete, van a hablar bien de vos y te van a contactar otras personas».
Para promocionar su trabajo, Wanda aprovecha cada feria que se organiza en territorio pampeano, como fue la última Expo Pyme que se realizó en el Autódromo de la Provincia, en Toay. Ese fue un salto en la cantidad de las ventas, según reconoció la mentora de ‘Rompe Coco’.
«Para lo que yo estaba acostumbrada, la Expo fue un ‘boom’ de ventas, y la verdad que no me lo esperaba, quedé sumamente contenta, fue una linda experiencia», recuerda Wanda sobre el megaevento que a su vez fue base para nuevas ideas de productos. «Muchos me pidieron si no tenía rompecabezas del mapa argentino, así que después de que terminó me los puse a hacer para tener en stock».
Sin embargo, esta no es la única presencia ferial que tendrá ‘Rompe Coco’, ya que este mismo sábado la emprendedora formará parte de la Expo Apícola que se está desarrollando en Doblas. Y a fin de año también pretende formar parte de la Feria del Regalo en Santa Rosa.

Mirada al futuro.
A pesar de los tiempos turbulentos de la economía que afecta tanto a las grandes empresas como a los pequeños emprendimientos, Wanda no pierde de vista el objetivo de continuar creciendo y que ‘Rompe Cocos’ se establezca como una marca de referencia en la zona. Para ello, explica, primero tiene que superar «la estadística maldita» de los cinco años.
«Mi meta es poder seguir y superar esa estadística que dice que los microemprendimientos nacen y mueren en cinco años. Yo ya voy tres y voy bien. Además, apunto a que la gente sepa qué hago, hacer conocer mis juguetes, no solo acá y en los pueblos cercanos sino que en toda la provincia se sepa que en Doblas también se hacen juguetes», reflexiona la joven sobre el futuro de su negocio.
Los deseos de expansión no se reducen únicamente a su progreso comercial. Wanda es consciente que de llegar a concretar estas metas también estaría ayudando al desarrollo de su pueblo: «La verdad que si lo vemos por el lado del trabajo, me gustaría que sea un emprendimiento que genere puestos de trabajo, que genere movimiento acá en Doblas, por eso la idea a futuro es tener un galpón, un taller más grande y equiparlo con máquinas que hoy nos hacen falta».