Inicio La Pampa "Que sea un sistema integral"

«Que sea un sistema integral»

EN MATERIA DE TRANSITO LA PAMPA PROYECTA "POLITICAS DE LARGO PLAZO"

Los planes del gobierno provincial en materia de tránsito «no se agotan en la problemática de la avenida Perón, sino que tenemos pensado un sistema de seguridad vial integral para toda la provincia», aseguró el director General de Seguridad Vial, Fernando Funes.
Durante una entrevista grabada en los estudios de CPEtv para el programa «La parte y el todo», el funcionario consideró que La Pampa necesita avanzar «en la aplicación de políticas de largo plazo, como controlar velocidades en forma mecánica e implementar un sistema de scoring, para que las infracciones no solo impliquen pagar multa sino que su reiteración pueda provocar hasta la retención de una licencia».
Según Funes, entre las prioridades más urgentes «es imperativo que los conductores bajen la velocidad y no crucen los semáforos en rojo en lugares críticos, como la avenida de Circunvalación». Para ello, convocó a abordar la problemática del tránsito sobre la avenida Perón «desde un criterio común, para trabajar en forma integral, como una prueba piloto dentro de ese conglomerado urbano y mostrar que es posible actuar de forma unificada».
Luego de las reuniones celebradas entre funcionarios del Ministerio de Seguridad, intendentes y concejales de ambas ciudades, quedó «planteado un nuevo encuentro para el martes 23 de junio, en Toay», cuando podrían comenzar a «avanzar en la uniformidad de criterios sobre velocidades máximas y la prioridad de paso en las rotondas».
La inexplicable disparidad entre ambos municipios sobre el criterio de aplicación de la ley de tránsito, ha provocado que la avenida más transitada de la provincia muestre diferente normativa a lo largo de su recorrido, de unos 8 kilómetros. En territorio de Toay las velocidades máximas permitidas son de 70 kilómetros por hora en rectas y 50 km/h al ingresar a las rotondas, donde la prioridad de paso la mantiene quien circula por la avenida.
En el tramo correspondiente a Santa Rosa, esas velocidades máximas son de 60 km/h y 40 km/h, y la prioridad de paso es para quien circula dentro de las rotondas, como dispone la ley Nacional de Tránsito.

Discrepancias.
La semana pasada, Funes había argumentado que la regulación sobre la avenida correspondía a un contexto de circulación diferente porque «hace varias décadas el barrio Lowo Che no era lo que es ahora: entre Santa Rosa y Toay casi no había movimiento y resultaba contradictorio darle paso a quien no transitaba por la Perón».
Sin embargo, la última ordenanza de la Municipalidad de Toay que regula velocidades y prioridad de paso sobre la avenida Perón «se remonta a 2011», cuando la circulación sobre esta arteria ya tenía la intensidad actual.
«En épocas normales, sobre esta avenida circulan entre 16 y 18 mil autos por día», reiteró Funes. La propuesta del gobierno provincial es «respetar en todo el trayecto las máximas de 60 y 40, para permitir además que quienes prioridad de paso puedan circular, porque dentro de una rotonda no pueden transitar más de tres vehículos simultáneamente». Esta uniformidad «es el primer paso hacia un sistema integral que pueda aplicarse en toda la provincia», explicó.
Aunque no descartó una semaforización para facilitar el cruce de peatones, obligados a arriesgar la vida en cada intento, consideró que «si logramos unificar las velocidades máximas y hacer que los conductores las respeten, los peatones hasta podrían cruzar holgadamente». Funes lamentó que quienes violan las máximas permitidas, ni siquiera pueden argumentar urgencia eventual, porque «en esos 8 kilómetros nadie pueden ganar más de 30 segundos de diferencia, de modo que no es justificable ningún exceso de velocidad».
«Necesitamos controlar y que se sientan controlados, para que los usuarios de la ruta bajen la velocidad», dijo, aunque reconoció que «la mayoría respeta un momento, cuando le llaman la atención, y luego vuelve al exceso de velocidad» .
Aprovechando una referencia al incidente ocurrido hace unos meses sobre la ruta nacional 5, en cercanías de Anguil, donde fallecieron seis personas, reveló además que La Pampa «ya elevó una solicitud a las autoridades de Vialidad Nacional, para que permita iluminar los cruces de rutas nacionales» en nuestra provincia.
Funes también reconoció la falta de controles policiales en las rutas pampeanas, pero consideró que «nuestra policía es de excelente calidad y si le otorgamos las herramientas necesarias, como cuando les aportamos los alcoholímetros, también podrán cumplir perfectamente con ese tipo de controles».
Finalmente, opinó que los controles nunca tienen un afán recaudador, «porque el objetivo es que los ciudadanos no conduzcan alcoholizados y respeten las normas: si cumplen eso, no es posible aplicar ni cobrar ninguna multa».