Inicio La Pampa Quedaría preso el que organizó la fiesta ilegal

Quedaría preso el que organizó la fiesta ilegal

FUE FORMALIZADO

La Justicia provincial formalizó a Santiago Cazenave, el titular del bar «Apolo» donde se realizó una fiesta clandestina con más de 30 personas. El joven, de 31 años, podría quedar preso debido a que actualmente cumple con una condena en suspenso.
Los fiscales Máximo Paulucci y Natalia Urruti acusaron formalmente a Cazenave por incumplimiento del artículo 205 y 239 del Código Penal, por estar sospechado de ser el organizador de la fiesta clandestina que se realizó en su propio local.
Fuentes judiciales informaron a LA ARENA que ayer por la mañana se le tomó declaración en la sede de Fiscalía y posteriormente se llevó a cabo -vía Zoom- la audiencia de formalización.
«Lo primero que se hizo el domingo es allanar su domicilio y secuestrarle el celular, por pedido de la Fiscalía. Eso fue autorizado por el juez de Control, Carlos Ordás, y hoy (por ayer) se le tomó la declaración de imputado en sede fiscal», comentaron y agregaron que Cazenave estuvo representado por la defensora oficial Silvina Blanco Gómez.
Posteriormente, se formalizó la investigación ante el magistrado vía Zoom. «Lo que se hizo es poner en conocimiento al juez de la investigación, en función de considerar que se violaron los decretos provinciales que regulan los horarios máximos de reuniones sociales y también la cantidad máxima de personas, que obviamente estaba excedida ampliamente en función de que fueron encontradas en el lugar 36 personas a las 6.45 de la madrugada», explicaron.
En ese sentido, advirtieron que las personas que asistieron al evento clandestino «están notificadas como imputadas. Por el momento, la única persona a la que se formalizó es él, pero sin perjuicio que las otras también van a ser sometidas a proceso».
La acusación que realizaron ambos fiscales es por violar los artículos 205 y 239 del Código Penal, al no respetar las normativas sanitarias dispuestas por la pandemia de Covid-19.

Apertura del celular.
Las fuentes consultadas por este diario indicaron que el juez autorizó «la apertura del celular como prueba jurisdiccional, que ya estaba secuestrado, para que la División de Análisis de Telecomunicaciones de la Policía proceda con la medida».
El objetivo, anticiparon, es saber si en el aparato hay «información que esté relacionada con el evento». De esta manera, se buscarán imágenes y mensajes para determinar «con quiénes estaban ahí, pudiendo haber otras personas que no fueron identificadas por la Policía, porque se sospecha que pudo haber otras personas». Además, también intentarán conocer si hubo convocatoria e invitaciones. Por ahora, no hay fecha prevista para concretar esta medida.

Podría quedar preso.
Cazenave fue formalizado por estos delitos y quedó «sometido a proceso con fijación de domicilio. Va a tener que seguir presentándose cuando sea requerido». En la causa, señalaron, hay constancia del sumario policial donde se precisó que «intervino también un inspector municipal de Catriló que está relacionada con la clausura preventiva del local comercial, que tenía una habilitación pero no para esos horarios».
Sin embargo, el dato más llamativo es que Cazenave podría cumplir una pena de prisión efectiva ¿Por qué? El dueño del bar actualmente está condenado a tres años en suspenso por encubrir el robo de agroquímicos. «No está informado formalmente, porque eso lo informa el Registro Nacional de Reincidencia, pero sí conocemos que tiene una condena previa del 2018 porque surge en el Sistema Informático de Gestión de Legajos Penales. Tiene una condena de General Pico, donde intervino la jueza Cardoso y es por encubrimiento agravado».
«Es una condena en suspenso, con ciertas reglas de conducta», precisaron y anticiparon que si este nuevo proceso penal » prosperara, en una etapa de juicio se lo encontrara culpable y se lo condenara, eso debiera necesariamente tener incidencia con relación a la condena anterior y la condicionalidad de la pena que tiene».
«Pero tiene que transcurrir todo el proceso, para ver si va a juicio y si se lo condena. De todos modos, hipotéticamente, uno de los requisitos para mantener la condicionalidad en una condena en suspenso es no cometer otro delito», concluyeron.