miércoles, 27 octubre 2021
Inicio La Pampa "Queremos debatir el caudal ambiental"

«Queremos debatir el caudal ambiental»

EL DIRECTOR DE POLITICA HIDRICA EXPLICO LA PRESENTACION EN LA CIAI

La presentación realizada el martes por la delegación pampeana de la CIAI muestra que sea uno u otro el volumen almacenado en las represas del Atuel, Mendoza siempre usará la totalidad del agua en sus usos productivos y humanos. «Si tienen 800 hectómetros cúbicos almacenados, usan 800; si tienen 1.200 Hm3, usan ese 100 por ciento, y si tienen 1.400 Hm3, lo usarán todo», graficó el director de Política Hídrica, Gastón Buss, uno de los responsables del trabajo y uno de los que espetó a sus pares mendocinos que aunque tuvieran el río Amazonas cruzando por su provincia, no dejarían llegar ni un litro a La Pampa.
El trabajo que el martes se presentó ante el Grupo de Trabajo de la CIAI fue elaborado por los nueves representantes titulares de La Pampa en ese organismo -incluso con la participación de algunos suplentes- y consistió en un análisis de la poca información que los representantes mendocinos han compartido sobre los caudales que ingresan al embalse Valle Grande y los que salen. «No es un trabajo personal, ni mío ni de Pablo Dornes, sino de la delegación pampeana», remarcó Buss, mencionando al otro integrante de la comisión que también participó activamente en ese trabajo.
«Lo que pudimos ver es que hay períodos en los cuales hay balances positivos en los embalses, y eso quiere decir que entra más agua de lo que sale», explicó Gastón Buss, director de Política Hídrica en la Secretaría de Recursos Hídricos, en una entrevista con Radio Noticias.
En base a esa información, que Mendoza siempre retacea, «pudimos ver que hay períodos de tiempo en los cuales hay balances positivos en los embalses, y eso quiere decir que entra más agua de lo que sale».
Los datos corresponden a los últimos 70 años y el análisis mostró que el 33 por ciento de ellos tenía balance positivo. «Hay un sobrante de agua mes a mes que tranquilamente se puede llegar a utilizar en el abastecimiento del caudal ambiental», resumió Buss.
Esta simulación numérica, compleja como todos los trabajos de esta índole, mostró que «el sobrante de un mes se termina utilizando al mes siguiente, y en los meses que hay déficit amoldan su sistema de riego a la oferta que hay en su momento». Esto justifica la afirmación de que «el sistema productivo y las demandas de Mendoza terminan adaptándose a la oferta», y que no se trata de una cuenca deficitaria ni que falte agua.
Para simplificar, Buss detalló: «En la estadística vos ves que hay años en los que tienen 800 hectómetros cúbicos y usan el 100 por ciento; cuando tienen 1.200 Hm3 lo usan al 100 por ciento, y si tienen 1.400 Hm3, usan el 100 por ciento».
Por ello fue que en la reunión del martes, los funcionarios pampeanos reprocharon a sus pares mendocinos que aún cuando tuvieran al mismísimo río Amazonas en su territorio, se apropiarían de todo su volumen y no dejarían ningún excedente para garantizar el caudal ambiental que corresponde a La Pampa.

Uso ambiental.
Con esta presentación, La Pampa intentó «direccionar la negociación a mirar otras cuestiones que se han discutido pero no se ha logrado avanzar, como es incorporar un nuevo usuario en la cuenca fehacientemente, en las normas de manejo del agua». Ese usuario es el ambiente, que debe tener un caudal mínimo garantizado, por lo menos en el ingreso a La Pampa, de 3,2 metros cúbicos por segundo.
«En este documento lo que hacemos es empezar a hablar de un uso ambiental en la cuenca, que más allá de los usos mendocino tiene, que son productivo, generación de electricidad, turístico y abastecimiento humano, queremos que se considere el uso ambiental», precisó.
Del otro lado, Mendoza negó el planteo pampeano con «argumentos algunos irrisorios», comentó el director.
Los representantes de Mendoza en la CIAI propusieron crear un espacio de trabajo para hacer una simulación más fina merced a contar con mayor información «y definir de manera conjunta esto de las normas de manejo y ver qué tan posible es incorporar el uso ambiental en la distribución de los caudales», concluyó el director.