Inicio La Pampa "Queremos un banco con sentido social"

«Queremos un banco con sentido social»

DEFIENDEN AMPLIACION DEL PORCENTAJE DE CESION DE TIERRAS

En la Comisión de Planeamiento, Obras y Servicios Públicos del Concejo Deliberante, el subsecretario de Planeamiento Urbano, y Obras Particulares del municipio, Javier Hernández, defendió el proyecto que intenta modificar la ordenanza del 2017, por la que se creó el Banco de Tierras municipal, con el objetivo de incrementar el porcentaje de cesión de tierras, de grandes parcelamientos, con destino a usos públicos.
Hernández dijo que «hoy en día el Código Urbanístico dispone de un 10 por ciento de las tierras, y este porcentaje se incrementaría, de acuerdo a las superficies a subdividir, hasta un 12 y un 15 por ciento», a la vez que destacó que «estos porcentajes se asemejan a lo que ocurre por ejemplo en Toay y General Pico».
«La nueva normativa establece, además de incrementar el área de cesión para espacios públicos, discriminar los limitantes de superficie, para espacios verdes y para espacios construidos de uso público», dijo Hernández y agregó que «a partir de las cinco hectáreas, comienza a operar el concepto de Banco de Tierras, con el objetivo, por un lado de complementar una ordenanza de 2017 que preveía el manejo de tierra municipal con destino privado, pero no de donde surgían estas tierras».
En la misma línea, aclaró que «el nuevo proyecto establece un límite de porcentaje de cesión para cada destino, hasta las cinco hectáreas, opera un 50% para equipamiento y un 50% para espacios verdes. A partir de las cinco hectáreas, ingresa el tercer concepto de Banco de Tierras, que en esa cantidad de hectáreas serían cuatro parcelas típicas».

Plusvalía.
Hernández destacó que este nuevo proyecto «va de la mano con los de la Tarifaria y de la ordenanza fiscal, donde se impulsa el concepto de la plusvalía, donde tenemos grandes bloques urbanos que no están operándose y no se están generando subdivisiones».
En tal sentido, señaló que «esto los convierte en un obstáculo urbanístico, que hacen muy costosos los temas de infraestructura, circulación de transporte público y de los vecinos en general, entre otras cuestiones. Entonces, se incrementa el valor de estos lotes, sin carga tributaria municipal, sí provincial, lo que nos favorece para motorizar estas tierras. La idea es que la ciudad recupere esa plusvalía, que un privado obtiene a partir de inversiones de otros privados o incluso del Estado».

Sentido social.
Hernández aclaró que «queremos generar el concepto del Banco de Tierras, con un sentido social. Ponerlo a disposición de proyectos habitacionales, ya sean del Estado o privados, pero siempre mejorando las condiciones urbanas y sociales, de necesidad de los vecinos».
«La ordenanza vigente desde 2017 no cuenta con la posibilidad de generar tierras, sino que opera con toda aquella tierra con destino privado, municipal, que esté ocupada por vecinos. A raíz de las tomas que ocurrieron en el último tiempo, entendemos que es una invitación a tomar terrenos municipales, porque después se regula su posesión».

«Empujón provincial».
Hernández señaló que «de darse las condiciones, esto se pondría en marcha rápidamente, aunque dependiendo del aceleramiento que tengan las subdivisiones», y asimismo destacó «el empujón que nos dio el gobierno provincial, en su operatoria de salir a cobrar impuestos a los grandes bloques urbanos, proporcionales a la cantidad de terrenos que quepan como subdivisión. Eso nos va a ayudar para impulsar las subdivisiones que están demoradas desde hace muchos años».

«Apunta a la emergencia»
En la Comisión de Hacienda, Presupuesto y Cuentas, los secretarios del Departamento Ejecutivo Municipal defendieron los proyectos de la Ordenanza Tarifaria y el Presupuesto 2020. El secretario de Hacienda, Pablo Echeveste, le dijo a LA ARENA que «se trató el ingreso, en tres partes, de todo el paquete fiscal que presentamos». En esa línea destacó «la modificación del Código Fiscal, en cuestiones que tienen que ver con una política de tratar de que la tasa de baldíos y de inspecciones no edificadas se cobre de una manera distinta para ir contra la especulación inmobiliaria, en una decisión que tomó el Intendente».
«Desde el punto del Presupuesto se apunta a atender la emergencia social, las obras y la infraestructura para la Emergencia Sanitaria y también la decisión de la municipalización del Servicio de Transporte, a través de la creación del EMTU».
Echeveste reiteró que «el mayor porcentaje del Presupuesto, como pasa año a año, tiene que ver con los sueldos, pero tenemos un incremento muy importante en lo que es la cuestión social, respecto al año anterior, básicamente, por una cuestión de la emergencia social».

Aumento de tasas.
Respecto del aumento de las tasas y los servicios públicos municipales, Echeveste dijo que «hay que ser claros, porque los valores se actualizaron en enero, entre un 20 y el 24 por ciento. Lo que se va a tratar es toda la otra parte de la Ordenanza Tarifaria que tiene que ver con los derechos de construcción, la parte de Bromatología y todos los otros ítems, que proponen actualizaciones que tienen que ver con el incremento de la inflación y los costos del municipio».
Además, dijo que «en el 2019 tuvimos una paritaria del 54% y por ley estamos obligados a cubrir la prestación de los costos de los servicios y también esto tiene repercusión en el Ejercicio Financiero del 2021. Si no actualizamos nuestros servicios y recaudación propia, impactará negativamente en la coparticipación del próximo año. Buscamos un equilibrio, algo que sea totalmente equitativo, pero debemos atender a la política salarial que tiene el municipio».

Ajustado.
«El municipio viene ajustado en cuanto a las finanzas. La pandemia nos ha generado algún tipo de preocupación durante los meses de marzo, abril y mayo, pero ya notamos en estos meses un nivel de recuperación, que nos permitiría ir a una cuestión de equilibrio en la cuestión operativa. Después están los programas de Financiamiento Especial o recursos adicionales que se gestionan en Nación y Provincia, que ayudan a complementar los programas», explicó Echeveste, y concluyó que «en lo que hace a la recaudación diaria, tendemos al equilibrio que teníamos».