Inicio La Pampa "Quería que me deje de pegar, se me fue la mano"

«Quería que me deje de pegar, se me fue la mano»

COMENZO EL JUICIO CONTRA SOLOA POR EL HOMICIDIO DE BRIAN BOLTO

(General Pico) – Ayer martes a la mañana comenzó el juicio contra Naim Soloa (20 años) por el homicidio de Brian Bolto, perpetrado el 6 de julio del año anterior en una vivienda del barrio Rucci de esta ciudad. El debate está a cargo de un Tribunal Colegiado que integran los jueces María José Gianinetto, Federico Pellegrino y Marcelo Pagano. En la causa actúan los fiscales Guillermo Komarofky y María Emilia Oporto, y el defensor Oscar Ortíz Zamora.
Durante la mañana del 6 de julio pasado, en una vivienda del Barrio Rucci, Soloa mató a Bolto con una cuchilla de cocina. Le provocó tres heridas penetrantes, ingresando una de ellas por debajo de la axila que le causó la muerte.
En este juicio se aplica por primera vez la convención probatoria acordada por las partes a través de la aplicación del artículo 297, referido al acuerdo sobre la existencia de los hechos, la autoría del mismo y las pruebas que lo acreditan. Esto fue incluido en la última reforma del Código Procesal Penal, y permite economizan recursos y acortar los tiempos del debate.
En este debate las partes no discuten la ocurrencia de los hechos ni tampoco está en discusión la autoría del homicidio, sino que se centran en la intención que tuvo Soloa al apuñalar a Bolto.
La Fiscalía sostiene que se trata de un «Homicidio simple» y, en cambio la defensa se pronunció por la figura legal de «Homicidio ocasionado por exceso en la legítima defensa».

Imputado.
En el inicio del debate, Soloa trazó un relato de los hechos investigados y marcó que «nunca pasó por mi cabeza que podría haber pasado lo que pasó».
«Estábamos en la casa de Orozco cerca de las 7, hacía 30 minutos habíamos llegado tomando alcohol, todos re borrachos. Brian Bolto me empezó a pegar y se me tiró encima, me pegó una patada en los testículos. Zafé como pude, agarré un cuchillo que estaba en la cocina y le pegué una puñalada. Bolto siempre me pegó, desde chico. Mi intención no fue matarlo, yo quería que me deje de pegar», señaló.
«La primera puñalada es en la cocina, se va al baño y lo sigo y lo quise sacar. Entré en el baño y ahí creo que le di una puñalada más, no recuerdo. Quedamos todos en shock porque le salía mucha sangre. Les dije que llamaran a una ambulancia y todos me dijeron que me vaya. No me acuerdo donde quedó el cuerpo de Bolto», relató.
«El cuchillo lo manoteé de ahí para sacármelo de encima. El siempre me quiere sobrepasar, pegar, tratar como una sobra. Mi intención no fue matarlo, solo quería que me deje de pegar. Se me fue la mano», dijo el imputado.

Testimonios.
El juicio siguió con la declaración de un efectivo de la Comisaría Tercera que acudió al lugar del hecho y que declaró que en piso había «marcas de arrastre (de sangre)», que eran mucho más notorias en el baño.
También declaró la pareja del dueño de la casa, quien vio discutir al imputado y a la víctima, y aseguró que Soloa empezó «a tirar puñaladas». También agregó que escuchó al acusado decirle a Bolto: ‘Mirá lo que me hiciste hacer'».
Consultada por la Fiscalía, la joven aseguró que Soloa «decía que ya estaba cansado que siempre les pegue a todos», y también contó que vio como intentó arrastrar a la víctima hacia el exterior.
En tercer turno declaró Orozco, dueño de la casa donde convivía junto a su pareja, sus hijos y su mamá Mónica Ferretti. «Empezó con una pelea, Bolto lo agredió a Soloa y no sé cómo fue la circunstancia que Soloa agarró un cuchillo de la cocina de mi casa. Yo agarré al nene más chiquito mío, de dos años, que estaba viendo todo, lo corrí para el costado y cuando fui a mirar ya estaba con las agresiones y las puñaladas», indicó.
«Le dio dos puñaladas delante mío, la tercera fue cuando ingresó para el baño. Soloa siguió tirando puñaladas a la puerta, está la puerta de mi casa marcada con las puñaladas», agregó.

Médicos.
El testigo aseguró que Soloa reaccionó de ese modo luego que Bolto le diera un golpe de puño en la cara, y que la víctima lo amenazaba con una botella de plástico.
También declaró la madre de Orozco, un amigo de la familia que esa noche estaba durmiendo en esa vivienda, y el médico forense, Graciano Masó, quien dio detalles de la autopsia.
También testificó el médico de sanidad policial, Eugenio Trucco, quien revisó al imputado al ingresar a la comisaría detenido.
Hoy a la mañana se hará la segunda y última jornada del juicio, en la que declarará la psiquiatra forense Misael Blanco, y demás testigos de la causa. Luego las partes harán sus alegatos de clausura.