domingo, 20 septiembre 2020
Inicio La Pampa ¿Quiénes son los "dueños" del sur?

¿Quiénes son los «dueños» del sur?

PRIVATIZACION DE TIERRAS Y EVASION IMPOSITIVA EN LA PATAGONIA

En las últimas semanas, los medios de comunicación han puesto sobre el tapete el debate sobre las tomas de tierras y el déficit habitacional, una problemática que se profundizó durante el gobierno de Mauricio Macri debido a que destinó cero pesos a la construcción de viviendas sociales.
En ese marco, comenzó a circular por redes sociales un video que data de la gestión presidencial de Cambiemos (2015-2019), con artículos periodísticos actuales, pero que delimita precisamente quienes son «los dueños» de la Patagonia, una ocupación que a muchos parece no preocuparle pese a los recursos naturales que están en peligro.
«Queremos compartir desde territorio mapuche la información sobre quienes son los vecinos de Villa Mascardi en Bariloche que cuida Patricia Bullrich», afirma la voz en off y menciona a «(Eduardo) Elsztain y (David) Sutton. Elsztain es director empresarial del hotel Llao Llao, que junto a Sutton, quieren levantar un nuevo hotel en la zona».
También señala al Grupo Burco, que «es un grupo de más 20 socios de empresas anónimas de Bélgica, que se apropiaron ilegalmente de más de 24 mil hectáreas a valores irrisorios para proyectos vacacionales de lujo, entre otros».
«Dentro de las propiedades está el Cerro Carreras, está la división de las aguas con actividad glaciaria, las nacientes del río Chubut, Fuyel y Villegas. Reservas de agua dulce con especial interés hidroeléctrico. Son tierras fiscales, de frontera, que no deben ser vendidas a extranjeros», agrega.
Dentro de los empresarios con propiedades en la Patagonia, mencionan empresarios de «los Emiratos Arabes, del grupo Roemmers, (Máxima) Zorreguieta que es la princesa de Holanda, el grupo Benetton y el grupo Lewis».
«Es importante estar atentos porque lamentablemente se sigue instalando el relato de estigmatización hacia el pueblo mapuche, sobre el mapuche terrorista y usurpador, cuando en realidad se están cuidando los intereses de estos empresarios extranjeros», concluye.

Premio a la riqueza.
Entre los artículos mencionados se encuentran los de Susana Lara, quien en julio de este año escribió para El Cohete a la Luna sobre esta problemática. «Las políticas fiscales de los estados provinciales de Río Negro y Neuquén premian al capital concentrado, como surge sistemáticamente de la liquidación del impuesto inmobiliario rural y de groseras omisiones en la declaración de mejoras de infraestructura en esos inmuebles», sostuvo.
En esa línea, explicó que «dos de las diez mayores fortunas de Argentina pagan entre centavos y un peso la hectárea al mes en las áreas de mayor valor medioambiental y productivo de Río Negro. Ambas provincias confirmaron en los hechos que existen omisiones en las declaraciones juradas de las mejoras y mora en los pagos, en relación a las propiedades de la reina de los Países Bajos Máxima Zorreguieta, grupo Tavistock, Burco y los countries neuquinos Chapelco Golf y Rincón».
«Algunas de las tierras agropecuarias del grupo Bulgheroni sobre el río Negro pagan veinte centavos la hectárea en promedio, de acuerdo a la última liquidación del Impuesto Inmobiliario disponible en el sistema público digital. La factura incluye un descuento y una bonificación respecto a la liquidación del año anterior», agregó.
Por otra parte, Lara recordó que «el grupo Roemmers compró hace menos de un año campos en el paraje El Foyel, por los que deberá pagar en promedio un peso la hectárea». A unos 15 kilómetros de distancia, «la administración de Joseph Lewis en Argentina paga 316 pesos mensuales por 280 hectáreas, para las que en junio de este año finalmente blanqueó las mejoras aunque todavía no pagan el impuesto correspondiente».

Precios irrisorios.
En su artículo, detalló que «hace exactamente un año Roemmers formalizó la compra de un campo de 4800 hectáreas vecino a la gran propiedad del Emir de Qatar y a algunas fracciones de Lewis, atravesado por la ruta nacional 40 que une San Carlos de Bariloche con El Bolsón. Es tierra prácticamente intacta regada por 9.300 metros del curso del río Foyel que corre hacia el Pacífico y casi la totalidad del arroyo Ushuaia (unos 6.500 metros). Hacia el este, aguas arriba está Rincón del Diablo, la vasta zona del coto de caza de los capitales qataríes que representa en la Argentina Hugo Barabucci y en el lugar Andrés Saint Antonin, un productor ganadero de Bariloche».
Lara señaló que «a principios del milenio se registraron operaciones de compra-venta de tierras en la Patagonia por el equivalente al valor de una hamburguesa en un local McDonalds la hectárea. Ninguna de las denuncias penales ni comisiones investigadoras en las provincias probaron ni siquiera en un caso los montos y los circuitos de capitales que intervienen, al menos en la documentación que hemos podido verificar. No conocemos la magnitud económica y financiera del proceso iniciado en los ’90 de transferencia masiva de tierras de propiedad pública y privada al capital concentrado en el espacio de las provincias de la Patagonia, que transformó buena parte del viejo régimen latifundista de la ganadería extensiva».
«La infraestructura de Hidden Lake SA es la mayor de todas las relevadas por nosotros, que incluye una central eléctrica. Por la parcela de 8.063 hectáreas, paga poco menos de 40.000 pesos al mes, lo que arroja algo menos de cinco pesos la hectárea al fisco de Río Negro», precisó.
«En cambio, en Neuquén la propiedad de Roemmers al sur del lago Lolog, de 206 hectáreas, con al menos 1.200 metros cuadrados de construcción, marina y helipuerto, paga 47.000 pesos por mes (228 por hectárea)», detalló.

Incumplimientos.
Para la autora, «el incumplimiento de sus obligaciones por parte de los funcionarios públicos también se registra en el caso de la estancia Palitué, de la familia Hiriart en San Martín de los Andes. Son 10.000 hectáreas ubicadas junto al río Chimehuin, vecinas al campo que le vendieron a Roemmers. Tiene una deuda acumulada de algo más de 300.000 pesos desde 2016 inclusive. La última liquidación del inmobiliario es de 6.535 al mes».
A su vez, «las tierras del grupo Roemmers muestran esa diferencia entre la tierra rural urbanizada (caso Lolog) y la ganadera. Las parcelas de Cerro Moncol SA (junto al paso Pichachén) pagan un promedio de cincuenta centavos por hectárea; las de estancia Haichol (en Pino Hachado) el doble. Seis de las ocho parcelas del bloque de casi 50.000 hectáreas de Ganadera Santa Isabel SA, en el centro de la provincia, pagan menos de 5.000 pesos al mes, un promedio de diez centavos según nuestro control de las liquidaciones oficiales de acceso público».
«Estancia Chelforó SA, del grupo Bulgueroni, confirma la política fiscal de las provincias para con los grupos concentrados. Algo menos de 18.000 hectáreas sobre la margen norte del río Negro, en el valle medio, con 35 kilómetros de costa, tierras altamente productivas, que seguramente perciben servidumbre de paso por los gasoductos, oleoductos y electroductos que la atraviesan, este año recibieron una liquidación por un monto menor al del año pasado, sin inflación, y bonificado en un 50%», señaló.
Finalmente, advirtió que «tanto Río Negro como Neuquén tienen deuda pública en dólares y serias dificultades para pagar en tiempo y forma el aguinaldo a los empleados públicos. A pesar de ello, no apelan a uno de los recursos genuinos de recaudación propia como es el impuesto inmobiliario rural. Lo extraordinario no será el gravamen a la riqueza, sino que alguna vez se le cobre lo ordinario».