Inicio La Pampa Quieren cobrar agua que llega a Santa Isabel y a Algarrobo

Quieren cobrar agua que llega a Santa Isabel y a Algarrobo

OTRO EMBATE DE MENDOZA CONTRA LA PAMPA

Un diputado mendocino, del Partido Demócrata, impulsa un proyecto para que su provincia le cobre a La Pampa el agua que llega hasta las localidades de Santa Isabel y Algarrobo del Aguila. Es una reacción a la votación del viernes 26 de junio cuando cuatro provincias, no solo La Pampa, le dijeron que no a la represa de Portezuelo del Viento, por lo menos en las condiciones actuales. Lo que no dijo el diputado, u omitieron publicar los medios, es que ese acueducto es producto de un acuerdo del año 1992 por el cual la Nación «regaló» el complejo Los Nihuiles a esa provincia.

Según informó Diario San Rafael, el impulsor de la medida es Guillermo Mosso, del Partido Demócrata mendocino, quien quiere realizar una «Asamblea Legislativa» para defender Portezuelo del Viento.

«Frente a los últimos acontecimientos respecto a Portezuelo del Viento, es necesaria la Asamblea Legislativa para mostrar la unidad de las fuerzas políticas mendocinas en defensa de los intereses provinciales», destacó Mosso sobre su propuesta, que ya tiene media sanción y que incluye quitarle ese aporte hídrico al noroeste pampeano.

Sobre este punto, Mosso plantea que «Mendoza, en el sur, suministra humanitariamente agua potable a poblaciones de La Pampa con dos acueductos, cuando esa agua podría estar al servicio de productores agrícolas sanrafaelinos y pobladores de General Alvear. ¿También quieren el aguatero gratis?».

Al respecto, el diario sanrafaelino recordó que «desde el Sur mendocino salen los acueductos La Escondida-La Humada y Punta del Agua-Santa Isabel y Algarrobo del Águila, por lo que en el temario se habla de la posibilidad de cobrar por esa provisión de agua potable».

La localidad de La Humada, en realidad, se provee de un pequeño acueducto que nace en el manantial de Agua de Torres, es decir, unos kilómetros al norte y dentro de territorio pampeano. No hay ningún acueducto que lleve agua del paraje Agua Escondida a una localidad pampeana.

«Por decreto del dictador Lanusse del ’73, La Pampa cobra en forma indebida regalías hidroeléctricas de Los Nihuiles. Hay dictamen de la Procuración del Tesoro favorable a Mendoza», destacó Mosso sobre la polémica de las regalías correspondientes a la generación hidroeléctrica que se comparten con la vecina provincia.

Esta afirmación también falta a la verdad, por cuanto en el año 1992 se firmó un acuerdo entre La Pampa, Mendoza y la Nación que estipulaba tres aspectos principales: 1) Nación cedía a Mendoza el complejo hidroeléctrico Los Nihuiles, con anuencia de La Pampa; 2) las regalías hidroeléctricas generadas por las centrales hidroeléctricas se compartirían en pares iguales entre las dos provincias en razón de la interprovincialidad del ríl Atuel; 3) Mendoza proveería de agua de buena calidad a las localidades pampeanas de Santa Isabel y Algarrobo del Aguila, y a algunos campos de la zona.

Nada de esto aparece publicado en Diario San Rafael y es sistemáticamente omitido por los políticos mendocinos.

Otras regalías

El proyecto de Mosso va más allá y avanza sobre un tema más reciente, germen de la intensa polémica que existe en estos días: pide declarar «la ilegalidad del desarchivo de un laudo rechazado y la recusación del presidente de la Nación, Alberto Fernández, en nuevo laudo, ya que se teme que pueda ser parcial en el tema de Portezuelo por sus declaraciones».

«En otro punto plantea la necesidad de solicitar el reemplazo del titular de la Secretaría de Recursos Hídricos, ya que habría sentado un precedente a favor de La Pampa». En realidad, lo que solicitó Mosso es que el ex secretario de Recursos Hídricos pampeano, Javier Schlegel, sea apartado de la presidencia del Comité Técnico del Coirco, en el que fue designado a principios de año.

Finalmente Mosso señaló que «hay un cupo del Río Colorado (34 m3/s) que corresponde a Mendoza y que La Pampa y Río Negro usan en la Presa Casa de Piedra generando energía hidroeléctrica» y por ello anticipó que «ya que nos impiden hacer obras para aprovechar ese caudal, vamos pedir que paguen por el uso de esas aguas». Puso fecha de inicia al reclamo el año 1996, que fue cuando comenzó a generar la pequeña central hidroeléctrica de Casa de Piedra.