Inicio La Pampa Ratificaron condena

Ratificaron condena

HOMICIDIO DE OSCAR RIVAS

(General Pico) – El Tribunal de Impugnación Penal (TIP) de La Pampa, confirmó la pena de 20 años de prisión que le impuso la Justicia piquense a Matías Fabián Fernández por el homicidio de Oscar Rivas.
El 29 de agosto de 2019, el imputado y dos menores, ingresaron a la casilla en la que vivía Rivas con su esposa, dentro de predio del club Deportivo Ranqueles de General Pico. Le robaron una suma de 12 mil pesos, dos cajas de vino, una gaseosa, un cuchillo y un hierro. En esas circunstancias, la víctima fue herida con un arma blanca, y murió al día siguiente.
Durante el juicio, se acreditó que Páez conocía a las víctimas, dado que le habían dado asilo y comida durante varios meses, cuando quedó en condición de calle. El Tribunal piquense además acreditó que antes de ingresar, y para asegurarse su actuar impune, cortaron la electricidad del lugar.
La Sala B del TIP, integrada por la jueza María Eugenia Schijvarger y el juez Fernando Rivarola, ratificó el fallo del 22 de diciembre pasado, al no hacer lugar al recurso de impugnación interpuesto por el defensor particular Raúl Quiroga.

Argumentos.
La defensa había pedido Páez fuera condenado por el delito de robo con arma, dado que admitió que existió un plan para robar, pero nunca estuvo en mente el homicidio.
El Tribunal señaló que lo ocurrido en la casilla quedó plenamente acreditado y que la Audiencia logró, «demostrar el plan de robo y su concreción por parte de los tres, así como también que el menor de 16 años -que fue declarado autor y responsable penal del delito de homicidio en ocasión de robo- llevaba un cuchillo en la cintura y que se lo explicitó (a Páez y al menor de 14 años) al exhibírselo (…), por lo que ninguno de los dos podía desconocerlo».
Al analizar el monto de la pena, el TIP consideró que la condena impuesta fue «razonable, proporcional y adecuada».
Páez fue condeno por el homicidio de Rivas, y en el mismo legajo se incorporó una causa que se inició por las graves lesiones que le provocó a su propio padre, a quien le dio una golpiza y le fracturó un brazo.