Inicio La Pampa Reapareció Victorio Gualtieri

Reapareció Victorio Gualtieri

OBRAS EN EL SALADO BONAERENSE

Después de un tiempo de ostracismo, el empresario Victorio Américo Gualtieri ha vuelto a tener cierta exposición pública a raíz de haber ganado licitaciones que comprenden obras de gran impacto social y productivo. En nuestra provincia, su nombre es muy recordado, sobre todo cada vez que se corta el Acueducto del Río Colorado y deja a Santa Rosa y otras ciudades sin su aporte de agua.
Esta reaparición de, cuya finalidad es la de superar los factores limitantes de la producción y el desarrollo de la región. En este caso se trata del río Salado de la provincia de Buenos Aires, no el Salado que ingresa a La Pampa por el noroeste.
La empresa Sabivisa SA, cuyo responsable es precisamente Victorio Américo Gualtieri, es la encargada del 50 por ciento de las obras que contempla ese plan. Sabivisa fue contratada por la Secretaría de Infraestructura y Política Hídrica, dependiente del Ministerio de Obras Públicas, y es inspeccionada por la Dirección Provincial de Hidráulica de la Provincia de Buenos Aires.
«Esta cuenca abarca más de la mitad de la Provincia de Buenos Aires y se caracteriza por presentar en forma periódica inundaciones y sequías prolongadas, lo que genera pérdidas de gran magnitud en el sector agropecuario y en la infraestructura vial y urbana», afirmó Gualtieri.
Por este motivo se buscó brindar un marco de desarrollo social y ambiental equilibrado. Entre los objetivos que busca alcanzar se destacan la reducción de los impactos negativos que tienen los factores climáticos en la economía de la cuenca, mejorar sus condiciones económicas a través del desarrollo sustentable de su potencial y preservar el valor ambiental.
La obra se encuentra en la etapa IV, la cual consta de una extensión de 56 kilómetros que beneficiará a los partidos de 25 de Mayo, Chivilcoy, Alberti y Bragado. Además, permitirá recuperar varias hectáreas que hoy se encuentran improductivas por el desborde constante de su cauce.
«Esta etapa consiste en la ampliación de la capacidad del Río Salado, permitiendo el escurrimiento encauzado para crecidas y proporcionando un aumento de su capacidad de conducción para así atenuar el efecto perjudicial de los desbordes», agregó Gualtieri.
Los suelos extraídos del cauce serán empleados para elevar zonas inundables, en general ubicadas en bajos y/o bañados marginales. El volumen total de excavación licitado es de 17.042.000 metros cúbicos completando una longitud de 55.850 metros. La traza de este tramo comienza en el Puente Mora, cercano al paraje de Ramón Biaus, y culmina en el Canal del Este, o también conocido como Canal Cafiero.
Según el parte de prensa que divulgó Sabavisa, se trata de una empresa «dedicada a la construcción de infraestructura hidráulica y urbana. Lleva a cabo proyectos de alta complejidad con amplia experiencia en el mercado. Propone soluciones a los diversos proyectos, desde el diseño y la puesta en marcha, hasta alternativas que mejoren las condiciones técnicas de cada infraestructura».
Cuenta con más de 430 máquinas y 200 equipos livianos, entre ellos 3 dragas en operación y 12 retroexcavadoras sobre orugas, 3 de las cuales son anfibias, además de pala cargadora frontal, topador, motoniveladora y camiones 6×4.

En La Pampa.
En nuestra provincia, Victorio Américo Gualtieri es una persona conocida y recordada, esto último con mayor énfasis cada vez que se corta el servicio del Acueducto del Río Colorado, la obra a la que el empresario está indefectiblemente asociado.
Es que su empresa ganó a fines de la década del ’90 la licitación para construir este extenso acueducto que nace en el río Colorado y cruza en sentido sur-norte el este de la provincia para llevar agua potable a 16 localidades.
Las advertencias por la falta de experiencia de Gualtieri en este tipo de obras fueron desoidas por el gobierno de Rubén Hugo Marín, que finalmente le otorgó la construcción del Acueducto.
Esa falta de experiencia de Gualtieri se reflejó primero en una demora en el avance de obra y luego en enormes falencias en la construcción, situación que nunca pudo ser revertida totalmente. El seguimiento estadístico de las roturas y problemas reflejan que la mayor parte de ellas se producen en el tramo que enterró Gualtieri, y solo un porcentaje menor en el resto de la obra, pese a ser de mayor extensión.
Por ello, cada vez que el Acueducto del Río Colorado sale de servicio -algo que cuando ocurre implica el desabastecimiento de agua potable en muchos barrios de Santa Rosa-, son muchos los que recuerdan a Gualtieri, a su inexperiencia y a la decisión del gobierno pampeano de entregarle tan importante obra.