Inicio La Pampa Rearman el "massismo" en La Pampa

Rearman el «massismo» en La Pampa

El Frente Renovador -después del alejamiento del ex diputado Darío Hernández- se está tratando de reubicar entre las fuerzas políticas en nuestro medio, y la flamante legisladora provincial Lilia Caimari aparece ahora como la principal referente del espacio, aunque también tienen su protagonismo «Fito» Managó y Héctor Rolando.
Lilia Caimari, que asumió su banca el pasado 10 de diciembre -y que se integra al Frejupa-, fue recibida el pasado 20 de diciembre por el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Sergio Massa.

Abierta al diálogo.
El encuentro tuvo lugar en Tigre, oportunidad en la que la diputada provincial hizo entrega al líder del espacio de un amplio informe correspondiente al inicio del período legislativo, integrando al Frente Renovador en el Bloque Frejupa.
«Desde este momento queda abierto el diálogo para consensuar ideas futuras y así conectar la Provincia con la Nación», aseguro Caimari, quien arribó como legisladora desde la ciudad de General Pico, donde milita desde hace varios años, acompañando las decisiones de Sergio Massa.
«Hoy tengo la oportunidad como diputada provincial de llevar adelante las propuestas dentro del Bloque Frejupa respetando lo consensuado con su formación y apoyar los lineamientos del gobernador Sergio Ziliotto», le dijo brevemente a este diario.

Hernández se fue.
Cabe recordar que el principal referente del «massismo» en la provincia era Darío Hernández, pero el ahora ex diputado -y ex intendente de Jacinto Aráuz- quedó sumamente enojado con el propio Sergio Massa, cuando este finalmente aceptó la invitación de sumarse al Frejupa. La contrariedad de Hernández con la ex presidenta Cristina Fernández resultaba muy manifiesta, por lo que cuando Massa decidió acercarse al espacio que iban a conformar con Alberto Fernández, decidió lisa y llanamente alejarse de la política.

A criar cerdos.
Antes había intentado -con escasa fortuna, y sin los votos necesarios- llegar a la intendencia capitalina, pero el objetivo quedó trunco ante la superioridad del aparato de Luciano Di Nápoli, y aún del armado de Jorge Lezcano.
«Si no soy intendente me voy a Jacinto Aráuz a criar chanchos», había anticipado Hernández, quien por otra parte volvió a acercarse al club de sus amores, Villa Mengelle. Parece ser que en eso está muy ocupado, y todo indica que ya no volverá a la política.
Por eso, la actual diputada Lilia Caimari -con un perfil más conciliador- parece ubicarse como fuerte referencia del «massismo» en la provincia.