Rechazan eliminar incentivo docente

PROVINCIAS PERONISTAS ACOMPAÑARAN EL PRESUPUESTO SIEMPRE QUE NO SEA AJUSTE

El ministro de Hacienda, Ernesto Franco -luego de la reunión de titulares del área de economía de distintas provincias la semana anterior-, puso en duda que se vaya a realizar el encuentro del presidente Mauricio Macri con los gobernadores. Se refirió al cónclave llevado a cabo en la Casa de Entre Ríos indicando que participaron representantes de 11 distritos, “todos peronistas, excepto Santa Fe. La reunión fue citada por Entre Ríos, Córdoba y Salta, porque sus gobernadores habían hablado con el Presidente, y un poco era para apoyar el presupuesto nacional”, dijo.
En diálogo con LA ARENA el ministro Franco evaluó que nuestra provincia “en definitiva participó para escuchar, no para liderar. También se planteó la posibilidad de que el presupuesto nacional se reconduzca, qué es lo que está pensando el gobierno nacional, los pros y las contras entre otras cosas, pero no estamos dispuestos a acompañar el ajuste”.
-¿Cuál fue la actitud de los otros ministros?
-Me da la impresión que fue el hecho político del compromiso que tres gobernadores (Entre Ríos, Córdoba y Salta) tienen con el Presidente. En definitiva, puertas adentro, se planteó que la gobernabilidad se acompaña, pero advertimos que las provincias argentinas han hecho un esfuerzo importante para reducir el déficit, y la Nación no. Esto lleva a que muchas provincias que se “ordenaron”, hoy tengan un problema de vencimiento de deuda por causas del gobierno nacional, no pueden salir al mercado, tienen problemas y están reclamando algún tipo de solución.
-¿Fue informativa más que nada la reunión?
-Sí, pero también el hecho político de los ministros de estas tres provincias, como también la preparación de una posible reunión de gobernadores, que no sé si se va a dar.
-¿Cuáles fueron los puntos principales?
-Principalmente que las provincias peronistas van a acompañar el presupuesto en la medida que no sea ajuste. Es decir, priorizar las transferencias corrientes a las provincias sobre las de capital. Lo principal que quieren sacar es el Incentivo Docente.
-¿Los que impulsaron la reunión están en contra?
-Por supuesto. Es priorizar la rebaja de transferencia de capital, sobre las corrientes. Por eso una cosa fue el origen de la reunión, y otra cosa lo que se dio adentro. Es decir, vamos a acompañar un presupuesto más razonable que el actual, pero en la medida que no acompañemos el ajuste, fue la consigna que se dijo.
El común denominador fue posponer la aplicación de la disminución de impuestos provinciales. Ya están pidiendo las provincias la posibilidad de dilatar la disminución de los impuestos.
-Porque necesitan recaudar…
-Sí, porque se viene una recesión importante, que va a impactar en la recaudación.
-¿Cómo está el tema del Fondo de la Soja?
-La Nación está sacando normativas para controlar y determinar quién cumple y quién no cumple, con lo cual va a haber sorpresas en los próximos meses con el Fondo Sojero.
-¿Cómo impacta el acuerdo con el fondo?
-Todavía no tenemos la letra chica, hasta ahora solo se muestran power points. Habrá que ver cómo se trabaja con el tema del presupuesto. Todavía queda mucho tiempo. Seguramente va a haber reuniones para mandar mensajes. Lo que sucede con los inversores que son los que están haciendo mover el dólar, es la falta de credibilidad. Desde el punto de vista del día a día, no hay nada con respecto a la producción.
-¿Y el alza del dólar que efecto tiene sobre la economía pampeana?
-Hay sectores que se benefician. La gente en general no. Vamos a ver cuánto la recesión le permite trasladar a los precios. En otras situaciones normales automáticamente se traslada a los precios. Nosotros acá lo estamos viendo en los combustibles, pero no lo estamos viendo en otros sectores.
La recesión hace que no se traslade todo automáticamente a precios.
-¿Cómo está la provincia, ordenada?
-Hemos tomado precauciones en el sentido de dilatar obras. Se han tomado medidas que tienen que ver con los controles. Y medianamente la tenemos mucho más ordenada que cuando la recibimos. De todas maneras estamos esperando el índice, que es el que dispara el acuerdo salarial, para abonar el ajuste que haya. Nuestra preocupación sigue pasando por las empresas que van cerrando, porque se ven todas medidas para parar el dólar o la inflación, pero no ves medidas que favorezcan de alguna manera los problemas de las empresas.
-¿Cómo está el tema de la paritaria?
-El resto de los temas salariales lo tenemos para agosto.
-¿Los empleados públicos pueden estar tranquilos de que acá no va a pasar lo mismo que en Nación?
-Si, pueden estar tranquilos, eso no se discute. Hasta hemos creado cargos de médicos. Si un empleado se va, se está supliendo también. Y los temas sociales, de alimentación, se está atacando por las áreas correspondientes.
-¿El plan económico de Massa es una expresión de buenos deseos, o hay cosas que se pueden implementar?
-Desde el punto de vista de la gravedad que tiene el país hay alguna cosa que podría ser, porque fue (Roberto) Lavagna el que en su momento desactivó algunas cosas, como lo que tenía que ver con que no había capitales golondrinas. Es decir, si alguien venía a la Argentina se tenía que quedar por una equis cantidad de tiempo. Ahora se eliminaron esas restricciones, y entonces alguien viene, y se va y se lleva los dólares. La posibilidad de liquidar en el exterior todo el tema de divisas también. El mercado les está haciendo pagar.
Con respecto a Massa, hay cosas que están acertadas.
-¿No ve un desahogo en el corto plazo para los argentinos en general?
-Vamos a ver. Por ahora se están priorizando otros temas a nivel nacional. Por lo menos nosotros tratamos de manejar la cosa de manera ordenada para no sufrir lo que está pasando en otras provincias, que tienen una dependencia con Nación, porque a Nación justamente también se le está acabando las herramientas.

Sin privilegios para Buenos Aires
Los ministros, en la reunión que se hizo en la Casa de Entre Ríos, se expresaron sobre sus realidades provinciales, pero sin datos concretos porque no tienen precisiones sobre el contenido del presupuesto del Poder Ejecutivo Nacional.
Las provincias dicen que hay demora en los envíos de fondos nacionales para salud y educación, y en sectores específicos de políticas sociales. La prioridad, según acordaron es que esas partidas no se afecten en el presupuesto porque los programas no pueden discontinuarse ni suspenderse por lo cual, si hay recorte, implicaría gastos extra para las gobernaciones.
En relación con las obras, se planteó que la Casa Rosada pueda no presupuestar nuevas obras para el 2019 pero debe garantizar la continuidad de las que están en marcha.
Por otra parte, uno de los asuntos en análisis fue el Pacto Fiscal. La intención es proponer al Gobierno ralentizar la baja de impuestos provinciales acordada en noviembre pasado. Demorar un año la escala de Ingreso Brutos y de Sellos para mejorar los ingresos propios y, de ese modo, compensar la reducción de las partidas nacionales.
Como la reducción impacta distinto en cada provincia, se acordó que los ministros hicieran un informe sobre el primer semestre y luego lo cotejen con los demás distritos para estimar el costo/beneficio de la medida. Un argumento que citan las provincias que entre las más beneficiadas por demorar la baja de Ingresos Brutos es Buenos Aires.
Otro tema presente en los reclamos de las provincias es el de los subsidios a los servicios en Ciudad y Provincia de Buenos Aires, y por eso hubo acuerdo en pedir informes a los fiscales de Estado para ver los alcances o eventuales reproches. Se pretende un esfuerzo equitativo y se expuso que no puede la Nación seguir subsidiando a esos distritos.