domingo, 26 septiembre 2021
Inicio La Pampa Reclaman la intervención de organismos gubernamentales

Reclaman la intervención de organismos gubernamentales

BROTE DE COVID-19 EN RESIDENCIA GERIATRICA DE EDUARDO CASTEX

(Eduardo Castex) – En las últimas jornadas no cesaron los cuestionamientos hacia los propietarios de la residencia geriátrica donde se produjo un brote de Covid-19 y falleció una interna de 81 años. Ex empleados y familiares de internas han hecho públicas las críticas en las redes sociales, y han
transmitido graves acusaciones a esta corresponsalía. Coinciden en la negligencia de los responsables y la falta de controles de los organismos gubernamentales.
«Esto no es un tema político, pero los dirigentes políticos se deben involucrar para que no sigan ocurriendo estas cosas», indicó la hija de una mujer que estuvo internada en la residencia geriátrica. Y ejemplificó: «El tema de los contagios de coronavirus es gravísimo, pero hay otros temas también, porque a mi madre le pudieron un ventilador para bajarle la temperatura, le provocaron una neumonía y estuvo 20 horas descompensada».
«Los contagios de las abuelas se produjeron porque obligaron a presentarse a trabajar a una empleada y después se intentaron ocultar. La dueña le hecho la culpa al médico que está a cargo del control de los pacientes, pero nosotros no sabemos si realmente el médico decidió que la empleada concurriera a trabajar», ratificaron dos ex trabajadoras de la residencia geriátrica local.
Así más trabajadoras continúan sumando sus testimonios e indignación por lo ocurrido en una residencia geriátrica ubicada sobre la calle Estrada, entre calles Malvinas Argentinas y Alfredo Palacios.

¿No avisaron a familiares?
Las entrevistadas deslindaron la responsabilidad de la empleada que era «contacto estrecho» de pacientes positivos, porque «fue obligada» por la propietaria para que igualmente concurra a trabajar, porque «no tenía quien la reemplace». Revelaron que se generaron todas las irresponsabilidades necesarias para propiciar el brote de coronavirus.
«Cuando surgió el segundo caso, a esa abuela la dejaron durmiendo en una habitación con el resto de las internadas», recordaron. «Nosotros les decíamos (a los dueños) que llamen a los familiares para que saquen a los abuelas contagiadas, para evitar más contagios, pero no nos hicieron caso. Ahí fue cuando decidimos renunciar seis o siete empleadas, y quedaron solamente una o dos trabajadoras», relataron.
Además, revelaron que una trabajadora «le avisó a (la intendenta) Mónica Curutchet pero no tuvo respuesta, y también avisamos al hospital».

Negligencias múltiples.
Las ex trabajadoras explicaron que aceptaron revelar lo que ocurrió en el geriátrico porque «es muy doloroso lo que ocurrió con las abuelas».
«No se merecían esto, porque Gloria (Goitía) se murió y hay otra abuela que está muy grave», aseguraron.
«Las abuelas estaban sin barbijos. La dueña tenía al marido aislado y entraba y salía del geriátrico normalmente. Nosotros no teníamos guantes, no nos daban barbijos, no teníamos máscaras y tampoco la indumentaria para atender a las abuelas», aseguraron. «Cuando surgieron los casos empezamos a llevar nuestros barbijos y usábamos mucho alcohol en gel y lavandina», agregaron.
«Lo que pasó genera mucha impotencia por las abuelas que están pasando esto que se podría haber evitado. No teníamos los recursos para trabajar seguros con personas que tenían Covid-19 y entonces dejamos de trabajar», concluyeron.