Inicio La Pampa Reclaman "perspectiva de género" a la Justicia

Reclaman «perspectiva de género» a la Justicia

GENERAL PICO: A SIETE AÑOS DEL HALLAZGO DEL CUERPO DE SOFIA VIALE

A siete años del hallazgo sin vida del cuerpo de Sofía Viale (12 años), violada y asesinada por Juan José Janssen, la Agrupación Feminista Guapabanda le reclamó al Poder Judicial que sume «en forma permanente la perspectiva de género en todos los casos». Además pidió que «tengan en cuenta las denuncias por violencia de género, sin dudar de la palabra de la víctima».
«Hoy (por ayer) se cumplen siete años de la aparición del cuerpo de Sofía Viale, enterrado en la casa de su violador y femicida Juan José Janssen. Fue condenado a cadena perpetua en 2013. Sin embargo se sabe por requisas realizadas, que el detenido gozó de un régimen carcelario flexible que suele poner a disposición de los presos por delitos sexuales, privilegios que no se merecen y del que carecen otros detenidos por delitos menores. La Justicia suele encubrir a los violentos, abusadores sexuales y femicidas», indicaron en un documento que dieron a conocer.
«Queremos que el Poder Judicial, cuando haya acusaciones de mujeres por violencia de género, las tome en cuenta sin dudar de la palabra de la víctima. Que asuma en forma permanente la perspectiva de género en todos los casos, como asimismo la formación de los empleados del Estado en el mismo sentido, para evitar revictimizaciones. Basta de un Poder Judicial clasista y patriarcal», agregaron.

Violación y muerte.
La niña piquense faltó de su hogar el 31 de agosto de 2012, luego que saliera de su casa en el barrio Ranqueles a vender algunos panificados que había cocinado su mamá, Noemí Ampudia. Tras más de dos meses de búsqueda y luego que la investigación judicial apuntara las sospechas sobre la misma familia, la menor fue encontrada el 5 de noviembre, enterrada debajo de una parrilla del domicilio de Janssen, que vivía apenas a dos cuadras de la casa de la familia Viale. Su atacante la violó, la asesinó, la enterró en el patio de su casa, y escondió debajo de la cama, la mochila que llevaba la menor al momento de su desaparición. La policía fue a buscar al homicida, luego que esa misma mañana intentara abusar sexualmente de otra menor de edad del mismo barrio, quien logró escaparse.
La tarde que se confirmó el hallazgo del cuerpo, se levantó una pueblada en contra de la policía y de la Justicia. Los manifestantes arremetieron contra el edificio de la Comisaría del Menor, ubicada a tres cuadras de la casa de Janssen, y contra los Tribunales piquenses. Janssen había estado detenido por el abuso sexual de su hijastra durante 2011 y había sido beneficiado por una libertad asistida.

Condenado a perpetua.
Un año después del hecho, un tribunal piquense compuesto por los jueces Fabricio Losi, Carlos Pellegrino y Pablo Durigón, condenó a Janssen a prisión perpetua, por los delitos de abuso sexual con acceso carnal y homicidio calificado cometido para lograr impunidad, en concurso real; abuso sexual con acceso carnal agravado por la utilización de arma; abuso sexual simple cometido por el encargado de la guarda; abuso sexual simple, lesiones leves y privación ilegítima de la libertad en concurso real.
«El homicidio criminis causa absorbe a todos los otros tipos penales y el legislador previó, para este caso, una sanción única: prisión perpetua. No puede soslayarse la cantidad de hechos que Juan José Janssen cometió en un lapso de cien días (entre el 28 de julio y el 5 de noviembre de 2012). En poco más de tres meses atacó a cinco mujeres. Acabó con la vida de Sofía. M. pudo correr la misma suerte, las hermanas Z. resistieron a partir de su mayor edad. Incluso hubo una sexta mujer, que un par de días antes del descubrimiento del cadáver, fue abordada en la vereda de calle 29 con fines de abuso», indicó el tribunal en uno de los párrafos de la sentencia dictada en noviembre de 2013.
En esta misma causa, la esposa de Janssen, María de los Angeles Dupuy, fue absuelta de los cargos de homicidio calificado, por no haber participado en el hecho y de «encubrimiento agravado», por mediar una excusa absolutoria en virtud del vínculo matrimonial.