Reclaman por designaciones en Género

El Frente de Mujeres de Nuevo Encuentro repudió las “violentas” declaraciones realizadas contra el movimiento feminista por la subcomisaria Verónica Tripailao, que fue desplazada de la Unidad Funcional de Género de General Acha, tras el escándalo que generaron sus dichos en las redes sociales.
Además, el diputado kirchnerista Eduardo Tindiglia presentó un pedido de informe en la Legislatura, dirigido al Ministerio de Seguridad, para que dé a conocer el procedimiento administrativo de designación de Tripailao y el proceso legal de selección de personal a cargo de todas las unidades funcionales de género de La Pampa.
La policía declaró su deseo de “matar a todas las mujeres que rompen las bolas” y a “sus familias para limpiar el país”, algo que “incumple además con su responsabilidad de funcionaria pública cuando su objetivo diario debiera ser trabajar para una mejor calidad de vida para la comunidad”, se indicó desde NE.
“Es preocupante que la libertad de las mujeres pueda ocasionar tanto odio y oposición frente al avance en ampliación de derechos, donde se ven interpelados los mecanismos de acción de algunas personas que hasta ahora estaban naturalizados y son evidenciados como acciones, manifestaciones, actitudes agresivas o anti derechos”.
Señalaron que “se espera de quien esté al frente de un área tan sensible que pueda diseñar programas de atención para asistir a personas víctimas o vulnerables en problemáticas vinculadas al género, niñez, adolescencia y trata de personas, proponer criterios y acciones de acuerdo a la legislación vigente”.
“Nos solidarizamos con las compañeras feministas que vieron su imagen violentada y agraviada por las acciones de Tripailao, entre las que nos encontramos integrantes de este espacio. Celebramos que las mujeres ya no nos callemos más”, agregaron.
El desplazamiento de Tripailao se generó a partir de la denuncia realizada por la militante feminista Cintia Alcaraz en la Fiscalía de Investigaciones Administrativas (FIA), acusando a la agente policial de haber vertido mensajes intimidatorios contra su actividad en defensa de los derechos de las mujeres.