Inicio La Pampa Recomiendan ciclos de cierre y apertura

Recomiendan ciclos de cierre y apertura

SERIA LA ESTRATEGIA DE LAS PROXIMAS SEMANAS

Tanto el gobierno nacional como algunas provincias analizan por estas horas la marcha de las medidas de confinamiento decretadas días atrás para frenar la segunda ola de contagios de Covid-19 y, entre las distintas alternativas, la que más respaldo parece obtener es la de realizar ciclos de «cierre y apertura» social.
En ese sentido, el investigador del Conicet Rodrigo Castro afirmó que los casos de coronavirus podrían reducirse si se implementa un esquema que «alterne ciclos de cierres y aperturas, lo que podría evitar las mesetas altas de contagios hasta alcanzar la situación de que se elimine la circulación comunitaria» en muchas ciudades.
«En el campo de lo posible se puede enfrentar el problema alternando ciclos de cierres y aperturas para poder lograr un objetivo final que es bajar la curva, evitar las mesetas altas que ya pudimos conocer», afirmó Castro, doctor en Ingeniería, sobre una posible estrategia para mitigar los casos en la segunda ola de coronavirus que atraviesa la Argentina.
Aunque consideró que lo ideal sería confinar a las personas por cinco semanas de manera estricta para bajar la curva de contagios, evaluó también que «esa estrategia sería socialmente inviable». Por eso, destacó que se podrían implementar ciclos de cierres con restricciones a la circulación, como el dispuesto hasta ayer, para los cuales, señaló, sería clave el compromiso social de manera que resulten efectivos.
«El cumplimiento nos llevaría a reducir la cantidad de ciclos hasta llegar a la situación que en muchas ciudades se elimine la circulación comunitaria», destacó Castro.

Ordenamiento.
El especialista contó que el proyecto para «demoler la curva de contagios» se está desarrollando «en el contexto de la Unidad Coronavirus financiado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación desde mediados del año pasado», para lo cual se diseñan modelos posibles que combinan distintas estructuras de cierres y aperturas.
Entre ellos, mencionó el adoptado por el Gobierno de una semana y dos fines de semana que totaliza nueve días, y otro de doce días con dos semanas y un fin de semana en el medio.
«Con los modelos que diseñamos podemos ver qué sería posible, aunque no es una garantía, alternar ciclos de cierre y aperturas, ambos muy controlados, de manera que el resultado final sería que la curva realmente baje y podamos volver a niveles pre segunda ola», destacó.
Con respecto a esta metodología, que ya fue aplicada en otras partes del mundo, estimó que dar a conocer el cronograma a la sociedad le daría predictibilidad, y señaló que «alinearse a un proceso en común, con fechas pre estipuladas ordena la vida social y educativa y quita de la ecuación la incertidumbre y tensión social que pasa al fin de cada decreto».