¿Recortan subsidios hacia la Patagonia?

EN CHUBUT ENCENDIERON ALARMAS

El gobernador de la provincia de Chubut, Mariano Arcioni, encendió ayer las alarmas de toda la Patagonia. Advirtió que en la Casa Rosada les comunicaron que recortarán los beneficios a la región. El temor principal que dejó trascender fue por el posible recorte de 100 mil millones de dólares, por la quita de la denominada zona desfavorable.
Esa posibilidad había sido anticipada el mes pasado en un artículo del portal de noticias La Política Online, donde se informaba que una de las opciones que tenía el Ministerio de Hacienda de la Nación para achicar el gasto público era “cortar todos los beneficios a la Patagonia”.
Según trascendió entonces, el senador Miguel Angel Pichetto, una pieza clave para que avancen las leyes en el Congreso, lo rechazó de manera tajante. “Pero al parecer esa advertencia no hizo que la idea fuera del todo descartada. Así lo advirtieron al menos desde el gobierno de Chubut, el único que hasta ahora tuvo una reunión bilateral y no en grupo como el resto de los funcionarios provinciales que pasaron por la Rosada la semana pasada”, informó ayer LPO.
“Nos vinimos muy preocupados por el informe que recibimos del ministro (Frigerio), que claramente nos dijo que de los 300 mil millones de pesos que se van a recortar, un tercio será en la Patagonia”, declaró el ministro de Economía chubutense, Alejandro Garzonio.
De acuerdo a lo manifestado por el funcionario de Chubut los funcionarios macristas pretenden recortar o anular el subsidio al gas, al combustible y la zona patagónica para jubilados, entre otros beneficios como los diferenciales en los planes sociales y asignaciones.
“Según los funcionarios chubutenses ese recorte no estaría contemplado en lo que deben asumir las provincias (100 mil millones) sino en la parte que debería “ahorrar” Nación. Es decir que no afectaría directamente a las arcas de las provincias patagónicas aunque sí golpearía y duramente a los habitantes y las economías de esos distritos”, publicó LPO.
La reacción inmediata del gobernador Arcioni fue activar el armado de un bloque patagónico con el resto de los gobernadores, para lo cual ya tendría el aval del rionegrino Alberto Weretilneck.

“Alarmista”.
Tras la repercusión que tuvieron las declaraciones de Garzonio, el gobierno nacional salió a negar la aplicación de tal ajuste en la Patagonia. Incluso calificaron a esa versión como un “rumor alarmista” que difundieron los gobernadores del sur.
El secretario de Provincias y Municipios del Ministerio del Interior, Alejandro Caldarelli, fue quien salió desmentir a las autoridades chubutenses. “Desde que llegamos al Gobierno empezamos a dar más recursos a las provincias de lo que se daba antes -ahora estamos cerca del 35%- y debemos llegar a un consenso con todas las provincias para que haya un acuerdo y logremos bajar el déficit para llegar al equilibrio, en línea con lo que ya veníamos charlando”, señaló en declaraciones a LPO.
Luego desmintió haber hablado de eliminar los beneficios que hoy tiene la Patagonia, mientras que remarcó que en la cartera de Frigerio entienden que el subsidio al gas es particularmente sensible. “No pensamos afectar a la Patagonia con eso, hablamos de subsidios en general pero no del subsidio al gas”, aseguró.