Inicio La Pampa Reflotan Potasio Río Colorado

Reflotan Potasio Río Colorado

MENDOZA PODRIA RATIFICAR EL ACUERDO PARA EL TRASPASO

El gobierno de la provincia de Mendoza podría formalizar en los próximos días la recuperación de la mina Potasio Río Colorado tras haber llegado a un acuerdo de palabra con la empresa brasileña Vale para transferir los activos a la provincia. El proyecto, que cosechó repudios en La Pampa y en la propia provincia cuyana por su potencial contaminante, quedó trunco en el año 2009 y el gobierno de Rodolfo Suárez intenta reflotarlo.
El matutino Ambito Financiero recordó ayer que hace un año, durante la gestión de Alfredo Cornejo, se había firmado un preacuerdo por la mina ubicada en el departamento de Malargüe, en el sur de la provincia y casi en el límite con Neuquén, el cual podría ratificarse ahora.

Una escala menor.
«El traspaso a manos provinciales incluye la totalidad de activos, lo que contempla inversiones ya realizadas por unos 2.000 millones de dólares en activos intangibles como licencias ambientales. La transferencia es a costo cero para el fisco mendocino dado el interés de la compañía brasileña para salir de Río Colorado por los costos operativos que le seguía demandando la mina a pesar de tenerla cerrada, tras no haber conseguido inversores para explotarla», informó AF.
El artículo asegura que la readecuación significaría darle empleo a mil personas y, una vez que la mina se encuentre en funcionamiento, permitiría crear 300 fuentes de trabajo más. El gobierno actual de Mendoza quiere readecuar el proyecto pero a escalas menores, que resulten viables. «En vez de las cuatro millones de toneladas de potasio que contemplaba la iniciativa original, se pretende extraer 200 mil toneladas», se informó.

Empresa estatal.
En declaraciones a AF, Emilio Guiñazú, secretario de Energía de Mendoza, dijo que de acuerdo al mercado, el precio internacional y la infraestructura, apuntan a algo más chico e integrado a la economía provincial. Explicó que se necesitan unos 200 millones dólares de inversión para un proyecto que apunta principalmente a cubrir la demanda de potasio en el mercado local, ya que Argentina importa unas 100 mil toneladas anuales de potasio.
De este modo, Mendoza podría crear una empresa estatal que se encargaría de la gestión del proyecto y de la búsqueda de inversores, justamente aquello en lo que falló la brasileña Vale. «Tenemos una experiencia buena con la empresa provincial de energía, como gestora de activos para poner en valor y buscarle socios», sostuvo Guiñazú. Según el funcionario mendocino, hay conversaciones avanzadas con empresas chinas, australianas, inglesas y de la propia provincia de Mendoza.

Pasivo ambiental.
A nivel ambiental, el proyecto ya generó resistencias en su momento y todo indica que las volverá a generar ahora, en caso de reactivarse. El proceso extractivo del mineral se basa en diluir en agua -que se tomará del río Colorado- el cloruro de potasio que se encuentra a unos mil metros de profundidad, llevarlo a la superficie y allí producir su decantación en grandes piletas.
Los aspectos delicados de este proceso son la extracción de agua del río -que, como es de público conocimiento, está atravesando años de muy bajos caudales- y los residuos salinos que quedan, que se deberán depositar en grandes parvas ubicadas en bajos sin salida a unos kilómetros al norte de la mina.