Inicio La Pampa "Rehenes de estos nefastos"

«Rehenes de estos nefastos»

CRITICAS HACIA LA MUNICIPALIDAD Y AUTOBUSES

Usuarios del servicio de transporte público de Santa Rosa inundaron las redes sociales con quejas contra la Municipalidad de Santa Rosa por «la falta de control» hacia la empresa prestataria del servicio Autobuses Santa Fe. «Estamos de rehenes de estos nefastos», criticaron y pidieron que si la comuna «no tiene capacidad ni dignidad para ocuparse, que sea el Gobierno provincial el que se ocupe».
La crisis en el servicio de colectivos, que se agudizó cuando el Gobierno de Cambiemos decidió eliminar los subsidios al sector, sigue haciendo mella a los usuarios que lo utilizan día a día para trabajar, ir al colegio o para moverse en la ciudad. Es así que los reclamos son constantes, no en las redes sociales sino también en las líneas oficiales para denunciar las irregularidades en el transporte.
Además de apuntar contra Autobuses Santa Fe, los vecinos y vecinas criticaron duramente a la Municipalidad por la «falta de control» ya que tiene la facultad de velar y fiscalizar que el servicio funcione correctamente.
«Nos vamos a tener que presentar en la puerta de la Municipalidad de Santa Rosa, o ante una Fiscalía a exigirle al intendente municipal (Leandro Altolaguirre) y al director de Transporte (Víctor Riera) que nos muestren las actas y multas que le están cobrando a Autobuses Santa Fe, porque hacen lo que quieren», apuntó un usuario en Facebook.
«Llamás al 420173, que es el número para denunciar, y solo te dicen ‘es así como usted dice, hacen lo que quieren, hacemos actas y cobramos multas’. Y no les creo, o debe ser de 2 pesos y les conviene más pagar la multa que cumplir con el contrato», amplió en la queja.

Problemas.
¿Cuáles son los inconvenientes que las personas encuentran cuando utilizan los colectivos? Según los vecinos, «suspenden hasta 3 servicios a la mañana, quitan servicios por líneas a la tarde, pasan cuando quieren, dejan a la gente esperando horas» con la excusa de que las unidades «siempre se rompen».
«Los fines de semana quitaron tantos servicios que si tenés que ir a trabajar debe ser a la hora que ellos quieren, después de las 7 o de las 8 de la mañana en el mejor de los casos. Y nadie hace nada. Estamos de rehenes de estos nefastos. ¡Basta de maltratarnos!».