Inicio La Pampa Remedios: por dólar alto las subas llegan al 30%

Remedios: por dólar alto las subas llegan al 30%

LA SALUD MAS CARA

Marcelo Fernández Cobo, el presidente del Colegio Farmacéutico de La Pampa, afirmó que tras la corrida cambiaria del último lunes los precios en los medicamentos registraron un aumento que oscilaron entre el 7% y el 15% y, en algunos casos las subas fueron del 30%. A su vez, alertó que, si bien no existen casos de desabastecimiento, «hay una reticencia por parte de los laboratorios de entregar algunos remedios».
La disparada del dólar de este lunes, luego de las elecciones de las PASO, generó un impacto directo en toda la economía del país. El sector farmacéutico no fue ajeno al cimbronazo que, tras la corrida, trasladó la suba de la divisa al valor de los medicamentos. «Hay aumentos importantes en algunos casos», aseguraron desde el Colegio Farmacéutico, que alertó que, por el momento, aún no hay precios de referencia hasta que se calme la divisa norteamericana.
Marcelo Fernández Cobo, presidente de la entidad farmacéutica, señaló en diálogo con Radio Noticias que «el tema de los precios está movido como lo está todo el mercado en general» y que por eso «todavía no podemos hablar de un porcentaje fijo» aunque precisó que «entre el lunes y el martes se registraron aumentos entre un 7% y un 15%, en algunos casos llegan hasta el 30%».
«Son diferentes los casos por lo cual es difícil decir cuál es el aumento promedio ponderado, que es el que nos interesa más porque habla de la suba real que tiene los medicamentos que se consumen», agregó el dirigente, quien anticipó que «hay que esperar un tiempo» para tener noción cuál es el verdadero impacto.
«Nosotros lo que normalmente medimos es el costo promedio de una receta, que es la que se atiende en la farmacia. Eso da un valor real de cuánto más se está pagando el remedio, tanto el paciente como la seguridad social. Para eso vamos a necesitar un tiempo, pero hay aumentos importantes en algunos casos», explicó Fernández Cobo.

Laboratorios.
Ante la preocupación de un posible desabastecimiento de medicamentos en el mercado, el dirigente disipó ese temor aunque aseguró que hay cierta «reticencia» por parte de los laboratorios a la hora de entregar algunos remedios y de «no normalizarse» la situación en el futuro podrán advertirse ciertos problemas.
«Las farmacias tienen un modo de reaprovisionamiento diario, con lo cual va vendiendo y reponiendo diariamente. Lo que sí hemos notado en algunos medicamentos importados es que hay una reticencia por parte de los laboratorios de entregar algunos remedios. Dentro de ese grupo se encuentran las insulinas y eso, de no normalizarse, puede llegar a convertirse en un problema», alertó Fernández Cobo.
Así mismo, indicó que «no podemos hablar de un desabastecimiento, aunque sí se puede afirmar que hay una reticencia» porque «el problema que tenemos nosotros es que se trata al medicamento como un problema de mercado y no como un problema sanitario».

Un bien de mercado.
En esa misma línea, el dirigente cuestionó la «lógica de mercado» que impera en el sector farmacéutico y que prevalece sobre la cuestión «sanitaria», lo que genera que hasta que no «se calme el dólar» no se sabe con certeza cuál será el valor de los medicamentos y los aumentos que registrarán. «El precio de venta al público se actualiza minuto a minuto, no diariamente», detalló.
«Cuando el medicamento es una mercancía, se ajusta a las cuestiones del mercado. Entonces, no hay precios porque no se sabe dónde se va a estacionar el dólar», indicó el farmacéutico, ya que «todos los medicamentos tienen un componente importado».
Ante esta situación, alertó que «hay medicamentos que vienen importados hasta la caja» y que «en este tipo de productos como lo son las insulinas hasta no tener un valor de dólar es muy difícil saber a qué precio se va a vender».

Enfriamiento.
Si bien la corrida del dólar puso en jaque al sector, como a toda la economía argentina, Fernández Cobo recordó que el sector está «viviendo en los últimos tiempos un proceso de enfriamiento en el consumo, que si se suma este aumento de precio lo que hace es que se caiga la demanda de manera importante, con lo cual el impacto está minimizado» ya que «está tan caído el consumo que es difícil medir».
Por otro lado, sostuvo que esta crisis afecta más que nada en los jubilados que, según especificó, representan un 40% de las ventas en el mercado de los remedios. Sin embargo, detalló que el ajuste en los precios que realiza el PAMI se efectúa en base a la inflación, por lo que para ver el verdadero impacto en este sector de la población habrá que esperar hasta que se publique el próximo Indice de Precios al Consumidor (IPC).

«Zozobra» en combustibles
Miguel Ripa, presidente de la Cámara de Expendedores de Combustible de La Pampa, aseguró ayer en Radio Noticias 99.5 que el abastecimiento de combustibles por ahora es normal y que el precio no tuvo variaciones. El dirigente empresario aseguró: «Estamos navegando en esta zozobra, hay que tratar de tener la mayor tranquilidad posible, esperar, no creo que la sangre llegue al río». Igualmente, insistió en que, al menos hasta ayer, la provisión era «normal» y que, en su caso, realizó un pedido más grande que los habituales y se lo entregaron.