Inicio La Pampa Renacer es una cooperativa que se formó luego del cierre de una...

Renacer es una cooperativa que se formó luego del cierre de una empresa

La cooperativa Renacer nació cuando un grupo de mujeres y hombres quedó desocupado y apostaron a lo colectivo: hacen limpieza y mantenimiento en dependencias oficiales, escuelas y empresas privadas. Comenzaron siete personas y hoy son 28 asociados.
«No teníamos ni una rejilla al principio, fueron tres años muy duros, de entrega total, pero pudimos salir adelante», dicen casi al unísono sin perder la sonrisa y el humor. Se ponen serias cuando hablan de obstáculos, momentos difíciles y papeles imposibles, pero Celeste y Andrea tienen una energía que contagia y la transmiten a Renacer, la cooperativa de trabajo que surgió de la nada y hoy da empleo a decenas de personas que apostaron por un modelo distinto, con espíritu colectivo y solidario.
«Somos siete quienes fundamos la cooperativa. Trabajábamos en una empresa en la que sabíamos que ya no iba a seguir así que en 2015 decidimos buscar una salida y comenzamos a capacitarnos. Somos todas personas grandes y la mayoría de la gente que trabaja en limpieza no tenemos estudios o solo los básicos, entonces necesitábamos instruirnos, capacitarnos y así fue que surgió Renacer», cuenta Celeste Moreno (37), presidenta de la entidad que ofrece sus servicios de mantenimientos integrales en Santa Rosa.
Andrea Archaneszen (37) es la secretaria aunque los cargos en la Cooperativa no implican una ganancia distinta a la del resto de los asociados. «Acá todos trabajamos igual. Si un asociado no puede concurrir va una de nosotras a reemplazarlo. No es como cuando sos empleado que trabajás ocho horas y te vas a tu casa, nosotras nos encargamos de todo, de ir a ofrecer el servicio, explicarlo, hacer los trámites en la AFIP, en el banco, presentarte a las licitaciones. Tenés que aprender a ser contador, abogado, por eso no nos da el tiempo para trabajar en otro lugar, son 24 horas dedicadas a esto porque si un cliente me llama a las 12 de la noche lo tengo que atender», describe Celeste.
«La idea central que nos mueve es el trabajo en equipo, colectivo, la cooperativa considera que el trabajo colectivo es mejor que el individual. Y así funcionamos. Somos una cooperativa de trabajo, no de servicios, por lo tanto no tercerizamos nada. Todo depende de nosotros», agrega Andrea en la oficina de la calle Bartolomé Mitre 114, un sitio que comparten con Grameen y que les fue cedido en comodato por la Cooperativa Popular de Electricidad de Santa Rosa.
«La CPE nos dio una mano muy grande cuando arrancamos, ellos nos capacitaron y nos ayudaron a armarnos con nuestros primeros implementos porque nos dieron créditos para comprar cosas. Las cooperativas tienen que ayudarse entre sí, acá nos llegan cinco o seis currículums por día y entre todos decidimos si alguien entra a trabajar, todo se consulta y se decide entre todos», resalta Andrea justo en el momento en que un joven entra a la oficina para ofrecer sus servicios. Quedó desocupado hace unos meses y necesita trabajar. Necesita la principal herramienta para enfrentar la realidad de una crisis económica que impacta cada día.

Servicios.
Renacer trabaja en dependencias oficiales como Dafas, la Cámara de Diputados de la provincia, la Administración Provincial del Agua (APA), en Recursos Naturales, en la Escuela 221, en los colegios Tomás Mason y Mabel Peralbo además de empresas privadas y otros sitios como el Colegio de Magistrados y la Federación de Bomberos.
«Dafas fue clave cuando empezamos porque confió en nosotros. Siempre trabajaban con privados pero se cansaron de los incumplimientos y nos convocaron. Y este año el ingreso a la Legislatura fue muy importante porque tomamos 21 asociados, tuvimos un crecimiento notable y eso nos potenció como cooperativa», resaltó Celeste.
«En enero empezó el contrato de la Cámara y comenzamos a tomar nuevos asociados, y esto se dio en un contexto de una crisis terrible como la que vivimos en el país, pero nosotros pudimos dar esos puestos. Además es trabajo digno. Estamos frente a una cooperativa, con una economía diferente a la que todo el mundo está acostumbrado, entonces no es fácil, se necesita mucha dedicación y compromiso», aclaran las integrantes de Renacer.
«Y tenemos en claro que la gente no está preparada para entrar a un lugar donde sos igual que el fundador, que ganás lo mismo, tenés la misma obra social. Hay mucha falta de información porque se asocia a precarización y acá nada que ver, estamos en todo el marco de la legalidad».

Género.
Otra de las características de Renacer es la paridad entre hombres y mujeres justamente en un rubro laboral que generalmente se asocia a lo femenino: si se dedica a la limpieza, es mujer. «Nosotros desandamos ese camino, rompemos estructuras y derribamos el mito de que si limpia es mujer. El hombre limpia muy bien. Los privados siempre tuvieron chicas y cuando mandás a un asociado varón lo miran como que no va a hacer nada, con desconfianza, y resulta que después llaman para pedirlo especialmente. Es muy notorio cómo se puede generar ese cambio de perspectiva», contó Celeste.
«Tenemos un varón que trabajó durante 18 años en un taller y cuando llegó tuvo que aprender un montón de cosas. Hoy cumple bárbaro con su trabajo y en todos los lugares quedan muy contentos. Por eso nos gusta mucho y también es una apuesta demostrar que este trabajo no tiene que ver con una cuestión de género», aportó Andrea.

Consolidación.
Las y los integrantes de Renacer se prepararon durante tres años. Se capacitaron y se instruyeron para salir a un mercado y a una leyes que no siempre se muestran amables. «Costó muchísimo. Yo no sabía ni prender una computadora y había mucho prejuicio con nosotros. Pero siempre estuvimos convencidos y obviamente hay gente que se puso de nuestro lado y nos apoyó. Ojalá el emprendimiento se pueda consolidar y pueda generar más fuentes de trabajo. Acá todos tenemos voz y voto por eso decidimos entre todos cada paso que se da».
Quienes integran la cooperativa realizan capacitaciones en forma asidua y también se comprometen con la ayuda social. El trabajo incansable siempre encuentra barreras pero la convicción se sobrepone y Renacer sigue adelante. Con la fuerza del resurgir.