Inicio La Pampa "Repatriados" y controlados

«Repatriados» y controlados

Pampeanos «repatriados» arribaron ayer a Santa Rosa en distintos colectivos provenientes de Buenos Aires. Los viajeros que llegaron fueron interceptadas por personal policial y del Ministerio de Salud de la provincia, quienes fueron los encargados de realizarles los controles sanitarios correspondientes, y de darles las indicaciones necesarias para la realización del aislamiento preventivo obligatorio.
El titular del Centro Sanitario de Santa Rosa, Carlos Delgado, fue el encargado de controlar a un pasajero proveniente de Brasil, que llegó ayer a las 14.30 a la ciudad. «Nos avisan cuando llega un colectivo, y nos acercamos a hacer el control correspondiente», explicó Delgado, y agregó que «en horas de la mañana de hoy (por ayer) llegó otro colectivo donde vinieron seis personas. Ahora a la siesta llegó un muchacho de Brasil y a todos se les realizó el control correspondiente».

Control e indicaciones.
Delgado explicó que además de controlarlos, a los viajeros «se les indicó que tienen que hacer la cuarentena obligatoria y se les dieron todas las explicaciones del trato que tienen que tener y como debe ser el contacto con los familiares». «Además se les indica que desde la central de Epidemiología se los va a llamar por teléfono todos los días para hacer un seguimiento y un control de cada uno de ellos», agregó.
«Hasta ahora todas las personas que han llegado están sin síntomas de nada, pero son todas personas que vienen del exterior y es necesario hacerles el seguimiento. En caso de que aparezca alguno de los síntomas, se los va a ver al domicilio, y se evalúa como deben continuar», explicó Delgado.
El profesional señaló que «una vez que arriban a la terminal no pueden tomar transportes públicos, tienen que venirlos a buscar y llevarlos al lugar donde van a tener el aislamiento obligatorio». Además, aseguró que «se bajan solamente las personas que vienen con destino a la ciudad, nada más. El resto de las personas que siguen hacia otras provincias deben quedarse arriba del ómnibus, y la policía es la encargada de controlar que no se puedan bajar».
«En el colectivo que llegó a la mañana, por ejemplo, hubo gente que se quería bajar al baño, o a tirar basura, y se les impidió», concluyó Delgado.

Desde Brasil.
«Yo estuve en Brasil hasta la semana pasada y viajé en un colectivo desde Iguazú a Buenos Aires, adonde llegué el domingo pasado. Ya en Capital me dijeron que los colectivos que estaban llevando la gente a las distintas provincias salían desde Ezeiza», le explicó a LA ARENA el joven que arribó durante la tarde de ayer.
«Fue muy complicado el tiempo que estuvimos en Ezeiza, éramos muchas personas en la misma situación, sin saber a ciencia cierta cuando íbamos a poder regresar. Finalmente, el gobierno nos brindó este colectivo que nos trajo en forma gratuita hasta acá», concluyó.