Inicio La Pampa Repudio unánime al reclamo en Olivos

Repudio unánime al reclamo en Olivos

CONCEJAL DEL PRO HABLO DE "ACTITUDES PATOTERILES" DE AGENTES

Durante la sesión de ayer el Concejo Deliberante repudió en forma unánime la movilización realizada por la policía bonaerense en las inmediaciones de la quinta presidencial de Olivos. La iniciativa fue impulsada por el Frejupa y apoyada por el resto de las bancadas. Juan Lima fue el vocero del oficialismo. «Estos hechos no hacen más que socavar y provocar un tiempo de desestabilización al gobierno nacional y provincial del gobernador Axel Kicillof», dijo.
Añadió luego que el reclamo por salarios y condiciones laborales de los agentes policiales rea «legítimo», pero «en términos de procedimiento y de legalidad es totalmente repudiable».
En la misma línea, Castañiera (Comunidad Organizada) sostuvo: «Vemos con buenos ojos realizar un repudio a los actos y hechos de violencia utilizados para desestabilizar y deslegitimar un gobierno elegido por el voto popular y cualquier ataque a la democracia o a las instituciones del Estado».
Sin embargo aclaró que «no se puede defender en unos casos y en otros no», haciendo referencia a la intervención de la Municipalidad de Santa Rosa, en 2008, que determinó la destitución del entonces intendente Juan Carlos Tierno. Ante esa apreciación, Alba Fernández (Frejupa) la llamó a recurrir a la memoria, puesto que, según consideró, los hechos no eran comparables.
En la misma línea se manifestó José Depetris, del Frejupa: «He sido aludido en su discurso, porque fui parte del grupo que nos movilizamos y fuimos a recuperar nuestra dignidad como ciudadanos».
Pablo Pera Ibarguren fue el vocero del Frepam (Juntos por el Cambio). El radical expresó su apoyo a la resolución y afirmó: «es necesaria una declaración institucional de este CD repudiando estas prácticas. Es inadmisible que ciudadanos rodeen la quinta de Olivos con armas de fuego».
El concejal Marcelo Guerrero (Propuesta Federal-Juntos por el Cambio) expresó su repudio a lo ocurrido en las inmediaciones de la quinta de Olivos. «Podemos tener diferencias en lo ideológico y lo político, pero siempre en un marco democrático. Era un reclamo legítimo, un reclamo salarial, desvirtuado por estas actitudes patoteriles y que no queremos ver más en nuestra Argentina».