Inicio La Pampa Rescatan a potrillo de canal matriz

Rescatan a potrillo de canal matriz

25 DE MAYO: "PAMPERITO" FUE SALVADO POR BOMBEROS VOLUNTARIOS Y SU DUEÑO, UN NIÑO, "SE PUSO MUY FELIZ"

Un grupo de bomberos voluntarios logró rescatar a un potrillo que había caído en el canal matriz de riego, dándole una alegría mayúscula al dueño, un niño de 13 años. Los servidores públicos, el viernes al mediodía, llegaron al lugar luego de una llamada telefónica, y optaron por conformar un grupo interdisciplinario que incluyó a una empresa que aportó una grúa, municipales, y hasta la familia damnificada.
«Fue maravilloso ver al chico cuando lo sacamos», le contó a LA ARENA Tulio Retamales, el jefe del cuerpo, y también director de Acción y Promoción Social de la Municipalidad de 25 de Mayo.
Todo se inició cuando la familia Gallego se comunicó con el cuartel advirtiendo de la situación. «Cuando llegamos al lugar nos encontramos con el animal en medio del canal, afortunadamente hacía pie, aunque estaba cansado y con mucho frío. Enseguida analizamos las alternativas y decidimos pedir colaboración», relató Retamales.
«Esa zona del canal matriz hoy tiene agua que está estancada y helada por las bajas temperaturas, así que pedimos al municipio un equipo de pesca y me metí. Es un potrillo que estaba en etapa de amanse, así que logramos enlazarlo y acercarlo a una orilla», agregó.
«A esa altura ya habíamos logrado que la empresa Yal SA acercara una grúa, elemento vital para el rescate. Te cuento que no fue difícil pero debimos reunir varios requisitos», señaló.
El jefe del cuartel fue el que se metió en el canal. «Te aseguro que aún así comprobé que el agua estaba helada, porque cuando me agaché para pasarle unas correas por debajo de las paletas y los cuartos me entró bastante. Te cortaba», dijo.
«Una vez que lo aseguramos, con la grúa lo levantamos y lo sacamos enseguida. Eran las 13 aproximadamente, el animal está aterido pero en buen estado de salud. Solo tenía algunos raspones que le produjo el talud de cemento del canal en la caída», señaló.

Un pibe feliz.
Retamales admitió que las reacciones de los vecinos ante este tipo de acciones que hacen los bomberos, llenan el alma. «Es una familia que tiene un puestito a unos 4 kilómetros de la zona urbana hacia la estación hidroeléctrica Los Divisaderos al este de la ciudad. El padre y el niño son crianceros de cabra colorada. El pequeño ama a los animales, te imaginás lo preocupado que estaba por la suerte de su potrillo», reveló.
El jefe de bomberos y funcionario municipal no pudo ocultar la ternura que el niño les produjo a todos los participantes del rescate. «Cuando pudimos depositar en tierra firme al equino, el chico corrió y le sacó las correas, increíble lo contento y feliz que estaba de que habían salvado a su potrillito», contó.

Mariano y «Pamperito».
Hasta ahí la noticia, pero LA ARENA logró captar el detrás de la escena. El jefe de familia es Mauro Gallego, quien trabaja en el sector petrolero, pero que todos los días vuelve al puesto familiar para continuar con la tradición rural de sus ancestros.
El hombre aceptó hablar con este diario y nos reveló que tiene tres hijos, el mayor de 24 años y la menor de 11. Y que el dueño del animal se llama Mariano y tiene 13 años.
«Y sí, cuando le sacaron el potrillo estaba emocionado. El lo cuida desde que nació, le puso ‘Pamperito’ como el de Patoruzito (se ríe). El animal andaba con la tropilla y se debe haber caído a la madrugada, por ahí lo empujaron los más grandes. Nosotros lo encontramos a la mañana y pedimos ayuda», relató.
«A Mariano le encanta el campo. Yo trabajo en servicios petroleros, pero todos los días cuando vuelvo a nuestra casa en 25 de Mayo, nos venimos para el puesto. Somos criadores de cabras coloradas», agregó.
«Lo incentivo desde pequeño a su amor por lo nuestro, y desde siempre él me ayuda. En 2015, participamos de la Fiesta del Chivito de Santa Isabel, y le dieron el premio por ser criadores caprinos», citó.
«Nosotros vivimos en 25 de Mayo por el tema educación. Pero con este tema del coronavirus, vamos y venimos, pero prácticamente la estamos pasando en el puesto donde nos criamos todos. Los chicos siguen por internet los estudios y hacen sus deberes como corresponde», señaló.
El padre, orgulloso, nos entregó la pincelada final. «Para Mariano el campo es una pasión. A él le encantan los caballos y ya amansa, con ‘Pamperito’ está en eso. Pero también otros le están trayendo animales. En este trabajo es muy prolijo y capaz», concluyó Mauro Gallego.