miércoles, 25 noviembre 2020
Inicio La Pampa Rescató a perra moribunda

Rescató a perra moribunda

UNA PIQUENSE Y SU HISTORIA DE AMOR POR LOS ANIMALES

Melina Boeris es una conocida instructora de equitación de la ciudad, y da clases en su propia casa, donde tiene una pista de salto y donde convive con una docena de perros. A la mayoría, los rescató de la calle o se «agregaron» a su propiedad, la cual cuenta con un rico arbolado y un extenso espacio verde. La última en sumarse fue «Milagros», una perrita que encontró tirada junto a la basura y dentro de una bolsa, frente a su vivienda.
Melina la rescató de morir en la calle, le dio al animal atención veterinaria y mucho afecto. En esos momentos la perra no podía erguir la cabeza ni mover el cuerpo y ni siquiera tragar. Los diagnósticos eran los peores, dado que había poca probabilidad que sobreviviera en ese estado. Sin embargo, Ahora, camina y corre, y juega con los otros canes de la casa.
«Milagros tiene una historia muy especial. El 4 de octubre la encontré tirada en una bolsa junto con un montón de basura, como que alguien no tuvo fe en su recuperación y la tiró a la calle para que se muriera. Estaba en un estado de inconsciencia y el veterinario, «Turco» Asis, vino ese mismo día y la empezó a medicar, y todos los días le daba medicación, antibióticos y vitaminas. Ella tenía paralizado todo el cuerpo, hasta la garganta. Como no podía tragar, durante 15 días se alimentó por un gotero cada tres horas y de a poco empezó a mejorar», manifestó la mujer.

Afecto y atención.
Asimismo, la vecina relató que la perrita comenzó a estar cada vez mejor, merced a la atención veterinaria y al afecto que recibió en todo este tiempo que lleva en su casa. «Estoy todo el día pensando en ella, en tenerla en un lugar que esté cómoda. Cuando mejoró empezamos con la rehabilitación», indicó.
«En este lugar funciona una escuela de equitación a la que vienen muchos chicos y chicas por día, y cada vez que venían, me ayudaban, la hacían caminar y le mostraban mucho afecto. La mimamos muchísimo. Todavía le falta mucho, porque apenas corre un poquito y se le va para todos lados la cadera, pero creo que va a tener una vida lo más parecido a lo normal», sostuvo.
Boeris señaló que aunque al principio fue todo muy duro, se trata de «una historia feliz», dado que logró recuperar al animal que estaba en muy grave estado.
«Tengo muchos perros, de los cuales nueve son agregados, que se quedan y los adopto, con la idea de buscarles una casa pero después me termino por encariñar y ellos se encariñan conmigo y se quedan. Muchas veces me pasó que no pude salvar a un perro, pero lo de ‘Mili’ le muestra a la gente, que a veces si pasan cosas lindas y más en esta época que estamos viviendo», señaló.

Responsabilidad.
Por último, la vecina piquense llamó a ser más responsables en el cuidado de las mascotas y respetuosos de los animales. «No hay que perder las esperanzas y cuando tenemos un perro enfermo hay que atenderlo y no bajar los brazos», señaló.
«El nombre que le pusimos no es casualidad, y fue elegido por los chicos, que le dieron mucho amor. Cuando llegaban, antes de montar a caballo, venían a ver cómo estaba la perrita y la hacían caminar y eso le sirvió muchísimo. Uno no conoce la historia de ‘Mili’, no sé si era una perrita de una casa o alguien la rescató de la calle, la tuvo un tiempo, pensó que no se iba a curar y la volvió a dejar en la calle», agregó.
«Sería importante que esa persona reflexione por lo que hizo. Hay muchos perros en la calle que necesitan una atención, y no hay que mirar para el costado», finalizó.