Inicio La Pampa Retienen carnet a Sergio Gil

Retienen carnet a Sergio Gil

Sergio Mauricio «Gauchito» Gil, un boxeador santarroseño de 28 años, fue liberado ayer a la mañana luego de la audiencia de formalización en la que se lo acusó del delito de lesiones leves y se le dictó una inhabilitación para conducir por noventa días, el plazo que el fiscal de la causa consideró razonable para avanzar con la investigación.
El púgil protagonizó un incidente el sábado a las 5 de la mañana en la esquina de las calles Alsina y General Pico, en el centro de la ciudad. En ese lugar, Gil se escapó de control de tránsito y en la maniobra evasiva le pisó el pié con una de las ruedas de su automóvil al subdirector de Tránsito de la ciudad, Alejandro Stemphelet. El conductor permaneció prófugo durante algunas horas hasta que por la tarde del mismo día se presentó voluntariamente en la Oficina de Accidentología. A partir de ese momento, quedó detenido en forma preventiva.
El funcionario municipal fue atendido en primera instancia por personal del Servicio de Emergencias Médicas (SEM) y trasladado luego a la Clínica Faerac, donde se le hicieron estudios médicos. El fiscal de la causa, Oscar Cazenave, dijo durante la audiencia de formalización, ayer a la mañana, que afortunadamente la lesión sufrida por Stemphelet fue leve.
La audiencia se realizó ayer a las 10 de la mañana en el Centro Judicial de Santa Rosa. El acusado llegó junto a un efectivo policial y escuchó la acusación junto a la defensora oficial. El deportista estuvo tranquilo y respondió amablemente las requisitorias que desde la oficina judicial le realizaron previo al ingreso del juez a la sala.

Acusación.
El fiscal Cazenave lo acusó por lesiones leves y pidió una única medida restrictiva: la inhabilitación para conducir por 90 días. La defensa solicitó su liberación inmediata y solicitó al juez Daniel Ralli que la retención de la licencia de conducir de Gil fuera por 60 días, en lugar de 90. Argumentó que su defendido había entregado el carné voluntariamente. El juez accedió a la liberación inmediata pero dejó la inhabilitación en 90 días, tal como lo pidió el fiscal.
El control vehicular que estaba realizando la Dirección de Tránsito de Santa Rosa consistía en la rutinaria verificación de la documentación del conductor y el vehículo, junto con un test de alcoholemia.