Retroexcavadora en el río

“La bajante nos afecta, obviamente, pero tenemos la situación controlada, no nos va a complicar”, sostuvo ayer el presidente de la empresa Aguas del Colorado, Juan Carlos Mecca, al ser consultado por el impacto que tendría la reducción de caudal que ordenó Coirco para preservar Casa de Piedra. “Siempre nos avisan cuándo va a bajar el cauce, así que ya tomamos alguna medida”, indicó el directivo.
La primera medida que se tomó fue favorecer el escurrimiento de esa parte del río hacia la margen pampeana de manera tal de asegurar el ingreso del agua, en mayor cantidad y con menor turbidez, en la toma del Acueducto. “Tenemos una retroexcavadora que está haciendo un cordón para hacer que el agua vaya hacia la toma”, explicó Mecca a LA ARENA.
En la toma del Acueducto también están los “desarenadores” que, precisamente, quitan del agua la fracción del sedimento que viene en suspensión, que en estos casos se incrementa. La otra etapa del proceso que demanda un esfuerzo mayor que el habitual es la planta de tratamiento del agua, ubicada en Pichi Mahuida, a poca distancia de la costa del río. Al venir con tan poco caudal, el porcentaje de sales disueltas en el agua es mayor que el habitual y obliga a intensificar el proceso de “ablandar” el agua que se bombea hacia el centro de la provincia.
“Es cierto que el agua trae un poco más de sólidos y tiene mayor dureza, pero fuera de eso no provoca ninguna complicación”, reiteró Mecca, descartando la posibilidad de que la bajante pueda sentirse en Santa Rosa o en alguna de las otras 15 localidades abastecidas por el Acueducto.
Frente a la toma del Acueducto hay una pequeña isla que separa el cauce del río en dos brazos. El trabajo que se venía haciendo desde hace un par de días y que se terminó ayer fue cerrar el brazo que corre junto a la costa rionegrina para forzar que todo el caudal pase frente a la toma del Acueducto. La isla es pequeña, de una decenas de metros de extensión en el sentido del río, por lo cual los dos brazos vuelven a juntarse a escasa distancia.
“Tenemos la situación controlada, más que ya nos ha pasado en años anteriores, donde Coirco también bajó el caudal del río”, recordó Mecca.

Bajante histórica.
Las medidas tomadas por Aguas del Colorado coinciden con las que aplicó la municipalidad de Río Colorado, la localidad rionegrina que se encuentra aguas abajo de la represa de Casa de Piedra, frente a la localidad pampeana de La Adela. Allí las máquinas hicieron el mismo tratamiento, solo que en sentido contrario: canalizaron el río hacia la costa rionegrina para garantizar el ingreso de agua a la red local.
En La Adela, la bajante no tiene impacto en este aspecto porque la población se alimenta a través de perforaciones.
El caudal que está erogando en este momento Casa de Piedra es de 15 metros cúbicos por segundo, el mínimo permitido para mantener la estabilidad del ecosistema del río y sus playas aguas abajo de la presa. En otros años la reducción llegó a 25 m3/segundo, e incluso 20 metros cúbicos, pero en esta oportunidad hubo que tomar una decisión extrema debido a tratarse de un año muy pobre desde el punto de vista hidrológico.
El agua que no se eroga desde Casa de Piedra se retiene en el embalse de la presa, que debido a la continuidad de esta bajante, también se encuentra en una cota muy baja. La intención de Coirco con esta disminución tan extrema es no permitir que el lago artificial siga perdiendo nivel.