Inicio La Pampa Reunión de vendedores y municipio

Reunión de vendedores y municipio

La Justicia pampeana ordenó a la Municipalidad de Santa Rosa y a ocho vendedores y vendedoras de puestos fijos a una audiencia de conciliación a raíz del amparo que presentó, en su momento, la defensora Carina Ganuzza. La fecha es el próximo 20 de noviembre a las 10 de la mañana y se dictó bajo apercibimiento dispuesto en el artículo 344 del CPC, según indicó la resolución judicial.
El Juzgado de Primera Instancia, a cargo del juez Pedro Campos, firmó una resolución en la cual convocó a los ocho vendedores ambulantes -tres argentinos y cinco senegaleses- y al municipio capitalino a participar de una reunión conciliatoria para destrabar el conflicto que llevan desde hace más de un año cuando, desde la comuna se decidió regular este sector y prohibieron la comercialización en la vía pública.
En ese sentido, el grupo de vendedores que trabajan en las calles del centro santarroseño aseguraron ante LA ARENA que desconocen el motivo por el cual se los citó, pese a que se arribaron a la Justicia a averiguar, y señalaron que «sabremos ese mismo 20 por la mañana». Por su parte, este diario intentó comunicarse con la Municipalidad de Santa Rosa para ampliar la información y conocer la postura de la comuna, pero los llamados resultaron infructuosos.

«Tema cerrado».
«La verdad que no sabemos más nada que esto, que nos citaron por el amparo que interpusimos para poder trabajar. Ahora, cuál es el motivo del que vamos hablar no tenemos idea porque a Carina (Ganuzza) la ascendieron a sí que no tenemos idea de cómo viene el tema», explicaron el grupo de vendedores que están bajo el recurso amparo, quienes precisaron que «esperaran hasta ese día para ver de qué se trata».
Sin embargo, plantearon que desde su perspectiva el tema «está cerrado» ya que le actual gestión, encabezada por Leandro Altolaguirre, dejará el municipio el próximo 10 de diciembre. Ese día, el actual intendente electo, Luciano di Nápoli tomará la posta y tendrá, dentro de su difícil agenda, que dar un fin a este largo conflicto. «Espero que nos dejen trabajar», se esperanzaron los vendedores.