Inicio La Pampa Río Negro cambia postura por Portezuelo

Río Negro cambia postura por Portezuelo

A FAVOR DE LA REPRESA PERO CON RESERVAS AMBIENTALES

El diario Río Negro, uno de los más influyentes en la Patagonia norte, dedicó ayer un amplio artículo a analizar la situación con Portezuelo del Viento, la represa que Mendoza quiere construir sobre el río Grande, en el que destacó la firma postura que desde hace años viene manteniendo La Pampa, y el posicionamiento también cada vez más firme de esa provincia.
La Provincia de La Pampa es la única componente de Coirco que, desde su anuncio, está decididamente en contra de la construcción de la represa Portezuelo del Viento. ¿Su principal argumento? La mala experiencia con Mendoza por la desaparición de los ríos Atuel y Salado. Sin embargo, ahora, empujados por las movilizaciones de ambientalistas, y la grave crisis hídrica de la cuenca del Colorado, las autoridades rionegrinas parecieron despertar del letargo y reclaman un nuevo estudio ambiental y una audiencia pública.
Con el proyecto aprobado por Nación, que le mandó la semana pasada la primera remesa de 7 millones de dólares de los mil millones que costará, y con la licitación lanzada, aparecieron varios puntos de resistencia en Río Negro, uno son las agrupaciones proteccionistas que surgieron espontáneamente y se movilizaron, y ahora, del estado provincial de Río Negro, a través de un planteo exigiendo un estudio ambiental complementario y una audiencia pública.
También se notó un cambio de postura en los medios. Ayer el influyente diario Río Negro abordó la temática afirmando que a la solitaria lucha de La Pampa, ahora se sumó Río Negro que «se plantó», entre otras cosas, acuciado por la realidad hídrica de la cuenca.
Las dudas tienen basamento en un informe hídrico que el Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (Coirco) publicó días atrás afirmando que para el actual período, de octubre de 2019 a septiembre de 2020, se pronostica que el caudal del Colorado será un 47% menos a la media.

El trasvase.
El medio rionegrino reflejó argumentos vertidos por el representante de La Pampa en Coirco, Juan Greco. «Está claro que este proyecto se hizo por el acercamiento político entre Cornejo y Macri. Creo que el nuevo gobierno le aportará racionalidad a este proyecto que será devastador para La Pampa. Todas las razones que fundamentan una obra de estas características no se cumplen, y queda claro que el interés real es llevar caudal -del río Grande- al Atuel», expresó Greco.
Según el delegado pampeano, el control de crecidas, la generación de energía, el riego y el consumo, que son las principales razones para un embalse, no se justifican. «Con un tercio de la inversión se puede generar la misma energía a través de molinos -eólicos-. Es una zona que no necesita riego y el consumo es bajo», explicó.
La obra administrará el caudal del río Grande que es el principal afluente del Colorado. Greco agregó que es necesario realizar un estudio de impacto ambiental integral. «Se hizo uno pero presenta muchas imprecisiones. Este estudio determinará si la construcción del embalse es pertinente o no», entendió.
En ese sentido Río Negro también se «plantó» y exigió mayores precisiones y solicitó una audiencia pública. El titular del Departamento Provincial del Agua, Fernando Curetti, detalló que la provincia solicitó un estudio complementario al informe de impacto ambiental que presentó Mendoza. También, en los últimos meses hubo varias movilizaciones en ciudades ribereñas en contra del proyecto.

Cambio de postura.
Desde el Gobierno de Río Negro se expresaron oficialmente sobre esta situación, evidenciando un aparente cambio de postura. «Esta provincia planteó en el Comité Ejecutivo del Coirco que, en cumplimiento de lo acordado en las reuniones de Gobernadores de la Cuenca sobre Portezuelo del Viento, la misma no pueda iniciar su construcción hasta tanto no se finalicen con los estudios de impacto ambiental. Asimismo, dado que esta obra es netamente interjurisdiccional, es evidente que requiere una audiencia pública nacional», reflejaron a través del órgano de prensa.
La moción rionegrina fue acompañada por los representantes de Neuquén, Buenos Aires, y La Pampa. Al respecto, el superintendente del DPA, Fernando Curetti, explicó que «la provincia de Río Negro está a favor de la construcción de la represa por los beneficios que implica poder regular el caudal de los ríos para garantizar el agua para distintos usos, es fundamental tener las garantías que todo funcionará como corresponde».
«Para ello, dentro del Coirco se aprobaron las normas de manejo, las normas de llenado de la presa, y un paso fundamental que falta es el llamado a audiencia pública para la presentación del estudio de impacto ambiental regional», concluyó Curetti.