Viajaron y les desvalijaron la casa

BARRIO MALVINAS ARGENTINAS

Marcelo Vilches es empleado público, reconocido militante del PJ y posee un carrito de comidas con el que trabaja día a día. Vive con su pareja, Micaela Fernández, sus dos hijos y su abuela en la calle Melvin Jones al 2900, en el barrio Malvinas Argentinas. Al regresar luego de un viaje el domingo por la noche, se encontraron con la casa revuelta y que les habían robado.
Entre lágrimas, Vilches dialogó ayer con LA ARENA y explicó que los autores del robo ingresaron por calle Valerga, al cortar el alambre que delimita el terreno y abrieron una de las ventanas traseras. De la vivienda, se llevaron un Smart TV de 57 pulgadas, una cámara con las imágenes del nacimiento de uno de sus hijos y $47.640 que tenían guardados para poder pagar el alquiler.
También sustrajeron ropa de toda la familia, herramientas de trabajo, el alternador de un automóvil y dos garrafas. Además de destrozar la vivienda, otro de los detalles del robo es que los autores tuvieron tiempo de utilizar el baño y revisar la heladera. “Tanto sacrifico al pedo” exclamó Marcelo mientras relataba a este medio que habían estado de viaje por la operación de un familiar.
Para ingresar, los delincuentes tuvieron que golpear a una de sus mascotas, un perro de raza Pitbull que había quedado dentro de la casa para cuidarla. A su vez, comentó que aparentemente no hubo testigos del robo, excepto una vecina que la noche del 1 de enero, al salir de su vivienda cerca de las 22, observó que una motocicleta Titán color roja estaba detenida en las esquina de la vivienda.

Precandidato.
“El vecino de atrás supuestamente tenía cámaras pero dice que no andan”, explicó. Por otra parte, según las pericias de la Brigada de Investigaciones, en una de las calles aledañas a la vivienda se observaron las marcas de un auto que estacionó allí.
“Me arruinaron”, replicó Vilches y agregó: “Compré todo con mucho sacrificio. Salir de trabajar de Casa de Gobierno, venir a amasar pizzas para salir a entregar. Después ponerme con el carrito de comida, tengo una amargura…”.
Vilches resaltó que no posee enemigos ni problemas con nadie y afirmó que “iba a ser precandidato a intendente (por el PJ), pero con todo esto no llegué a presentar los papeles. En 2013 ya fui apuñalado cuando fui candidato a diputado nacional. No sé si esto tendrá que ver”.