Inicio La Pampa "Roma" diseña y fabrica muebles a medida

«Roma» diseña y fabrica muebles a medida

Una joven pareja buscó en la fabricación y venta de muebles una salida económica y una vía para expresar, en un emprendimiento, su creatividad y ganas de trabajar. En «Roma» hacen placares, bajo mesadas, alacenas, maceteros y distintos modelos de diseño.

«Estuvimos siete años andando de novios a la distancia», se ríe Andrea al recordar que, hace no tanto, ella vivía en Córdoba y Santiago en La Plata y la idea de hacer muebles ni siquiera había aparecido en algún sueño raro o de esos que dejan pensando de dónde salieron esas imágenes en medio de la noche. Los libros de Medicina y de Ingeniería Electrónica ocupaban gran parte del día de ambos hasta que la llegada de Antonino modificó todos los planes de esa pareja que ya se conocía desde el colegio secundario santarroseño.

«Con la llegada de nuestro primer hijo, Santiago dejó La Plata y se mudó a Córdoba. Ahí empezó a trabajar en una empresa de control de plagas pero estaba todo mal por el pago, lo hacían viajar en cualquier momento, no cumplían los convenios, así que renunció y para las fiestas de fin de año de ese momento vinimos a Santa Rosa para pasarlo con las familias», recordó Andrea Sánchez (33 años) sobre los pasos previos que desencadenaron en el nacimiento de ‘Roma muebles y deco’.

«Cuando regresamos a Córdoba yo estaba sin trabajo y mi cuñado me consiguió un puesto de mozo en un restaurante. A los meses me dijo de fabricar muebles a medida porque él tenía unas máquinas y ya estaba trabajando, así que eso me entusiasmó y arranqué con la carpintería de lleno», agregó Santiago Núñez (33), la otra mitad del emprendimiento que se especializa en muebles a medida y que, a poco de andar, tuvo una buena demanda de un público ávido por novedades, nuevos estilos y otros diseños.

La pareja siguió en Córdoba, llegó Feliciano para agrandar la familia y también el momento de tomar una decisión con la mirada puesta en el futuro. «Nos dimos cuenta de que nuestras carreras universitarias estaban estancadas, teníamos bajos ingresos y dos hijos, sin que nadie nos dé una mano con ellos así que nos decidimos a venir. Desde octubre del año pasado que estamos en Santa Rosa y apostamos por ‘Roma’ porque pensamos que era una buena salida laboral y una manera de trabajar de manera independiente. Por suerte las dos familias nos ayudaron un montón y nos fuimos acomodando para poder darle fuerza a nuestro emprendimiento».

Santiago se encarga del taller, de todo el trabajo de armado de los muebles y también de los presupuestos mientras que Andrea se dedica a las ventas y al trato con los clientes.
En «Roma» hacen distintos muebles a medida: mesas, placares, bajo mesadas, alacenas, macetas, valijeros, repisas. «Muebles de diseño es lo que más nos gusta hacer. Al principio nos pidieron familiares y conocidos, pero luego la demanda empezó a llegar por recomendaciones. Estamos en una etapa de darnos a conocer y creo que lo que ofrecemos funciona porque el estilo de muebles que hacemos no está muy difundido acá», señala Andrea.

Santiago recordó que hace unos meses su hermana se mudó al recientemente inaugurado barrio ARA San Juan y les pidió que ellos diseñaran y fabricaran los muebles. «Buscó presupuestos y distintas alternativas y no estaba conforme así que el año pasado le dijimos de hacerlo nosotros, aceptó y así fue el comienzo. Después la cosa empezó a andar y a moverse».

Versatilidad

En «Roma» trabajan con melamina, pino y madera natural. Distintas variedades y estilos que se adaptan a las nuevas demandas. Reciben los pedidos, arman los presupuestos y luego reciben el visto bueno del cliente. Así empieza el proceso de fabricar, armar, pintar y decorar.

«Nuestra idea es que sean diseños versátiles para poder adaptarse fácilmente a distintos estilos y ambientes pero que a la vez esos muebles aporten funcionalidad. Hoy la gente tiene en cuenta varias cosas a la vez y las quiere resolver de manera concreta, a eso apuntamos nosotros y es ahí donde nos sentimos más cómodos».

¿Y cómo les afectó la cuarentena obligatoria dispuesta a raíz del coronavirus?
«En realidad no fue tan significativo como podía esperarse. En nuestro caso trabajamos en casa y en el taller que lo tenemos al lado y la verdad que hubo una gran demanda porque la gente, al estar mucho más tiempo en su casa, quiso que su vivienda se vea más linda, más funcional y hubo muchos pedidos. En ese sentido creo que nos benefició».

Emprendedores

Andrea se reparte entre la atención a la clientela, los pedidos y la demanda de los más pequeños de la casa. Siempre con una sonrisa y una energía que desborda deja en claro que su vocación por la medicina sigue en pie.

«Me quedan solo cuatro finales y la verdad que quiero terminarla. Hoy estoy con la virtualidad y voy siguiendo todo a través de ese medio. Por supuesto que en otro momento ya los hubiese rendido pero es difícil tenerlo hoy como prioridad. Igual sé que lo voy a hacer en algún momento y me gustaría trabajar de eso después de tanto estudio, pero hoy el emprendimiento me encanta y ponemos toda nuestra fuerza ahí».

Santiago también se inscribió en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de La Pampa, en General Pico, para poder aprovechar lo cursado en La Plata, aunque en este caso en Electromecánica.

«Mi idea es seguir, tengo que ver todo el tema de las equivalencias, pero todo conocimiento me va a servir también para esta cuestión de los muebles. Estamos muy entusiasmados y hoy es nuestra fuente de ingresos. Por supuesto que en la medida que funcione vamos a invertir en herramientas y cosas necesarias. Tomar la decisión de poner en marcha un emprendimiento no es fácil, hay que tener muchísimas cosas en cuenta y demanda un montón, pero te da la satisfacción de ser independiente y hacer algo que te gusta. Si eso tiene buena aceptación en la gente y funciona, te compensa todo el esfuerzo».