Inicio La Pampa Rubén Magnano con LA ARENA: "Trabajo en base a valores"

Rubén Magnano con LA ARENA: «Trabajo en base a valores»

El entrenador Rubén Magnano formó parte del proceso histórico del básquet argentino, que dio formación a la denominada Generación Dorada y que tuvo su pico máximo con la obtención de la medalla dorada en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. El cordobés llegó a Santa Rosa para el cuarto campus Spalding, que se desarrolla hasta el 22 en el Club Estudiantes.
Luego de una nueva jornada de actividad, el actual director deportivo de las selecciones nacionales de la Federación Uruguaya de Básquet manifestó que este tipo de actividades lo «gratifica mucho, por ser del palo del básquet».
«Los campus te permiten nutrirte de muchísima energía, trabajar con niños, jóvenes, futuros jugadores y entrenadores. Desde lo profesional me gratifica muchísimo», dijo el entrenador en una entrevista exclusiva con LA CHUECA.
En cuanto al objetivo del campus, destacó que «desde lo personal, se busca pasar un concepto, dar un consejo. Si bien se trabaja en cuestiones tácticas, también apunto al hecho de trabajar en base a los valores; ir transmitiendo cuál es el camino a tomar, respetando las edades, tener una coherencia. Lo primordial es el tema de los valores, que lo remarco mucho cuando dirijo, más allá del orden que sea».
-¿Los chicos que participan de los campus, tienen noción de quién tienen por delante?
– Imaginate que hay chiquitos que no habían nacido. Ha tomado tanta repercusión, tanto revuelo el hecho de aquellos Olímpicos, de la medalla dorada, de la Selección y el subcampeonato mundial reciente, que por carácter transitivo recibimos nosotros también un reconocimiento. Los padres se encargan de hacerles saber quién es uno. Por ahí pasa más por los padres; para los chicos uno es un mero profesor.
El entrenador recordó que en uno de los primeros campus que hizo participó Nicolás Brussino. «Tenía 13, 14 años en ese momento y ahora uno lo ve jugando Selección nacional, grandes ligas. Es reconfortante, esperemos ver muchos Brussino más».
-¿Ve esos Brussino?
-Uno intenta potenciar a los chicos y, vale la aclaración, uno en cuatro días de trabajo no va a poder desarrollar un jugador, eso lleva toda una vida. Uno lo que hace es colaborar para el crecimiento del chico, más allá del poco tiempo que se tiene; afianzar lo que está recibiendo en su club. Hay biotipos interesantes y este campus no es ajeno. Hay biotipos, pero hacer futurología no me animo.
-¿Qué disfrutó más, ganar el oro olímpico o haberle ganado al Drem Team en el Mundial?
-Son sensaciones diferentes y te pongo un ejemplo: haberle ganado al Dream Team en Grecia y si después perdía la final olímpica a mi no me servía de nada. Aparte, soy una persona que está mirando poco los que son los récord; las estadísticas no me interesa mucho. No cambio el oro olímpico por una victoria, más allá del nombre del contrincante; que tiene un sabor dulce especial, indudablemente, pero en esta comparación no cambio una cosa por otra.
-¿Se imaginó en algún momento de su carrera ser el forjador de la Generación Dorada?
– No me considero un forjador. Ese mérito se lo doy, fundamentalmente, y estoy convencido básicamente de eso, al club, al lo largo y ancho del país. Testimonio de eso es lo que está pasando hoy en Santa Rosa, en el Club Estudiantes. Esos clubes que están al lado del chico son los verdaderos gestores de lo que nos tocó, momentáneamente, disfrutar. Uno colaboró, indudablemente que sí, pero como gestor tuve la suerte y la fortuna de poder conducir ese equipo.
-¿Le gustaría volver a dirigir a la Selección argentina?
-He aprendido una cosa, nunca digas nunca y eso me quedó grabado. Pero hoy por hoy mi cabeza está puesta en otro lado. Si se llega a dar y si hay alguna posibilidad, uno tendrá que evaluar la situación y tomar una decisión, porque nunca escapa a un entrenador, llámese del nivel que sea, volver a dirigir. Siempre está latente.
-¿Y volver al día a día y estar al frente en un club?
-No; ese día a día no. Es más, creo que hoy la liga es una situación bastante extrema, muy exigente, con un día a día muy exigente, por la cantidad de viajes, la cantidad de partidos. Si prefiero la Selección, donde los periodos no son tan largos, no hay tantos viajes y todo eso me apetece mucho. Pero el día a día no lo extraño.
-¿Le queda alguna deuda pendiente en el básquet?
-Terminar bien el campus este, y cuando salga camino a Córdoba seguramente vendrán a la cabeza los nuevos desafíos. El más importante de todos es el próximo.

Montecchia y Wolkowyski
Los ex integrantes de la Generación Dorada del básquet argentino Rubén «Colo» Wolkowyski y Alejandro «Puma» Montecchia llegarán hoy a Santa Rosa para participar en la tercera jornada del cuarto campus Spalding, que se lleva a cabo en el Club Estudiantes de la capital pampeana. Los ex jugadores, al igual que el entrenador Rubén Magnano, compartirán y aportarán toda su experiencia a los cerca de 80 basquetbolistas de entre 8 y 19 años, de ambos sexos, que forman parte de la capacitación.