Inicio La Pampa Ruralistas amenazan por retenciones

Ruralistas amenazan por retenciones

La comisión directiva de Confederaciones de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap) advirtió que si el gobierno nacional no aplica la suba de tres puntos en derechos de exportación contemplada en la Ley de Solidaridad Social, dispondrán de un cese de comercialización a partir del próximo viernes.
Desde Carbap también resaltaron que aguardan por un esquema de rebaja gradual de este tributo para los cultivos de soja, maíz y girasol.
Vale recordar que en una asamblea que se llevó a cabo hace dos semanas en Pergamino desde la entidad advirtieron que si para el próximo viernes 31 de enero no hay definiciones por parte de las autoridades nacionales, llevarían a cabo un cese de comercialización en granos y carnes.
La cuestión que más preocupa a los productores es la posibilidad de un aumento adicional de tres puntos en los derechos de exportación, que se encuentra contemplado en el paquete impositivo aprobado por el Gobierno nacional. De implementarse, las retenciones en soja pasarían al 33 %, en el resto de los cultivos a 15 % y en carne llegarían al 12 %. «No aceptaremos de ninguna manera esa situación», remarcaron desde Carbap.

Tasa Vial.
Además, señalaron el impacto que la Tasa Vial en los municipios bonaerenses. De acuerdo a un relevamiento propio, que hasta el momento se ha medido en unos 40 municipios, esta tasa comenzó el año con incrementos que oscilan entre el 45 % y el 75 %.
A días de cumplirse este plazo, los directivos esperan señales de los funcionarios nacionales en tres direcciones. Por un lado, el compromiso de no tocar más este impuesto, que en el caso de la soja se encuentra en un 30 % y que se articule un esquema que contemple la baja gradual del impuesto. Además, reclaman que el Estado no debe intervenir en la comercialización.
Días atrás, el presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Daniel Pelegrina, participó en un exposición en Junín de los Andes y reclamó que el Estado debe ajustar sus gastos y que la presión impositiva en todos los niveles «se ha vuelto insoportable para el productor».