Inicio La Pampa Sala Mareque volvió a manos de Cultura

Sala Mareque volvió a manos de Cultura

RESCINDIERON CONTRATO PARA CONFITERIA

En el marco del 24° aniversario de Centro Municipal de Cultura, a celebrarse el 26 de julio, la Secretaría de Cultura de la Municipalidad anunció que se rescindió el contrato que se había firmado con un privado para convertir la sala «Guillermo Jesús Mareque» en una confitería. De esta manera, logró recuperar un espacio que cuenta con mejor iluminación y la única con vista al espacio pública.
Desde el área, destacaron que es la sala «más conveniente para visibilizar el arte que se produzca dentro y fuera de esta Secretaría». Por estos motivos ,estará destinada específicamente a la cultura.
Por otro lado, trazaron un recorrido histórico y recordaron que «la sala de exposiciones ‘Guillermo Jesús Mareque’, fue inaugurada en el año 2001 dentro del proyecto de transformación cultural iniciado en el año 1996, cuando el Mercado Municipal se transformó en el Centro Municipal de Cultura».
«En aquel entonces, aumentaba la demanda de ofertas culturales en la comuna santarroseña y artistas independientes vieron en este edificio la posibilidad de un espacio que efectivizara el acceso a la cultura», precisaron.
Desde la gestión actual destacaron que entre 1996 y 2019, en la sala «Mareque» se realizaron infinidades de muestras tanto de los talleres y escuelas dependientes municipalidad, como de diferentes artistas locales y nacionales. Además se llevaron a cabo reconocimientos y homenajes a la labor cultural de muchas personas.
Sin embargo, la gestión anterior -a cargo del ex intendente Leandro Altolaguirre, y su secretario de Cultura Gabriel Greoire- llevó a cabo una licitación para que el sector privado local administre una confitería.
Esto generó una situación «altamente conflictiva» con los y las trabajadoras del área, que «defendieron y lucharon duramente frente a las autoridades de entonces, en pos de mantener el espacio para sala de exposiciones y no cederla a un privado».

Una reivindicación.
Con este trasfondo, la actual gestión de Luciano di Nápoli decidió revindicar «esa lucha de los y las trabajadoras del lugar» y asumió «el compromiso de devolverle a la comunidad este espacio de fomento y desarrollo de las actividades culturales y educativas propias de la Secretaría».
De esta manera, informaron que se tomó «la decisión de rescindir el contrato con el locatario, porque para esta Secretaría la recuperación de este emblemático espacio marca una dirección política en la que el Estado es un elemento fundamental para la promoción de las expresiones artísticas de la ciudad».