Inicio La Pampa Salas dice que no hay decreto que prohíba circular de madrugada

Salas dice que no hay decreto que prohíba circular de madrugada

"INCONGRUENCIAS"

El abogado y ex secretario de Gobierno durante la gestión municipal de Francisco Torroba, Pedro Salas, aseguró que existen «incongruencias» entre la normativa provincial y el discurso del gobernador Sergio Ziliotto en relación a la circulación durante la madrugada. «El señor gobernador dijo que en La Pampa no hay restricciones de circulación entre departamentos, pero eso no está plasmado en los decretos», aseguró.
El planteo de Salas surgió luego del episodio en el que la policía provincial le secuestró el auto al diputado provincial Espartaco Marín el pasado lunes a las 2.30 de la madrugada. Si bien se le labró un acta de infracción ante el positivo de alcoholemia, no se aplicó la infracción al artículo 205 del Código Penal, aunque desde algunos sectores aseguran que sí se debería haber aplicado.
En esa línea, el dirigente radical y ex funcionario municipal aseguró que «en el Decreto Provincial 1.247 no existen horarios de circulación sino franjas horarias para el funcionamiento de actividades económicas, sociales, deportivas y artísticas» y que, por el contrario «la única restricción que se señala en ese decreto es en el artículo 8, donde se les prohíbe a los cazadores deportivos la circulación entre la 0 y las 8 de la mañana por ejidos urbanos».

¿Prohibición?
En declaraciones a Radio Noticias, el abogado comentó que en el Decreto Provincial 1.186 firmado por el gobernador Ziliotto en el que se adhirió a la normativa nacional y La Pampa pasó de la fase de aislamiento social a la de distanciamiento, «se terminó con la prohibición de circular».
«El decreto nacional y el provincial dicen que se puede circular sin certificado dentro del ámbito del departamento donde se reside, es decir, queda subsistente la imposibilidad de trasladarse de un departamento a otro» pese a que «en la conferencia el gobernador contestó que en la provincia no hay restricciones de circulación entre departamentos».
Para Salas, la prohibición de circulación entre los distintos departamentos de la provincia «es algo muy complicado para localidades vinculadas como Santa Rosa y Toay, General Acha y Cuchillo Có o Quemú Quemú con Miguel Cané y General Pico».

«Hay errores».
En esa línea, el dirigente consideró que se trata de errores que deben ser reparados por parte del gobierno provincial y descartó que se trate de un caso de vacío legal. «No es el caso, sino que se trata de una regulación que no se condice con la decisión política que se quiere tomar, porque se permiten las reuniones entre las 8 y las 24, y terminada esa reunión nadie impide a una persona estar circulando», expresó.
Para Salas la «incongruencia» responde a un error producto de las urgencias con las que se elaboran los textos de las normativas y a «un vicio de copiar y pegar porque si se analizan los textos todos tienen la misma cantidad de fojas que anteceden a los considerandos». Y añadió: «Por ahí no es tan estricta la forma en que se redacta y no se ha puntualizado correctamente, está la necesidad de mirar con un poco más de precisión el texto de las normas y si coincide con la práctica».
De todos modos, reconoció: «Las medidas que se tomaron para ser estrictos con la cuarentena y la forma en que se ha administrado la flexibilización ha demostrado una actitud muy coherente que fue acompañada por la sociedad que ha debido soportar una pérdida no sólo afectiva sino económica en muchos casos».

Fuerte repudio de Estrellas Amarillas a la conducta de Marín
La presidenta de la Fundación Estrellas Amarillas, Silvia González, se mostró indignada por el caso del diputado provincial Espartaco Marín, a quien le dio positivo un control del alcoholemia. «Debemos dejarnos de tanta impunidad, si se respetaran los protocolos tendría estar preso 24 horas, mínimo», se quejó la referente de la ONG.
González habló ayer con Radio Noticias y se mostró muy molesta porque a Marín solo se le labró un acta contravencional y se le secuestró el auto luego de que el lunes a las 2.30 de la madrugada diera positivo con 1,24 gramos de alcohol en sangre tras ser interceptado en un control policial.
«Debemos dejarnos de tanta impunidad. Basta. Nosotros llevamos como 18 años con esta lucha, con lo que nos ha costado, con todos los años de sacrificio enorme, para que se nos rían en la cara de esta manera. Cualquier hijo de vecino hace la mínima cosa de lo que hizo este hombre votado por parte del gobierno, y lo paga. Y cómo paga. La verdad que es todo increíble, es más de lo mismo», reclamó González.
La titular de Estrellas Amarillas dijo que el legislador debió haber sido detenido por 24 horas y lamentó que, según opinó, la justicia «tenga distinta vara».
«Acá la justicia es una cosa para lo que es un tipo con dinero, con acceso y poder, todos son intocables. Cualquier ciudadano medio tiene que soportar desde la brutalidad policial, el acoso, el sentirse acorralado por determinadas circunstancias. Estoy muy mal», expresó.
González mencionó un caso que le tocó conocer de cerca gracias a su trabajo en la Fundación y también recordó el «Caso Hotz», protagonista de un terrible siniestro vial en cercanías de Anguil.
«En esta época de la pandemia atendimos a mucha gente y niños que quedaron huérfanos por siniestros viales. Hemos tenido niños que quedaron sin su madre y el padre que ni siquiera fue asistido con una bolsa de comida, salió a robar y le dieron cinco años. Hace menos de dos semanas, hubo un dictamen, del Caso Hotz, alguien que terminó con la vida de siete personas y queda libre», apuntó.
González, en tanto, se mostró muy molesta porque Marín no fue detenido. «No puede ser que estamos pidiendo una Ley de Víctimas desde hace dos años y no sea efectiva en la Cámara de Diputados. No puede ser que estamos pidiendo que se trabaje en protocolos de siniestros viales, y no se hacen. Porque si se hicieran los protocolos como se hacen, el señor Espartaco Marín, si se respetaran los protocolos como se tienen que respetar, estaría preso. Estaría detenido, mínimo 24 horas porque es un peligro para la sociedad misma», aseveró.
Y añadió: «Yo pregunto: ¿con qué cara voy a ir a una escuela, como hemos trabajado durante años y cuando le decimos a los pibes que si toman, llamen un taxi?».