Salto del dólar complica ecuación

PRODUCCION DE BIODIESEL EN LA ARGENTINA

Mayo no parece ser un mes tranquilo en materia cambiaria, dado que el peso lleva acumulada una depreciación de casi un 13% respecto al dólar, y esta situación tiene una incidencia negativa en los balances de las productoras de biodiese.
JUAN PABLO VIETA
Como si fuera parte de una tradición que inauguró la administración anterior, y que también es compartida por la gestión que encabeza Mauricio Macri, las pequeñas y medianas empresas elaboradoras de biodiesel, cuya producción está orientada casi exclusivamente al mercado interno, vuelven a ser noticia en el marco de la fuerte volatilidad cambiaria experimentada días atrás.
Sucede que estas firmas dedicadas a proveer de biodiesel a las petroleras, para que puedan cumplir así con el corte obligatorio que debe incluir el gasoil de origen fósil, siempre terminan siendo perjudicadas por la demora en la cual incurre la autoridad de aplicación al momento de trasladar la nueva realidad cambiara al precio que le deben pagar a las elaboradoras de biodiesel por cada tonelada vendida.
Según se desprende de la normativa vigente, el quinto día hábil previo a la finalización de cada mes la Secretaria de Recursos Hidrocarburiferos de la Nación, dependiente de la cartera de Energía, debe proceder a calcular el precio de abastecimiento de la tonelada de biodiesel sobre la base de una fórmula que integra distintas variables expresadas en pesos, a excepción de una. Concretamente el precio del aceite de soja se tabula en dólares expresados en pesos al tipo de cambio nominal promedio de los 30 días corridos anteriores a la fecha de cálculo.
En efecto, el último precio publicado es el instrumentado a través de la Resolución N° 63/2018 el cual comenzó a regir para las ventas cerradas con posterioridad al 1° de mayo y hasta la publicación de los nuevos valores. El importe que allí se reconoció fue de $18.223 por tonelada, el cual se calculó con un dólar cercano a los $20,50.

Diferencia.
Sin embargo como mayo no parece ser un mes tranquilo en materia cambiaria, dado que el peso lleva acumulada una depreciación de casi un 13% respecto al dólar, ello viene teniendo una incidencia negativa en los balances de las productoras de biodiesel sencillamente porque la diferencia adicional que deben pagar por el aceite de soja no se lo reconocen luego en el importe que perciben por el biodiesel que despachan.
Desde la Cámara Argentina de Empresas Regionales Elaboradoras de Biocombustible (CEPREB), entidad a la cual adhieren las plantas pampeanas, ya han comenzado a presionar con el objetivo de que se publique el nuevo precio cuanto antes.

¿Petrolera retacea combustible?
En el momento más álgido de las fuertes tensiones que atravesó el mercado único y libre de cambios fue un verdadero alivio el resultado que tuvo la gestión iniciada por el Ministro de Energía y Minería de la Nación con la finalidad de postergar el traspaso al surtidor del nuevo valor del dólar.
Ante Aranguren el pasado 7 de mayo las petroleras se comprometieron a dilatar hasta el próximo 30 de junio el aumento de los combustibles como consecuencia no solo de la disparada del tipo de cambio sino también de la evolución del precio del crudo.
Como desde el 1° de octubre del año pasado se liberalizó por completo el mercado de los carburantes, y fruto de ello las petroleras quedaron habilitadas para trasladar de manera inmediata al surtidor cualquier tipo de modificaciones que pudieran acontecer en el valor del tipo de cambio o el precio del petróleo, es que el Ministro trató de retrasar cualquier cambio que exacerbara aún más la inflación.

“Agachada”.
No obstante, parece que ese juramento asumido por las petroleras no está exento de alguna que otra “agachada”. Según lo dio a conocer el sitio web especializado www.iprofesional.com la operadora AXION, propiedad de la familia Bulgheroni a través de su controlante Pan American Energy, comenzó a cuotificar la entrega de gasoil al agro y la industria.
La decisión de la compañía se fundamenta en que al postergar la incorporación del salto devaluatorio en la ecuación, se está despachando el combustible por debajo del valor que en “teoría” debería regir, y por ello es que están procesando la menor cantidad de petróleo posible.
Hasta el momento no hay novedades respecto a que dicha práctica sea emulada por otras operadoras de combustibles.