Inicio La Pampa Santa Isabel se anticipó y blindó hotelería y restaurantes

Santa Isabel se anticipó y blindó hotelería y restaurantes

PATURLANNE REACCIONO ANTE CIERRE FRONTERIZO DE MENDOZA

La jefa comunal de la localidad de Santa Isabel, Marta Paturlanne, emitió el martes una nueva resolución en la que lanzó nuevas medidas preventivas ante la decisión del Gobierno de Mendoza de cerrar sus fronteras.
La medida fue el resultado de la discusión del tema en el Comité de Crisis local luego de que advirtieran que turistas que no podían ingresar a la provincia cuyana, entre ellos extranjeros, ingresaban a esa ciudad buscando servicios. Fundamentalmente no darán alojamiento a turistas y la comida se expenderá a través de viandas.

Impacto.
El lunes el Gobierno de Mendoza, a través de un decreto firmado por el gobernador Rodolfo Suárez, prácticamente cerró sus fronteras, ya que determinó que quienes ingresen deberá cumplir 14 días de cuarentena. Esto tuvo inmediata repercusión en Santa Isabel.
Es que por el medio de esa ciudad pasa la ruta nacional 143, una vía terrestre con un inusitado tránsito entre el centro y norte del país, con la Patagonia. Y en el caso de Mendoza aún más, porque esa carretera es el principal medio de comunicación para numerosas familias de esa provincia que trabajan en la zona petrolera de Vaca Muerta.
Por eso cuando la provincia de Mendoza cerró su frontera, muchos transeúntes, entre ellos turistas, volvieron del límite, que está a solo 40 kilómetros, para pernoctar, alimentarse y acceder a servicios. Las redes reportaron la presencia de extranjeros, entre ellos italianos y brasileños, lo que llevó a que el tema sea tomado en cuenta por la intendenta Paturlanne.
«Debido a la decisión tomada por el vecino Gobierno de la provincia de Mendoza, de cerrar sus fronteras por la circulación del virus Covid-19, el Comité de Crisis local integrado por las autoridades municipales, policiales y de Salud tomó resoluciones», reflejó en la página oficial de la comuna en Facebook.

Blindaje preventivo.
Luego de esa reunión, la intendenta Paturlanne dio a conocer al resolución 19/2020, que fue lo acordado en esa reunión. En ese documento explicó que Santa Isabel está atravesada por una ruta nacional que comunica a Mendoza con la Patagonia, por donde transitan personas de provincias con casos confirmados de coronavirus, y también turistas extranjeros procedentes de «países en riesgo», catalogados así por los ministerios de Salud de Nación y La Pampa.
Dentro de su disposición tomó dos medidas casi extremas que tienen correlación con decisiones a nivel Nacional y Provincial. En el artículo tercero de la resolución, Paturlanne ordenó «prohibir a los hospedajes alojar personas que por el cierre de Mendoza ingresen a nuestra localidad».
Y en el quinto dispone «prohibir a restaurantes a alojar comensales, y solo realizar el servicio mediante viandas».
La medida, que estará vigente hasta el 31 de marzo, también prohíbe la aglomeración de personas en los ámbitos privados ya sea por eventos religiosos, sociales, deportivos, entre otros. Y obliga a comerciantes a llevar adelante las recomendaciones de higiene, de cantidad de clientes según el espacio, y les sugirió racionar la mercadería para evitar el desabastecimiento.

Siete extranjeros en cuarentena
En Santa Isabel se confirmó que siete ciudadanos extranjeros están aislados cumpliendo con las medidas sanitarias impuestas para prevenir contagios en el marco de la pandemia mundial por el coronavirus. El titular de la comisaría departamental de la localidad, comisario Omar Sabaidini, le confirmó a LA ARENA que vecinos llamaron y denunciaron sus presencias lo que activó el protocolo correspondiente.
La situación se desató cuando Mendoza impuso restricciones para ingresar a esa provincia. En ese marco los turistas regresaron sobre sus pasos y se alojaron en dos hospedajes en Santa Isabel.
La policía aseguró que funcionó la conciencia cívica. «Nos llamaron vecinos en forma anónima al 101. Enseguida se puso en marcha el protocolo con Salud y se concurrió a los lugares apuntados donde se comprobó la veracidad de las denuncias», señaló el jefe policial.
«Se trata de cinco ciudadanos brasileños y dos italianos. En todos los casos totalmente asintomáticos. En estos momentos están en cuarentena alojados en los lugares donde estaban», concluyó.