Inicio La Pampa Santa Rosa, como un domingo "normal"

Santa Rosa, como un domingo «normal»

HUBO GRAN CANTIDAD DE GENTE EN LA CALLE PESE A LA DELICADA SITUACION EPIDEMIOLOGICA

Miles de personas aprovecharon la agradable tarde de domingo para salir a hacer actividad física y recreativa. Esto derivó en una importante aglomeración en zonas como la laguna Don Tomás, claramente en contra de lo que marca la situación sanitaria en la provincia a raíz de la pandemia del coronavirus.
Durante la tarde de ayer, mucha gente decidió salir a caminar, andar en bicicleta o trotar, ya sea en solitario, en familia o con amigos y amigas. Lo llamativo es que no se trató de una franja etaria en particular, sino que se podía ver a gente de todas las edades. Uno de los lugares más elegidos fue el Parque Recreativo «Don Tomás», donde se vio una importante cantidad de personas. «Hay mucha gente, está llenísimo», soltó al pasar una vecina mientras se retiraba de un lugar que parecía desbordado.
Aprovechando el buen clima, lo que se vivió ayer en la capital pampeana parecía una especie de «desahogo» luego de semanas de confinamiento estricto. Muchas familias o grupos de amigos y amigas también aprovecharon el día y decidieron reunirse al aire libre, pese a que está prohibido según el último decreto provincial.
La situación llamó la atención a más de uno, debido a que las postales que se registraron trajeron a la memoria aquellos domingos de sol donde no se hablaba de coronavirus y de la posibilidad de que una pandemia azote al planeta era prácticamente nula.

¿Relajamiento social?
Con la flexibilización de la circulación, el movimiento creció considerablemente. Lo que se observó ayer no se condice con la delicada situación epidemiológica que atraviesa la provincia y el país, pero particularmente en La Pampa donde no hace muchos días hubo picos en la cantidad de contagios, fallecimientos e internados en terapia intensiva.
Es cierto que recientemente ha comenzado a descender levemente la curva de casos y que el plan de vacunación ha avanzado también de manera considerable en La Pampa. Casi todos conocen o tienen en su círculo más cercano personas que ya recibieron su dosis.
Si bien este escenario nos permitió encaminar la situación hacia una apertura progresiva de las restricciones, no implica que haya que abandonar los cuidados y la responsabilidad social. El estatus sanitario hay que cuidarlo y defenderlo, y sería lamentable que el relajamiento social lleve a un nuevo contexto de crisis, como el que atravesó la provincia recientemente.

De noche, también.
Si bien la posibilidad de circular durante el día fue habilitada para todas las personas, para la franja que va entre las 0 y las 6 aún está restringida, al igual que los encuentros sociales. Sin embargo, la Policía notificó a más de 100 personas por incumplir las medidas sanitarias.
Entre la noche del sábado y la madrugada del domingo, personal de la Unidad Regional I labró 154 actas de infracción por violación al artículo 205 del Código Penal.
Según informaron fuentes policiales a LA ARENA, en el área Capital se notificaron a 110 personas y en el área Interior, que abarca a 28 localidades más, la cantidad de infracciones registradas fue de 44. «Se secuestraron un total de 10 vehículos, entre automóviles, motocicletas y camionetas», precisaron.
Por otro lado, indicaron que se detectaron reuniones sociales, pero en ninguna con gran cantidad de personas. «Fueron transeúntes que andaban fuera del horario permitido y, en otros lugares, reuniones sociales de 6,7, 8 y hasta 10 personas», concluyeron.

«Es imposible correr a todos»

El jefe de Policía, Héctor Lara, reflexionó sobre la importante cantidad de personas que circularon ayer y reconoció que es «imposible correr a todos». En diálogo con LA ARENA, explicó que «sobre la avenida San Martín se hizo un trabajo de patrullaje y recomendación, y la verdad que la gente ahí no se juntó pero sí se desparramó por toda la ciudad. No se puede correr a todo el mundo de todos lados».
Lara destacó que en el centro no hubo «tanta gente», pero sí en la Laguna y al costado de la ruta. «No se puede llevar a nadie detenido, más que recomendarle… La gente no tiene conciencia. La gente cree que se puede andar, salir, tomar mate y estar en lugares públicos», indicó en relación a que esta actividad está prohibida por el decreto provincial.
«No tanto como en una época normal, pero sí mucha para las restricciones que hay», opinó y advirtió que cuando se flexibilizan las medidas «creen que ya pasó todo. No toda la gente, pero en su gran mayoría. La gente sabe… Además no eran chicos, eran gente grande».
El jefe de Policía indicó que el clima contribuyó a la circulación. En comparación con el fin de semana pasado, donde el confinamiento fue total, estimó que hubo un aumento del 70% en el movimiento. «La gente cree que cuando liberan restricciones es libertad total», sostuvo. Finalmente, reconoció que la circulación fue mayor durante el día, particularmente en el horario de la siesta. «La noche estuvo relativamente tranquila».