Inicio La Pampa Santiago Barabaschi lesionó a dos efectivos policiales

Santiago Barabaschi lesionó a dos efectivos policiales

IMPUTADO DE ABUSO SEXUAL SE RESISTIO A SU DETENCION

(General Pico) – El piquense Santiago Barabaschi, imputado tiempo atrás en un grave y conocido caso de abuso sexual en perjuicio de una jovencita, fue detenido ayer a la madrugada por en el marco de una nueva causa que implican delitos de género. Durante la detención le fracturó el tabique nasal a un efectivo policial y le provocó lesiones menores a otro. Además habría proferido amenazas contra la mujer con la que estaba y contra los mismos policías, utilizando un arma blanca.
En diálogo con LA ARENA, la fiscala Verónica Campo confirmó el hecho que ocurrió ayer a la madrugada cerca de las 4, en un domicilio de esta ciudad, ubicado sobre la calle 300 al 1200. En el hecho, intervino personal policial de la Comisaría Tercera y de la Unidad Funcional de Género.
«Hubo un llamado al Cecom de vecinos del lugar, que avisaron de disturbios violentos en un departamento. Se acerca el personal policial y constata que había un problema. Intenta intervenir para que el hombre cese en su accionar, y terminan lesionados dos policías: uno con fractura de tabique nasal y otro con lesiones en una mano», dijo Campo.
Cuando llegó la policía al lugar, una mujer salió del departamento y se resguardó detrás de los efectivos. Luego salió Barabaschi, quien habría amenazado con un cuchillo, tanto a la mujer como a los efectivos.
Durante su detención, intentó resistirse y le fracturó el tabique nasal a un policía. Además le provocó lesiones en una mano a otro efectivo. La fiscala piquense, indicó que en principio se le iniciarán actuaciones por los cargos de Atentado a la autoridad, Lesiones graves y Amenazas con armas.
Durante la jornada de hoy, se le formalizará la Investigación Fiscal Preparatoria en los Tribunales de General Pico.

Abuso sexual.
Barabaschi ya había sido detenido durante la mañana del 6 de julio de 2018, tras ser acusado de haber abusado sexualmente de una jovencita en un departamento céntrico de esta ciudad. Al día siguiente, el juez de control Diego Ambrogetti, le formalizó la Investigación Fiscal Preparatoria y le dictó la prisión preventiva por 60 días. El 24 de agosto pasado, la jueza Jimena Cardoso ordenó extender esta medida por otros 45 días y vencido ese plazo, dispuso su detención hasta la finalización del proceso. Luego el defensor privado, Mario Aguerrido, apeló esta decisión, luego que pidiera la prisión domiciliaria y la imposición de medidas sustitutivas.
A casi un año de iniciada la causa, Barabaschi fue llevado a juicio y condenado a seis años de prisión, por los jueces Marcelo Pagano, Carlos Federico Pellegrino y José Luis Bernal.
Días más tarde se le extendió la prisión preventiva por otros tres meses. Luego el Tribunal de Impugnación Penal de la Provincia, invalidó el fallo de primera instancia y ordenó que se realizara un nuevo juicio.
Ante el vencimiento de la prisión preventiva, Aguerrido pidió un nuevo reexamen, pero la jueza Cardoso negó la liberación de Barabaschi y ordenó que continuara detenido. Sin embargo, dos días más tarde, el Superior Tribunal de Justicia (STJ), hizo lugar al Hábeas Corpus interpuesto por el defensor, y dispuso el cese de la prisión preventiva, «en virtud de hallarse vencido el plazo máximo de su duración». Además le impusieron reglas de conducta al imputado, y le entregaron a la víctima, un botón antipánico.

Juicio.
En noviembre pasado, la Sala B del STJ, compuesta por los jueces Hugo Díaz y Elena Fresco, rechazó el recurso de casación de la defensa, al considerarlo inadmisible. Así ratificó el fallo de segunda instancia, que invalidó la sentencia de la Justicia piquense y ordenó hacer un nuevo debate.
Aguerrido había interpuesto un recurso de casación contra el fallo del TIP, que declaró la invalidez de la sentencia de la Audiencia de Juicio y ordenó sustanciar un nuevo debate para el dictado de una nueva sentencia.
El defensor entendió que el TIP no agotó «su capacidad revisora» y no trató la petición de aplicación del beneficio de la duda que contenía el recurso de impugnación, y con ello el requerimiento absolutorio.
Los jueces del STJ, marcaron que «el texto recursivo se centra en la crítica enfocada en el aspecto del reenvío, y no encamina su pretensión recursiva hacia el señalamiento de aquellas circunstancias que resulten configurativa de algún error de derecho, único modo de habilitar la instancia de casación en los términos procesales vigentes».
Tras este fallo, la defensa recurrió a la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN), que aún no se expidió al respecto.
La causa movilizó los movimientos feministas de la ciudad, que hicieron manifestaciones y escraches, tanto en los Tribunales de General Pico, como frente a la vivienda familiar del imputado.