Inicio La Pampa Se acerca el día D y hay alarmas en las agronomías

Se acerca el día D y hay alarmas en las agronomías

LA VENTA DE AGROQUIMICOS EN RIESGO POR INCUMPLIMIENTO DE LA RECICLADORA

Alarma, preocupación pero también expectativas de una solución que provenga de algún acto administrativo del gobierno provincial. Esa es la sensación que se transita por estas horas entre las agronomías, cooperativas agropecuarias y el resto de los comercios que expenden productos fitosanitarios en la provincia de La Pampa.
Así lo expresó ayer una alta fuente de la Cámara Empresaria Pampeana de Insumos Agropecuarios (Cepia), una entidad que cuenta con 27 afiliados activos, entre ellos agronomías y cooperativas agropecuarias que expenden productos fitosanitarios.
«Fuimos informados hace rato que Campo Limpio tendría 270 días para poner el sistema en marcha, atado a la ley nacional 27279. Nos sorprendió la noticia, que salga en el diario (LA ARENA) porque nosotros tuvimos una reunión el 10 de enero, como Cepia, en la Subsecretaría de Ambiente, hace dos semanas», explicó el directivo.
De esa reunión participaron el secretario general de la Gobernación, Alejandro Vanini; la fiscal de Estado, Romina Schmidt; y el subsecretario de Ambiente, Fabián Tittarelli, entre otros funcionarios provinciales, dos socios de Cepia y el gerente de esta última entidad. «Nos comentaron que si Campo Limpio no cumplía se iba a prohibir la venta de agroquímicos a partir del 28 de enero, y que ellos iban a dar una prórroga para que Campo Limpio active los CATs. Ellos veían que esto Campo Limpio no lo estaba empujando», afirmó.
-¿Está muy demorado Campo Limpio? ¿Qué saben ustedes?
-Hoy solo funciona Colonia Barón, falta Alta Italia y Macachín. Nos dieron a entender que esto se iba a prorrogar. Desde las agronomías tenemos la mayor predisposición. Ellos nos expresaron que veían que Campo Limpio no iba a llegar y que pretendían un sistema propio. Nosotros acatamos lo que dice la ley, la colaboración con el tema, en las buenas prácticas agrícolas, tenemos panfletos con las recomendaciones para los productores y los aplicadores, que entregamos junto con el remito de los productos que retiran para que estén informados de lo que deben hacer con los envases vacíos. Cepia está dentro de la Federación de Distribuidores de Insumos Agropecuarios (Fedia), que tuvo esta iniciativa.
-¿Tienen esperanza de que el lunes haya una solución y la comercialización no se corte?
-Tenemos la esperanza de que el lunes esto no se corte y que haya una prórroga. Nos hablaron de que iba a haber un acto administrativo, para explicar cómo estaban los CATs y que iban a hacer gestiones con Campo Limpio.
-¿Qué efecto podría tener una prohibición de la venta de fitosanitarios en La Pampa?
-Ahora estamos en plena campaña para el control de hongos e insectos en cultivos de soja. Si esto ocurre por supuesto que no solo atenta contra quienes comercializamos sino también contra la producción agrícola en general porque cuando tiene una plaga, el cultivo pierde rendimiento. Llovió muy bien en enero, los campos en la provincia están espectaculares y, por ahora, lo que tenemos por delante es una excelente cosecha de granos gruesos.
-¿Tienen relación con la Fundación Campo Limpio?
-Campo Limpio es la fundación de Ciafa (Cámara de la Industria Argentina de Fertilizantes y Agroquímicos) y Casafe (Cámara de Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes), que son los registrantes (laboratorios nacionales e internacionales). Nosotros somos los intermediarios, éstos son los dueños de los químicos y principios activos. Campo Limpio surgió porque la ley dice que los registrantes son los que tienen que encargarse de los envases vacíos.
-¿Pero sabían que estaban demorados con las obras de los CAT y con la trazabilidad?
-Sí, sabíamos. La verdad es que no pudimos hablar con ellos, porque se juntaron directamente con el Gobierno de La Pampa.

¿Y la Fundación Campo Limpio?
Ingresar al sitio web de la Fundación Campo Limpio es una experiencia agradable. Predominan los colores verdes y hay videos donde se explica cuál es el tratamiento que debe realizar el productor o el aplicador con los envases vacíos de los fitosanitarios que utiliza. Algo así había advertido a este diario una de las tantas fuentes consultadas en los últimos días por la situación que podría desembocar este lunes en la prohibición de la venta de agroquímicos, eso sí, la persona aclaró que la realidad era muy distinta y que la ONG no había hecho otra cosa que engañar a todos y no cumplir con ninguna de las obligaciones que asumió, al menos en el caso de nuestra provincia.
Ayer este diario publicó que la comercialización de agroquímicos en La Pampa podría prohibirse hasta nuevo aviso a partir del lunes próximo, 28 de enero. La medida podría adoptarla el gobierno de la provincia, a través de la Subsecretaría de Ambiente, la autoridad de aplicación de la Ley 27.279 (de Presupuestos mínimos de Protección Ambiental para la Gestión de los Envases Vacíos de Fitosanitarios), a menos que todo lo que no se hizo en 270 días se realice en cinco, una misión imposible.
La citada ley impone a los «registrantes», es decir, a los laboratorios que producen los fitosanitarios, tanto nacionales como trasnacionales, la responsabilidad de construir Centros de Acopio Transitorio (CAT) de envases vacíos y de darle trazabilidad a los bidones. Para cumplir con esas obligaciones, la cámara que nuclea a los laboratorios internacionales, tales como Dow, Monsanto, Bayer, Basf o Singenta, Casafe, y la que agrupa a los nacionales, como Nova y ACA, denominada Ciafa, crearon Campo Limpio, pero la ONG no hizo los deberes en el plazo estipulado.