“Se agravará crisis”

CUESTIONAMIENTO KIRCHNERISTA

El kirchnerismo cuestionó el acuerdo del gobierno nacional con el Fondo Monetario Internacional (FMI), afirmando que el país vuelve al organismo internacional “en medio de una situación de total debilidad económica, evidenciada por las continuas corridas bancarias que produjeron una pérdida de 12.000 millones dólares de las reservas del Banco Central, producto del cual también se vio obligado a subir las tasas de interés, llegando al tope de algo insostenible a largo plazo, el 40 por ciento”.
En una solicitada que se publica hoy en este medio (ver página 10), María Luz Alonso, Luciano di Nápoli y Saúl Echeveste -intendente de Telén-, advirtieron sobre la “inviabilidad del plan económico” del gobierno de Mauricio Macri. “Ante este escenario quedó evidenciado que el gobierno no tiene claro cómo controlar al mercado, y que el acuerdo con el FMI es producto de manotazos de ahogado”, afirmaron.
Señalaron, además, que el FMI buscará “recuperar el dinero imponiendo regalas y condiciones” y “como ya se ha visto la receta es siempre la misma, por la vía del recorte, del ajuste, de la quita de dinero del bolsillo del pueblo y para cumplir metas absolutamente irreales, quizás con la intención de no cumplir con lo pactado y así poder morder más fuerte. Es por esto que el FMI es la última instancia de crédito para un país”.

Destrucción productiva.
De esa forma, los referentes del kirchnerismo de La Cámpora cuestionaron la “destrucción” de la producción nacional, señalando que con la firme del acuerdo con el Fondo Monetario “la crisis golpeará a todos y se agravará para todos”, con mayor impacto de los tarifazos, recortes de salario y ajuste, en perjuicio, principalmente, de los sectores más vulnerables.
Por otro lado, destacaron la situación de La Pampa, que a diferencia de otras provincias argentinas “tiene una economía con nulo nivel de endeudamiento en moneda extranjera, lo cual seguramente nos permitirá sortear mucho mejor las crisis, o ejercer la soberanía política e independencia económica”.
“En definitiva, vivir sin el FMI y sin deuda, o con bajo endeudamiento en moneda extranjera, no sólo es factible, sino sinónimo de buena salud de una economía, que se torna más previsible y confiable. Lo hemos vivido y sabemos cómo se hace”, se indicó.