Inicio La Pampa "Se agravó crisis de forma impensada"

«Se agravó crisis de forma impensada»

PREOCUPACIÓN EXTREMA DE UN CONSORCIO DE REGANTES DE BUENOS AIRES

«Esta es una crisis hídrica que va a terminar en una crisis social», sostuvo ayer Luciano Príncipe, presidente de un consorcio de regantes del sur bonaerense al hablar de la situación extrema que atraviesa la zona ante la bajante del río Colorado y del lago de Casa de Piedra. El dirigente advirtió que hay cultivos que ya están perdidos y estimó en solo 70.000 las hectáreas productivas, de las 140.000 de la región. Sin embargo limitó el problema a una cuestión climática, sin hacer ni una referencia al conflicto y el riesgo mayúsculo que para la zona representa la construcción de la represa mendocina de Portezuelo del Viento.
Luciano Albino Príncipe es el presidente del Consorcio Hidráulico del Valle Bonaerense del río Colorado, una agrupación que comprende a regantes del tramo inferior del río Colorado, con sede central en la localidad de Pedro Luro.
En una extensa entrevista que ayer mantuvo con el programa «Reflejos», que se emite por Radio 10, en Bahía Blanca, el representante sostuvo que la crisis hídrica que ya acumula diez años consecutivos, «este año se agravó de una forma impensada para la zona», y señaló que «en el 2019 tuvimos la peor nevada de los últimos cien años en la cuenca».
«Es que todos los cálculos hídricos de la nieve que se iba a convertir en agua fallaron, por falta de estadística», aseguró.
Culpa de ello, los consorcios de regantes decidieron tomar decisiones extremas, como cortar el suministro de agua un mes antes que en otros años. «Con esto quedan cultivos pendientes de terminación. Perdemos todo lo que son riegos de presiembra para fina, perdemos los riegos de pasturas para entrar en el invierno, y vamos a terminar regando aproximadamente 70.000 hectáreas de las 140.000 que llegamos a regar», enumeró.
Después de 10 años de crisis, «esto es un golpe de gracia que deja muy mal parado al productor» y, además, dispara un grave problema social, económico y productivo para la región. Se suma que el canon de riego llegó con un 30 por ciento de aumento «y hoy el productor nos está diciendo que la próxima cuota no la va a poder pagar».
Los riegos para cebolla temprana también se verán afectados al punto que «hoy te puedo asegurar que nos tenemos que olvidar de las 2.000 o 2.500 hectáreas que se hacen de cebolla temprana. Es imposible pensar en sembrar cebolla temprana en esta zona con lluvia, porque cortando el agua el 15 de marzo, es imposible»
De los 1.350 productores que registra la zona bonaerense, el 50 por ciento son productores pequeños, de menos de 100 hectáreas. En sus casos van a tener que sobrevivir con solo 50 hectáreas en producción. «Es una situación complica, muy complicada», reiteró Principe.

Crisis climática.
Pese a la gravedad del panorama, para Príncipe el problema se reduce a una cuestión climática que, antes o después, se revertirá. De hecho, a lo largo de la entrevista en ningún momento habló del oscuro panorama que representa para esa zona y toda la cuenca del Colorado la construcción de la represa Portezuelo del Viento, y la intención de la provincia de Mendoza de manejarla por su cuenta y de, en un futuro, quitarle agua al río Grande -principal aportante del río Colorado- para llevarla a otra cuenca.
«Todavía no tenemos asegurado el comienzo de la nueva temporada de riego, obviamente», dijo, en referencia a la temporada 2020-2021. «Con este nivel del dique Casa de Piedra, que es el más bajo de la historia, estamos muy, muy preocupados. Estamos convencidos de que esto va a cambiar, en algún momento va a nevar, y vamos a llenar el dique, pero hoy por hoy tenemos que lograr eficiencia para tratar de atravesar esta situación y cuidar a los (productores) más chicos», manifestó.

-En otros años hubo unos buenos golpes de lluvia, de 50 ó 60 milímetros, y eso permitía frenar la erogación de Casa de Piedra.
-Tuvimos muy mala lluvia. Hay campos que tienen 300 milímetros en todo el año. Tenemos en claro que estamos en una zona marginal, que esto vive en base del riego, gracias a la horticultura, y a todo el trabajo artesanal que tiene esta zona con la mano de obra.

«Estamos hablando de una zona de 40.000 habitantes, en estas localidades, con 10.000 habitantes que vienen en la temporada de la cebolla, de la limpieza de los girasoles semilla, de los maíces, que ya se achicó muchísimo», añadió.
La incertidumbre se multiplica con el achique de los campos de la zona y de los tambos que se han instalado en la zona, que también sufren el contexto general.
«En realidad es toda una crisis que se va agravando socialmente; al productor no solo le aumenta el canon de riego, sino también el combustible, los empleados, los insumos; entonces es un paquete importante de incertidumbre y de falta de facturación para aguantar todo el sistema», puntualizó el entrevistado.

Reuniones.
En estos días, el Consorcio Hidráulico mantuvo reuniones con intendentes de la zona y de ellas surgió la posibilidad de hacer un viaje el lunes a La Plata para concretar encuentros con autoridades provinciales. A ellos se les pedirá que retrotraigan la medida tomada en la gestión de María Eugenia Vidal de bajar a la mitad el aporte estatal para sostener el funcionamiento de los consorcios de riego -medida que Príncipe calificó como «golpe mortal»-, reclamarles a los funcionarios que viajen a la zona para conocer sus particularidades, y un aporte extra para conformar un Fondo Rotatorio para encarar estas crisis.
«Los intendentes están conscientes que ésta no es solo una crisis hídrica, sino social y económica, porque la persona que pierde su trabajo al primer lugar que va a pedir ayuda es al municipio», reflexionó Príncipe.

Canales revestidos.
La intención de los regantes es utilizar una parte del dinero que solicitarán en La Plata para destinar a mejorar los canales y a empezar a revestirlos para evitar las pérdidas por infiltración. «Estamos convencidos que la zona va a cambiar el día que podamos empezar a impermeabilizar los canales, porque las pérdidas de la zona de agua es del 50 por ciento, y creemos que lo más inmediato es empezar por ahí, empezar a revestir canales», remarcó Príncipe.