Inicio La Pampa Se entregó un abusador

Se entregó un abusador

HOMBRE ERA BUSCADO POR LA JUSTICIA

(Colonia Catriel) – Un hombre que purgó una pena por abusar de tres niñas en Catriel, y era buscado por un caso similar en La Pampa, se entregó ayer en la dependencia policial de esa ciudad rionegrina. La confirmación corrió por cuenta del titular de esa sede, comisario Hugo Escobar al medio Catriel25Noticias.
En la publicación revelaron que se trata de Juan José Espinoza, alias «El Morsa», quien en 2015 había sido acusado en Catriel por abuso sexual de tres nenas menores de edad. En un juicio abreviado asumió su culpa y la condena fue prisión en suspenso, lo que fue ampliamente repudiado por la comunidad de esa ciudad cercana a 25 de Mayo.
Asimismo informaron que luego este sujeto se radicó en La Pampa y cometió delitos similares. Era buscado por la policía de esa provincia con orden de captura y detención inmediata. Finalmente Espinoza, se entregó en la comisaría Novena de Catriel y quedó detenido. Se aguardan los trámites de rigor para ser trasladado.

Grupo de madres.
Ayer, luego de que la noticia se visibilizó en los medios locales, un grupo que lucha contra el abuso sexual que se manifiesta a través de su cuanta de Facebook: «Madres que rompen el silencio», dijeron lo suyo.
La agrupación se expresó casi festejando la detención. «¡Lo encontraron! ¡Gracias a todas y todos que nos pasaron datos para dar con este violador!», dijeron.
Las madres habían estado trabajando para aportar datos a la policía, por eso aquella expresión. «Atención Catriel, Río Negro, abusador de menores prófugo Juan José Espinoza apodado ‘El Morsa’, pedófilo confeso. Esta basura abusó de 3 niñas hace unos años en Catriel. Cuando fue a juicio se declaró culpable, y le dieron prisión en suspenso, jamás cumplió con las pautas impuestas, jamás fijo domicilio y tampoco se presentó a firmar. Y como la ‘Justicia de Cipolletti’ no lo controló esta basura se fue a La Pampa y abusó de un niño con discapacidad. Ahora sabemos que se volvió a esconder en Catriel, si lo ves o sabés donde está, llamá a la policía. ¡Tenemos que encontrarlo antes de que vuelva a abusar de otro inocente!», habían solicitado enfáticamente.