Inicio La Pampa Se fueron los bidones

Se fueron los bidones

(General Pico) – En el marco de la campaña itinerante de la Fundación Campo Limpio, un camión partió ayer a la mañana desde General Pico cargado con 1.300 bidones de agroquímicos vacíos. La actividad la organizó la Sociedad Rural de esta ciudad, y se llevó a cabo en un predio ubicado sobre la ruta provincial 4.
Joaquín Moreno, dirigente de la entidad ruralista local, dijo que se convocó a los productores de la zona y se pidió a Campo Limpio la llegada de un camión itinerante para el retiro de los bidones. «Nos contactamos con ellos y solicitamos un camión. Los bidones de envases vacíos que recolectaron no pasan por los CAT (Centro de Almacenamiento Transitorio) de acá, sino que van a la provincia de Santa Fe para su reciclado final», señaló.
«Hicimos una convocatoria a productores, y pusimos un límite máximo de cien bidones por productor, para que varios pudieran participar, porque el camión lleva 1.300 bidones vacíos de 20 litros», agregó en diálogo con este diario.
La recolección de los bidones se llevó a cabo en un predio ubicado a la salida de Pico, y no implicó «ningún impacto ambiental», dado que se tomaron todos los recaudos del caso.

Bidones.
Moreno también dio cuenta que luego de tres horas se terminó de llenar el camión, y que se pedirá la llegada de otro vehículo mientras dure esta campaña itinerante.
«Hay una campaña itinerante que no tiene fecha de finalización, aunque es algo corta, porque una vez que esté aprobada la ley, estas campañas itinerantes dejarán de existir y se pasará toda la gestión de envases vacíos según norme la ley. Seguimos comunicados con ellos para que nos manden más camiones. Hace varios años que como entidad planteamos la necesidad de un sistema de gestión de envases vacíos. Uno lo aplica en el campo, los lava, los tapa y quedan en el campo dentro de un cerco», manifestó.

Advierten por los problemas de salud
“A puertas cerradas algunos médicos dicen que muchos abortos espontáneos son por los agroquímicos. Lo dicen a puerta cerrada porque hay presiones, e intereses económicos”, sostuvo el dirigente gremial Darío Muñoz.
“En Sarah pulverizaban a 20 metros de un jardín con chiquitos, que luego tuvieron problemas en los ojos e irritación en el cuerpo; en Intendente Alvear fumigaron en diferentes oportunidades en las vías, donde viven 14 familias, a sólo dos metros, por operarios que ni siquiera tenían elementos para cuidarse”, agregó el mismo representante de Utelpa, quien es habitante de la zona.
Más o menos de la misma manera se expresó la secretaria general del gremio Docente, Lilia López, quien advirtió que “bajo este modelo se está intoxicando la salud del ambiente y de la población”.

El Plenario.
Esas palabras fueron vertidas durante el Plenario de Comisiones en la Sala del Pensamiento de la Legislatura provincial, donde concurrieron representantes gremiales de la CGT, Utelpa y CTA, para exponer su posición sobre al proyecto de Ley del gobierno provincial sobre la regulación de Plaguicidas”.
López señaló que “escuchar al pueblo es muy importante. Desde Utelpa hay dos temas que nos ocupan y preocupan: no nos olvidemos de las escuelas rurales, que deben estar contempladas en esta Ley; pero además necesitamos una Ley que contemple el ambiente y la economía alimentaria”.
Agregó que el debate fundamental debería ser “más profundo” y no sólo debería pasar “por dos o tres kilómetros más de distancia para la fumigación, o dónde se ponen los bidones. Bajo este modelo se está intoxicando la salud del ambiente y de la población, alertó.

Agricultura sustentable.
“Hubo un incremento del 1.000% de los agroquímicos, le estamos tirando al medio ambiente algo que le cuesta digerir. Todos estos productos son tóxicos, y pueden conducir a problemas con la salud, como alteraciones genéticas”, dijo a su turno Gustavo Rodríguez, de la CTA.
Manifestó que se debería “refundar una agricultura sustentable, algo que ya se está pensando en las universidades de agronomía. Necesitamos resguardar la vigencia de la Ley Nacional Ambiental. Este cambio debe responder a decisiones políticas. Precisamos una transición ordenada hacia un modelo sustentable”, completó.

Problemas de salud.
Un panorama ciertamente preocupante expuso Darío Muñoz, representante de Utelpa, y poblador de Intendente Alvear. Dijo que en su localidad y en Sarah son recurrentes los problemas que surgen a partir de la fumigación a pocos metros de la población, provocando problemas a los chiquitos de un jardín de infantes, y a más de una docena de familias que veían cómo operarios, sin la vestimenta adecuada, realizaban las pulverizaciones.
Sobre este punto apostó su sueldo por un año si alguien podía certificar la existencia de operarios con la vestimenta adecuada para fumigar. Enseguida mostró en la pantalla la vestimenta que deberían utilizar quienes realizan este tipo de tareas”.
Después se quejó de que “algo que no sale en los medios es el olor que tiene que sufrir uno con esa nube tóxica, que provoca sangrado, picazón, y la verdad que hay gente que se ha ido acostumbrando. Cuando uno escucha que el problema es la distancia de 500 ó 100 metros, ustedes deberían escuchar a los afectados”.

¿Abortos espontáneos?
Muñoz fue muy explícito con los problemas que crea la utilización de agroquímicos. En ese sentido sostuvo que hay profesionales de la salud que dicen una cosa en privado y otra en público. “A puertas cerradas algunos médicos dicen que muchos abortos espontáneos son por los agroquímicos. Y lo hacen a puerta cerrada porque hay presiones, e intereses económicos. Hoy en día la gente no está protegida”, enfatizó.
Aclaró de todos modos que sus enemigos “no son los productores”, sino que “están más arriba”. No obstante lamentó “que los productores le hagan el lobby a estas empresas multinacionales de las que somos víctimas”.

Un cambio progresivo.
También propusieron un artículo donde “obligue al Ejecutivo a que realice un control cada determinado tiempo”, e insistieron en la contemplación de las escuelas rurales en el proyecto de Ley.
Los invitados propusieron un cambio progresivo hacia otro modelo productivo, visión que muchos de los legisladores celebraron. Rodríguez (de la CTA) reveló que muchos productores “se están abriendo a esto, que se logra con políticas públicas y con educación”.

“Cuidar al vecino”
El secretario general CGT Regional Centro Sur de La Pampa, Luis Faggiani, señaló ayer en la Cámara de Diputados que hay que avanzar en un proceso paulatino, hacia una producción donde los químicos se utilicen lo menos posible.
Previo a ingresar al plenario de comisiones, donde se debate la Ley de Plaguicidas, Faggiani dijo que “desde la CGT nacional, incluso se ha venido manifestando respecto de la protección de la tierra y de la vida, en el sentido de que el avance de la economía por sobre la persona ha hecho que se vaya dejando de lado de manera permanente el cuidar a la gente”.
“Nosotros creemos que lo central de esta ley es justamente cuidar al vecino, a la gente de los pueblos, a las personas que viven cerca de donde se trabaja con la agricultura y en ese sentido, venimos con algunos compañeros que son técnicos y especialistas del INTA, que trabajan en la CGT, para fijar una postura en ese camino”.
El dirigente gremial indicó que “interpretamos que es bueno que todas las instituciones puedan dar su entender de esta problemática. Los compañeros técnicos nos manifestaron que hay agricultura que se puede hacer sin agroquímicos y también hay otro tipo de agricultura que se puede hacer en los espacios de restricción de aplicación, que no terminan siendo espacios inutilizables, al contrario, se puede empezar a trabajar en una agricultura alternativa y hay lugares en donde se está trabajando de manera intensiva, campos enteros, con menos rinde en lo inmediato, pero luego y con el paso del tiempo, los rindes son iguales a los que se realizan con las aplicaciones”.
“No estamos diciendo, por lo menos hoy, que sea sin agroquímicos. Lo que estamos diciendo es que las excepciones que ponen la ley son razonables, luego hay que avanzar a la protección del mundo y de la tierra, significa que tengamos que caminar hacia a una posibilidad donde lo químico se utilice lo menos posible”, explicó, y agregó que “en ese camino es el que hay que andar. Del mismo modo que fue todo un proceso la instalación de este sistema, será todo un proceso su desinstalación. Tenemos que trabajar y caminar en ese sentido”.

“La prohibición de vender perjudicó a comerciantes”
“La prohibición se debería haber implementado de otra manera, porque tenemos muchos comercios que se dedican a la venta de agroquímicos”, expresó el presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Producción, Roberto Nevares.
El dirigente evaluó que “el gobierno provincial se equivocó” con esa medida “porque tenemos muchos comercios que se dedican a la venta de agroquímicos”, y con eso hizo que se compren los productos fuera de nuestra provincia: “Se terminó castigando al rubro del comercio, y no al campo”, opinó.
La Cámara de Comercio participó del Plenario de Comisiones que discute el proyecto de Ley de Plaguicidas, y su presidente se mostró gustoso de estar porque “como Cámara somos grandes generadores de trabajo. Nos gustaría participar del debate porque tenemos muchos comercios que se dedican a la venta de agroquímicos”.
Sostuvo Nevares que la prohibición “se debería haber implementado de otra manera, porque se castigó a la actividad local comercial, cuando en realidad se tendría que haber castigado a Campo Limpio. Creemos que al tratar de hacer algo bueno, se hizo algo malo”.

Nadie de rehén.
Luis Serradel, que vende agroquímicos, manifestó que “quedamos rehenes de esa disputa. Esto nos sucedió a los comerciantes y a los productores, pero los productores pudieron comprar el producto afuera, nosotros no. En la próxima ley no debería quedar nadie de rehén”.
Enseguida sostuvo que “es muy fácil poner una distancia, el problema es qué vamos a hacer en esas hectáreas. Yo creo que la tecnología está avanzando en otros aspectos, como el cultivo de cobertura. Esto de lo que se trata es de cuidar el medio ambiente y de seguir produciendo alimentos”
Jorge Ortiz Echagüe, vicepresidente de la entidad, pidió reflexionar más allá de la problemática de los agroquímicos, y pensar la cuestión del medio ambiente de manera más amplia: “El sector agropecuario no es quien genera el mayor daño al medio ambiente. Los mayores daños al medio ambiente se generan en el ámbito urbano. Es decir, está muy bien la ley, pero quizá hay que pensar un poco más allá, porque el daño no está en el campo”, concluyó.