Inicio La Pampa Se habilitan gastronomía y gimnasios

Se habilitan gastronomía y gimnasios

El gobernador de La Pampa, Sergio Ziliotto, anunció ayer una serie de autorizaciones que marcan el ingreso de la provincia a la fase 5 de la cuarentena, con la apertura de locales gastronómicos, gimnasios, bibliotecas, y una ampliación en el horario de las actividades económicas ya habilitadas previamente.
En la conferencia de prensa semanal, que se realiza en el Salón de Acuerdos, dijo que desde el 1º de junio funcionarán las bibliotecas de lunes a sábado de 8 a 18, y las actividades vinculadas a la equinoterapia, todos los días de la semana, de 8 a 18.
Además señaló que «hay otro sector que ha hecho mucho esfuerzo, que viene trabajando con responsabilidad, y es necesario darle más herramientas, para volver la actividad económica que teníamos hace mucho, más allá de que somos concientes que el problema es la demanda y no la oferta. El bolsillo de la mayoría de los pampeanos así lo certifica día a día».
«Por eso todas las actividades que empezaban a abrir a las 13, podrán hacerlo desde las 10. En ese caso están el comercio, las peluquerías, las profesiones liberales, los mandatarios del automotor, promotores de seguros y agencias de quiniela. Podrán abrir de 10 a 18 de lunes a viernes y mantenemos los sábados de 8 a 18, tratando de volver a la normalidad», expresó.

Gastronomía y gimnasios.
El gobernador, que estuvo acompañado por el vicegobernador Mariano Fernández; el ministro de Salud, Mario Kohan; y el secretario de Trabajo de La Pampa, Marcelo Pedehontaá; dijo que «los próximos sectores que vamos a poner en marcha, y lo hemos hablado con los intendentes, van a ser las actividades más complejas, porque necesitan una gran organización, logística, y también un gran control estatal y responsabilidad social».
«Los locales gastronómicos, al igual que los gimnasios, en tiempos de no pandemia, se genera aglomeración de personas y hay contacto. En este caso debemos garantizar, a partir de la normativa, y de la organización de los intendentes, establecer reglas claras para los propietarios y para la gente, siempre con control del Estado», explicó.
En ese sentido, planteó como «un gran desafío, el control que nos lleva a tomar las decisiones más rígidas y las menos placenteras, como es el control, y en este sentido vamos a ser inflexibles. Junto con los intendentes, la policía de Trabajo y la Policía de La Pampa, nos va a temblar el pulso para clausurar a aquellos que no entiendan que primero está el cuidado de la salud. Menos aún en los que el consumo de alcohol devenga en transgresiones a las normas. No vamos a dudar en inhabilitar un comercio, un sector o dar marcha atrás e inhabilitar toda la actividad».

Cuidar la salud.
«Por eso apelamos a la responsabilidad, y el primer objetivo es cuidar la salud. Se van a readecuar todas las habilitaciones, restringiendo las capacidades, y adaptando la disposición de todo el mobiliario de los locales gastronómicos y gimnasios», dijo, y detalló que «el sector gastronómico podrá abrir desde el 5 de junio de lunes a jueves de 10 a 18, viernes, sábados y domingos, de 10 a 24, a partir del viernes 5 de junio. Los gimnasios abrirán de lunes a sábado de 8 a 20 desde el lunes 8 de junio».

Hoteles, no.
Ziliotto manifestó que «en la provincia hay una circulación del 69%, sabemos que el tope es el 75%, seguiremos administrando horarios y días, con la posibilidad de que todos puedan volver. Nos queda uno de los sectores como es la hotelería, pero nos llevará más tiempo, por cuestiones lógicas. Estamos trabajando mucho para llegar a ellos con otros paliativos».
Al momento de la ronda de preguntas, fue consultado por un posible nuevo «encuentro familiar», como el del domingo 17. El gobernador aclaró que «este domingo recién se cumplen los 14 días de aquel permitido, por lo que recién ahí se podrá hacer el análisis de impacto que pudo tener la medida. En base a eso se tomarán decisiones la próxima semana».


-¿Qué posibilidades hay de que se habiliten nuevas actividades deportivas?
-En el próximo paso, se seguirán analizando la habilitación de las actividades deportivas. Lo que si, se que hay varios que no van a poder realizarlas, porque salieron a trotar o a andar en bicicleta, y se desgarraron. Están trabajando a full los kinesiólogos.

Se realizaron siete testeos voluntarios en General Campos. ¿Esperaban hacer más?
-La búsqueda de testeos masivos en virtud de la aparición de síntomas. El test es voluntario, y a partir de la charla que se hizo en Gral. Campos, fueron 7 personas las que accedieron y eso y a es una muestra. Hay quienes dicen que es más barato hacer un test, que tener 14 días a una persona en un hotel. Pero el test puede dar negativo hoy, y en dos días ser positivo.

¿Cómo analiza el trabajo de los puestos camineros?
-Controlar los ingresos es el recurso más estratégico que tenemos para controlar la pandemia en La Pampa. Por eso hemos restringido de 17 a 10 los ingresos y hemos doblado el recurso humano. Además las acciones, porque después de lo que ha pasado, tenemos que controlar los camiones. Tenemos que controlar también los camiones de carga, porque acá se han violado no solo las medidas que tienen que ver con la cuarentena, sino que se está investigando el delito de trata en la justicia federal. No debe ser muy agradable decirle a alguien usted no tiene permiso, no puede pasar, pero es la herramienta que tenemos en el marco de la ley, para cuidar a los pampeanos.

Familiares de personas institucionalizadas en geriátricos, reclaman la posibilidad de visitarlos. ¿Se evalúa esto?
-El tema de la visita a los adultos mayores institucionalizados es un tema que estamos trabajando. Seguramente lo abordaremos cuando tomemos la decisión de los encuentros familiares. Pero no olvidemos que es un sector de mucho riesgo, tenemos que fijar protocolos muy estrictos, y dependemos de la responsabilidad de los familiares. Nos preocupa.
-¿Qué evaluación hace del programa «Regreso a casa», al cumplirse el período de 14 días de los primeros pampeanos en volver?
-Ya hay alrededor de 100 personas que ya pasaron los 14 días. Siempre hay excepciones, hemos tenido bajo control a más de 600 personas que pasaron por los hoteles, y siempre va a haber quejas de algunas personas que están acostumbradas a otros hábitos y consideran que tienen algún tipo de privaciones. Es lo que tenemos a mano, si nos equivocamos, pedimos perdón. Pero la mayoría lo ha cumplido con normalidad, sin quejas, y hoy están en la calle y disfrutando de su familia.
-¿Puede adelantarse el regreso a clases en la provincia?
Vamos a tener hoy (por ayer) una reunión con todos los gremios docentes, para trabajar en las reglas de juego que vamos a poner en marcha para cuando tengamos que regresar. No podemos improvisar, y menos en la educación. No sabemos cuál va a ser la evolución epidemiológica de la pandemia, y tenemos que analizar el recurso humano, edilicio, y priorizar las necesidades. Hay distintas situaciones, dentro de un mismo ciclo hay contenidos que se pueden recuperar en otro ciclo. En los que egresan del secundario, pasan a un ámbito que no depende de la provincia, y ahí es donde más pormenorizadamente hay que trabajar.
-Muchos reclamaron la vuelta de los jardines de infantes, porque los padres tienen que volver a trabajar y no tienen con quien dejar los hijos. ¿Lo analizan?
-Hoy el primer DNU protege a los padres que tienen hijos en edad de jardín de infantes para que no vayan a trabajar. No sé si algún empleador los obliga a ir, pero están fuera de la norma. Hay una autoridad de aplicación que está en el tema.
-¿Tuvo contacto con intendentes del sur de Córdoba, que levantaron la voz por los procedimientos de control de ingreso a La Pampa?
-Solo por los medios. Respeto todas las opiniones, pero me gustaría que hubieran opinado cuando tuvimos que detener a la mafia de los taxistas cordobeses.

Imagen y presión
Consultado sobre los resultados de una encuesta nacional, que lo ubica segundo en imagen positiva, de todos los gobernadores del país, Ziliotto dijo que «realmente es una pregunta difícil de contestar, solo me nace agradecerle a la ciudadanía pampeana el apoyo que tenemos. Hay una reciprocidad y vemos que la recibimos por parte de los pampeanos, pero esto nos da mayor responsabilidad, cuando uno llega a un límite no quiere retroceder», señaló.
«Nos tocó esta situación difícil de desviarnos de los objetivos principales que nos propusimos el 10 diciembre y el 1º marzo. Hay una satisfacción de estar a la altura de las circunstancias, pero esto no significa un acostumbramiento o un relajamiento, esto nos pone más presión», concluyó.