Inicio La Pampa "Se hizo una marea de gente ayudando"

«Se hizo una marea de gente ayudando»

RECONSTRUCCION DEL DESAYUNADOR DE VILLA GERMINAL

El sábado 29 de agosto, pasadas las seis de la mañana, un desperfecto técnico incendió todo el trabajo realizado hace 18 años. Era una fecha de aniversario y estaban previstos los festejos del día de la niñez que habían organizado en el barrio. Pero todo se derrumbó. «Miki» Fiol, referente del desayunador de Villa Germinal, brindó detalles de las reparaciones tan necesarias.
«Andábamos medios complicados para conseguir materiales. De hecho, andábamos a la búsqueda, se sabe que hay faltante de ladrillos, hierros. Teníamos varias cosas pero nos faltaban por ejemplo cerámicos que conseguimos, ladrillos conseguimos en parte, y nos faltaba la mano de obra», explicó. Así fue que decidieron «darle la obra a algún profesional que se dedique al tema. Nosotros tenemos compañeros que se dedican pero es una obra muy grande, y no nos sobra tiempo, tenemos que resolverlo lo más rápido posible», explicó.
«Conseguimos a unos muchachos, a Ricardo con su cuadrilla, con su gente. Son rapidísimos, muy laburadores, le metieron tres días enseguida y ya cambió el panorama», expresó el referente barrial a Radio Noticias.
Tras el incendio, el comedor está siendo ampliado. «Casi duplicamos la parte de la cocina», indicó. Los arreglos que quedan, detalla Fiol, es «techar lo que se quemó» y levantar paredes.
«Después a futuro si nos da el cuero, y la gente nos sigue acompañando, la idea era hacer como un SUM paralelo conectado de siete por nueve, pensamos en un montón de actividades que podríamos realizar en un salón así».
Las primeras reparaciones aumentaron sus esperanzas y fuerzas. «Por lo pronto es recuperar lo que teníamos antes del incendio y agrandar un poquito la cocina, y en eso estamos. Estamos re embalados porque esto va cambiando, de repente, en tres días como cambió después de un mes y pico de espera, logramos arrancar».

«Marea de gente».
A horas del triste incendio, muchas personas, familias e instituciones comenzaron a ayudar para la reconstrucción del desayunador de Villa Germinal. Fiol recordó que «se hizo una marea de gente colaborando», además, agregó que «incluso días de lluvias» se acercaban a continuar con las funciones de siempre.
A meses del incendio, se sorprendieron de la cantidad de colaboraciones que recibieron y reciben. Con el dinero donado a la cuenta del Banco de La Pampa, lograron sumar unos 600 mil pesos. «Con ese dinero se juntaron 600 mil pesos, que va a pagar la mano de obra, se compraron los cerámicos», confirmó.
Fiol afirmó que no se consiguen algunos materiales de construcción. Desde su experiencia en estos meses consideró que «hay un poco de especulación, no sé si a nivel local o donde. Hay colas para conseguir cerámicos, colas para conseguir ladrillos, o directamente hay faltante».
La ayuda de conocidos y desconocidos nunca faltó. Algunos se acercaron desde Doblas para donar bolsas de cemento y cal, otros dando una mano con la construcción y recomendaciones para la misma. A pesar de la falta de materiales en algunas oportunidades, consideró que «el panorama es alentador más allá del contexto».
El trabajo no se detuvo en el Desayunador, continuaron cada sábado con las viandas que entregan a 60 familias del barrio, nunca bajaron los brazos. «Fue gracias al empujón anímico, eso no nos dejó caer y quedarnos en el lamento. Fue como un empujón, que nos hizo darnos cuenta que lo íbamos a resolver. Al tardar un poco más, la necesidad de empezar con la reconstrucción la sentíamos entre todos porque no arrancaba, bueno ya arrancó. Sabíamos que lo íbamos a lograr, fue gracias a ese empujón anímico», dijo con esperanza.

Centro cultural.
Entre compañeros y compañeras que integran el Desayunador, sueñan a futuro con la formación de un centro cultural para el barrio. «La idea es que ese espacio se llene de talleres, de actividades, siempre pensando en el bachillerato popular que estamos empujando, que ha quedado medio ahí pero siempre está la idea firme», agregó.