miércoles, 11 diciembre 2019
Inicio La Pampa Se inauguró otro banco rojo como símbolo contra la violencia de género

Se inauguró otro banco rojo como símbolo contra la violencia de género

En una emotiva jornada, estudiantes, docentes y directivos de los colegios secundarios Nacional y 9 de Julio llevaron a cabo diferentes actividades con el objetivo de conmemorar la memoria de las mujeres víctimas de femicidio y visibilizar así la problemática de la violencia contra la mujer. «Es importante empoderar a los y las estudiantes desde el derecho y desde el respeto hacia uno mismo y hacia el otro», destacaron desde ambas instituciones.
Una mañana violeta. Así se vivió la jornada de ayer en dos instituciones educativas santarroseñas, donde los estudiantes protagonizaron varias actividades para discutir sobre un flagelo que, día a día, tiene como víctimas a miles de mujeres en el país: la violencia de género.
Precisamente, en el colegio 9 de Julio, en el centro de la ciudad de Santa Rosa, se llevó a cabo un acto que incluyó varias actividades culturales: pintada de murales, intervenciones artísticas, música y poesía. Es más, los árboles que rodean al edificio de la institución educativa aparecieron «pintados» de violeta, color alusivo a la lucha contra la violencia a la mujer. Mientras que en el colegio Nacional, inauguraron un nuevo banco rojo.

Jóvenes comprometidos.
En diálogo con Radio Noticias, la directora del colegio 9 de Julio, Gabriela Boidi, brindó más detalles sobre el trabajo que se realiza puertas adentros de la institución y destacó el compromiso de los chicos, quienes -felicitó- «están pudiendo tomar conciencia de un montón de cosas que estaban naturalizadas».
«Es importante tratar el tema de la violencia en el noviazgo, más que nada en la adolescencia, los cual se trabaja dentro de los lineamientos de ESI. Los y las adolescentes están pudiendo tomar conciencia de un montón de cosas que estaban naturalizadas y que por suerte se van descontruyendo y van cambiando las miradas», celebró Boidi, quien destacó el trabajo que realiza el equipo docente.
«Nosotros en la escuela tenemos un equipo que está formado por quince docentes, donde cada uno trabaja el tema dentro de su espacio curricular», precisó la docente y detalló: «Es un programa donde durante todo el año se trabaja el respeto por el otro, el respeto por uno mismo, el cuidado del cuerpo, a decir ‘no es no'».
«Es importante empoderar a los y las estudiantes desde el derecho y desde el respeto hacia uno mismo y hacia el otro. Es muy necesario que la ESI esté muy involucrada en la vida institucional de los colegios. Nos debemos todavía la discusión por la despenalización del aborto que estoy convencida que es un tema que tiene que estar dentro de las escuelas», completó Boidi, quien se lamentó por la falta de acompañamiento en el Congreso que tuvo la iniciativa para que la educación sexual sea obligatoria.

Nuevo banco rojo.
A su vez, en el Colegio Nacional de Santa Rosa, los estudiantes llevaron a cabo un acto para conmemorar la memoria de aquellas mujeres quienes fueron víctimas de femicidio en La Pampa en los últimos años: realizaron un mural e inauguraron un nuevo banco rojo sobre la entrada de la escuela. Las actividades fueron encaradas por los propios alumnos de la institución, que para organizarlas debieron interiorizarse sobre esta problemática social.
Según explicó la asesora pedagógica del colegio, Maite Muñoz, «fue una propuesta que comenzó a partir de este ciclo lectivo, nosotros pensamos que los chicos tienen mucho para decir y mucho para enseñar. Hemos tenido que acompañarlos, no fue fácil, pero se lograron realizar actos que nos sorprendieron a todos».
Y agregó: «Me encanta ver a los chicos empoderarse, estamos felices de que los chicos puedan expresarse pero no hay que olvidarse que los adultos tenemos un lugar importante que es el de acompañarlos, asesorarlos y no dejarlos solos, porque a la larga es negativo para ellos».

Verna.
En la mañana del lunes, en tanto, el gobernador Carlos Verna publicó en sus redes sociales una imagen suya junto a uno de los bancos rojos que se colocaron en el Centro Cívico en el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Desde el gobierno provincial se sumaron a la iniciativa artísticas que busca dar visibilidad a la violencia que sufren las mujeres y recordar a aquellas que fueron víctimas de femicidios.
«En memoria de todas las mujeres asesinadas por quienes decían ‘amarlas’. Necesitamos gestos institucionales para erradicar la violencia contra las mujeres. Hoy (por este lunes) instalamos bancos rojos en muchos rincones de nuestro Centro Cívico para visibilizar este gravísimo problema», fue el mensaje que escribió el gobernador en sus redes oficiales.
En Santa Rosa se realizó el domingo una caminata organizada por la Oficina de la Mujer y de la Violencia Doméstica, dependiente de del Superior Tribunal de Justicia y que contó, además, con el apoyo de la Asociación de Mujeres Jueces de Argentina (AMJA). La jornada que se realizó bajo el lema «No más violencia contra las mujeres», invitaba a asistir con vestimenta o algún distintivo violeta, color que identifica a los movimientos de mujeres.

«La mujer está desprotegida»
En el centro de la ciudad se realizó ayer a la tarde una marcha para reclamar por la implementación de una ley de emergencia nacional de violencia de género. Fue en el marco del día Internacional de la Erradicación de la Violencia contra la Mujeres, instaurado por la ONU en 1999. El 25 de noviembre fue elegido en conmemoración de las hermanas oriundas de Republica Dominicana, Minerva, Patria y María Teresa Mirabal que fueron asesinadas a golpes por orden del dictador Rafael Trujillo.
María del Pilar Zorrilla, militante feminista de Miguel Riglos, contó a LA ARENA que «el motivo de reclamar es para que se terminen los femicidios, la violencia de género, las violaciones y todo lo que encierra la violencia contra la mujer», detalló. «A parte de eso, yo lo que más reclamo, desde lo personal, es que el Estado esté más presente. La mujer está desprotegida, está sin trabajo, está sola, no hay casas de refugio, las pocas que había se fueron cerrando», explicó.
Desde el Foro Pampeano por el derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, Mirta Fiorucci, contó a este diario que «estamos participando del grupo que se empezó a convocar por la campaña por la emergencia contra la violencia de género. Esta campaña está pidiendo por una ley que contemple los refugios, el presupuesto, capacitaciones de promotoras comunitarias», contó y explicó que «hoy en día son $11 por mujer lo que se destina para los programas de prevención de la violencia. Lo que se pide con la ley es que se asignen recursos genuinos y que tenga peso en todo el país», aseguró.
Por su parte, Mónica Molina, militante abolicionista e integrante de la Red Par (Periodistas Argentinas en Red) explicó que «el abolicionismo tiene una postura muy firme de que la prostitución, no solo no es trabajo, sino que es una de las violencias más extremas que hay sobre las mujeres y sobre las personas trans y travestis. En este sentido creemos que todavía al Estado le falta mucho para desmontar todo lo que son las narrativas, los discursos en prostitución, porque todavía quedan encarnados y van consolidándose en fuertes políticas neoliberales», aseguró.
En cuanto a las políticas públicas detalló que «es fundamental que se las puedan trabajar pero desde una perspectiva de género porque si no pedir políticas públicas que no estén atravesadas desde estas consideraciones tampoco nos van a servir», enfatizó.
«Creemos que son deficientes las políticas públicas tanto a nivel municipal, provincial y nacional. Porque se dejando libradas al azar a una enorme cantidad de mujeres que además se empobrecieron con las políticas neoliberales. Por eso no parece que tenemos que insistir mucho respecto de visibilizar, de poder contextualizar lo que significa estás violencias extremas que viven muchas mujeres en situación de prostitución», cerró.