Inicio La Pampa Ardió un supermercado

Ardió un supermercado

EDUARDO CASTEX: COMERCIANTE PERDIO MERCADERIA ALMACENADA

Un desperfecto eléctrico provocó un incendio de importantes proporciones en el supermercado Shun, ubicado en la zona céntrica de Eduardo Castex.
Los bomberos voluntarios de Eduardo Castex, con el apoyo de una dotación de Winifreda, trabajaron durante más de cuatro horas y media para extinguir las llamas en un inmueble que quedó dañado en el 40 por ciento de su estructura, según indicaron fuentes consultadas. El propietario del comercio confesó a las autoridades policiales que el foco ígneo se produjo «por un cortocircuito» después que enchufó «un artefacto».
El incendio se inició aproximadamente a las 10.30 horas, cuando el supermercado de capitales orientales, se encontraba con clientes en su interior. Las llamas se propagaron rápidamente, aprovechando la combustión de la mercadería que había en el sector del depósito. Y esto
provocó también un minucioso trabajo de los bomberos voluntarios, dado que se producían explosiones de aerosoles, y había riesgos de explosión de «una importante cantidad de garrafas».
Pese a que se encontraba cortado el tránsito en la cuadra para que los voluntarios puedan trabajar tranquilamente, también se evacuaron las veredas y se solicitó a los vecinos que permanezcan dentro de sus viviendas, por temor a explosiones.
La autobomba del Cuartel fue asistida por dos camiones regadores de la comuna castense, que fueron abasteciendo de agua para que los bomberos puedan trabajar en el control de las llamas. Incluso hasta el presidente del Cuartel de Bomberos Voluntarios, Claudio Buffa, se lo pudo ver asistiendo y colaborando con los ocho bomberos locales.
Pasado el mediodía, la sofocante temperatura y el intento trabajo desplegado, fue provocando cansancio y hasta tuvo que asistir una ambulancia del Hospital Pablo F. Lacoste para atender a los bomberos, algunos de los cuales sufrieron algunas afecciones por el intenso calor al que se expusieron durante prolongados lapsos de tiempo.

Intenso trabajo.
Aproximadamente a las 15 horas, los bomberos terminaron el trabajo, cuando finalmente pudieron extinguir las llamas en el sector del depósito del supermercado, donde se concentraron los daños, dado que el sector de atención al público no habría sufrido consecuencias. «Cuando ingrese ya había mucho humo y no podíamos hacer nada, así que llamamos a los bomberos voluntarios», relató un vecino que alquila el edificio a los supermercadistas orientales. «Estimó que el fuego afectó entre el 30 o 40 por ciento del inmueble», añadió el propietario de las instalaciones ubicadas en la calle Raúl B. Díaz, entre Avenida del Trabajo y calle Ramón Zamarbide.
Por su parte, el bombero Germán Garín no se animó a especular que provocó el origen del incendio. «Fueron varias horas de trabajo y con fortuna que no pasó a mayores, porque pudo ser una catástrofe», reconoció el entrevistado.
«Yo estaba trabajando en el campo y me vine a colaborar con los muchachos, y tuvo que venir (una dotación con seis bomberos de) Winifreda porque estamos faltos de bomberos», reconoció. Y detalló que trabajaron activamente ocho bomberos locales, porque uno está de
vacaciones y otro se encontraba de viaje, mientras que tuvieron el aporte de los aspirantes que colaboraron con la recarga de equipos autónomos, alcanzar las herramientas y meter líneas adentro.
Mientras que los bomberos iban recolectando su equipamiento, los supermercadistas chinos habían comenzado con los trabajos de limpieza, pero ahora dependerá del municipio inspeccionar las instalaciones, para determinar si están habilitadas para la concurrencia de clientes, y el inmueble no se torna en un riesgo para los asistentes.